Inicio

ISLA DE TABARCA

No se me ocurre mejor sitio para estrenar la sección de escapadas por España que la isla de Tabarca, un lugar que para mi es especial y al que he ido en varias ocasiones y con gente diferente, haciendo noche hasta cuatro veces, algo recomendable dada la tranquilidad que queda cuando la mayor parte de los visitantes regresan en los últimos barcos de la tarde. La isla de Tabarca fue declarada conjunto Histórico Artístico en 1964 y reserva marina en 1986 (la primera de España). Es la única isla habitada de la comunidad Valenciana, cuyos primeros moradores fueron un grupo de pescadores genoveses procedentes de la tunecina Tabarka (de ahí su nombre) en época de Carlos III, quién ordenó la fortificación de la isla y la creación del pueblo, dado que ésta era refugio de piratas. Mide unos 1.800 metros en su longitud máxima por 400 metros de ancho y hoy en día es una tranquila isla que vive del turismo, sobre todo en verano. Está a unas 3 millas (algo menos de 6 km) de Santa Pola y 11 (unos 20 km) de Alicante, y hasta ella vienen barcos desde estas dos ciudades además de Torrevieja y Benidorm. Para esta visita voy con Charo, eligiendo el Hostal El Chiqui, en el que he estado 3 de las 4 visitas. La habitación doble con desayuno 50 € (en junio y septiembre, julio y agosto sube hasta los 100 €). Está en la calle D`En mig, 8 (calle de enmedio), junto a una tienda que tienen sus propietarios. También en una ocasión estuve en el hostal Masín (también hay un Nuevo Masín) con los precios iguales que El Chiqui. La oferta de alojamiento la completan un hotel en la antigua casa del Gobernador y casas particulares que se alquilan y pueden interesar si se va en grupo. Sin más paso ya al diario de este cercano paraíso.

puntos principales en la isla

DÍA 1- 15/06/12 DE VUELTA POR “MI” ISLA

Hacia las 10:30 estábamos en el puerto de Santa Pola, el más cercano a la isla, en la zona donde salen los barcos a Tabarca (se ven enseguida), con dos opciones, la primera son las golondrinas de la empresa Parodi, que son 4 ó 5 barcos con cristal de visión submarina (tardan 30`) y una lancha rápida que tarda 15`. Por lo menos 4 viajes de ida y otros tantos de vuelta hacen, y en verano más.

Calle D`En Mig desde la habitación

Nosotros utilizamos su lancha rápida que justo salía, el precio 15 € cada uno ida y vuelta (no hay pegas por volver uno o dos días después), la otra opción son los barcos-taxi que pueden llevarte y recogerte cuando convenga, y si te hospedas en El Chiqui cuestan también 15 € i/v. Llegando a la isla se puede ir viendo la claridad del agua y la silueta de la isla dominada por la iglesia de S. Pedro y S. Pablo. Ya en el puerto nos dirigimos al pueblo, al que se accede por la puerta de San Pablo, que seguramente es la mejor conservada de las 3 que hay y da a la calle D`En Mig.

matorrales con el faro al fondo

Justo llegamos al hostal cuando Aurora, que es la dueña, estaba ya abriendo la tienda y aunque eran poco más de las 11 ya tenía nuestra habitación preparada. En un momento nos puso al día de todo, y al cabo de un rato estábamos abajo ya con las cosas de buceo y zapatillas de agua, pues hay mucha roca. La habitación estaba impecable, con aire acondicionado, TV, nevera propia, vistas a la calle principal y su baño, claro. Hacer constar que en la tienda tiene una sala para dejar los equipajes y cambiarse, por si la habitación no estuviese lista o para dejar las cosas el día de salida y aprovecharlo. La isla destaca por los fondos marinos (de ahí que sea reserva marina) y hacer snorkel es una de las cosas que más me atrae.

Buceando

Buceando

Fuimos a bucear por la zona de la punta este y al sur, donde otros años ya he buceado. En toda la isla lo que más se ve son las praderas de posidonia, un alga característica del mediterráneo, bancos de salpas a los que te puedes acercar bastante, pues no se puede pescar, otras especies de peces, se pueden ver pulpos, estrellas de mar y aunque nunca los he visto hay caballitos de mar. Ya cuando nos cansamos fuimos a comer, y es que la oferta en verano es amplia y ya al bajar del barco os darán publicidad de varios sitios. Después de haber visto por la mañana parte de los restaurantes (en verano conviene reservar al llegar a la isla) elegimos el “Rincón de Ramos”, justo el de más a la izquierda de los que hay en la playa principal (hay otro en la plaza del pueblo), con un menú de 12 € con bebida, postre, unos primeros y a elegir entre arroz a banda, paella y carne o pescado de segundo. Para ese día cogimos el arroz a banda. De otros años recuerdo el restaurante Don Jerónimo (en el pueblo junto a la iglesia) por 15 € arroz y pescado.

con los peces

En resumen hay muchos sitios para elegir y todos tienen arroces. La comida estuvo bien y después nos dimos otro baño en la zona de la playa principal (de arena y piedras pequeñas) pegada a la muralla, donde los peces se acercan en cuanto te ven, y si llevas un trozo de pan duro comen prácticamente de tu mano. Tras esto nos fuimos a la habitación a ducharnos para pasear por el pueblo y la isla mientras casi todos los visitantes se van marchando en los barcos y quedan sólo unos pocos, recorrimos el pueblo con mucha calma, viendo la iglesia, las murallas con sus tres puertas, la plaza principal, casa del gobernador y las vistas a la costa alicantina y a los muchos barcos fondeados en la zona de la playa y el puerto.

vista de la iglesia

puerta de San Gabriel

puerta de San Gabriel

Yendo hacia el este mientras el sol va bajando proporciona unas vistas y unos paisajes muy bonitos, mientras se ve la torre de San José, que permanece en el centro de la isla, el faro, más hacia el este y el cementerio ya al final, todo entre matorrales bajos. La puesta de sol es digna de ver sea desde donde sea, los años que he ido casi siempre la he visto en la costa sur hacia la playa, y no me ha decepcionado. Al atardecer y de noche, como ya he dicho, es cuando se está mejor y más tranquilo (sobre todo si vienes de una ciudad), con un buen ambiente.

Torre de San josé

Para cenar siempre hay algún sitio abierto, como el “Rincón de Ramos” de la plaza, y sitios más económicos como la casa de comidas para llevar “Qué, que bó” donde otros años compré bocadillos o raciones, pero este estaba cerrado, así que dimos con el “Sharky Burger”, también en la calle de Enmedio, y donde hay hamburguesas, bocadillos y raciones, cenamos allí muy bien (5 € la hamburguesa) y a dar otra vueltecita de noche. Para acabar el día nos tomamos unos mojitos a 5 € en un bar justo en la calle paralela al hostal, que es donde nos servirían el desayuno al día siguiente.

Puesta de sol

Puesta de sol

DÍA 2- 16/06/12 BUCEAMOS EN UNA PISCINA NATURAL Y FIN DE VIAJE

Nos levantamos sin prisa después de una noche sin ruidos de coches ni nada, salvo las gaviotas, claro, y vamos a desayunar al bar que Aurora nos dijo, donde ella misma nos sirve un buen desayuno con zumo, tostadas de lo que quieras y café o té o lo que quiera cada uno, muy bien la verdad.

vista del pueblo y puerto en la costa norte

Después y siguiendo su consejo dejamos el equipaje en el bar (luego ella misma lo pasa a la tienda y allí lo puedes recoger antes de que cierren hacia las 18 h) y nos vamos a bucear por la costa norte, aprovechando que no hacía viento ninguno y el mar estaba en calma. Ya paseando vimos una zona rodeada de roca con un arco que puedes pasar buceando, como una piscina natural, además justo en esa orilla hay una zona con espacio suficiente para poner la toalla. Allí pasamos la mañana buceando y sacando fotos submarinas, pues el agua estaba muy clara y nuestra cámara lo permite.

piscina natural en la costa norte

Para comer fuimos al mismo sitio pero sin reservar, y como fuimos pronto tuvimos sitio, cambiando el arroz a banda por paella. Justo entre el puerto y la playa está el antiguo edificio de la almadraba, donde hoy en día hay un par de oficinas y el museo Nueva Tabarca, al que entré en otro viaje, cuesta 2 € y consta de una sala de exposiciones, con la historia, fotos y objetos tradicionales de la isla, y otra sala donde ponen un video sobre Tabarca. Se visita en poco tiempo.

vista submarina

pradera de posidonia

pradera de posidonia

Para acabar el día paseamos un poco más, últimas fotos y a recoger el equipaje. En la playa principal hay una ducha de agua dulce para por lo menos quitarse la sal, y luego en la sala de equipajes de la tienda o en los baños de la playa te puedes cambiar. Ya en la tienda nos despedimos de nuestra simpática anfitriona con la promesa de volver a este destino tan recomendable. Cogimos el barco a las 16:45 y disfrutamos del agradable viaje en barco hasta Santa Pola dejando la isla de Tabarca en el horizonte hasta la próxima visita.

vista general desde el barco

Anuncios

4 comentarios (+add yours?)

  1. canabaljc
    Ago 02, 2012 @ 15:46:38

    Gran destino…me queda pendiente el pasar una noche allí, que además ya toca volver! Saludos.

  2. losviajesdehermes
    Ago 13, 2012 @ 16:30:17

    Haber cuando lo organizamos, que no es un sitio que nos importe repetir, al contrario!! chao

  3. antonio
    Ago 23, 2012 @ 10:18:42

    Muy interesante.En barcoparticular hay q pedir permiso?.saludos

  4. losviajesdehermes
    Ago 23, 2012 @ 13:05:23

    Buenos días Antonio!!! no hay que pedir permiso para fondear en la playa de arena incluso detrás del puerto se puede, lo único que en verano se llena y como no llegues pronto te quedas sin sitio, y en el puerto imposible pues es diminuto, venga saludos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: