Inicio

NORUEGA

Para este viaje iba en compañía de Charo, decidiéndonos por Noruega ayudados por el buen precio del vuelo, que nos costó 45 € i/v a cada uno más una maleta (20 €), con Ryanair, claro, desde Madrid-Barajas al aeropuerto secundario de Moss-Rygge (inglés), a unos 60 kms al sureste de Oslo, la capital. Una vez allí pudimos comprobar que es uno de los países más caros del mundo con un alto nivel de vida (su moneda es la corona noruega),

Buena parte de los billetes y monedas noruegos

gracias en buena parte al petróleo de su costa occidental, pues no abundan otros recursos naturales. Debido a esto comimos todos los días de lo que íbamos comprando en supermercados (coincidimos con españoles que traían embutido envasado al vacío en la maleta de mano para ahorrar), y respecto al alojamiento nos decidimos por una de las opciones más económicas, los albergues de Hostelling International(los del triángulo azul), que siendo socio cuestan un 10% menos (el carnet se hace en las casas de juventud y cuesta entre 6 y 12 € un año según si la edad es menos de 30 o no), y casi fuimos reservando de un día para otro (iremos describiendo los albergues) e incluso pasamos tres noches en el coche (la seguridad no es precisamente el principal problema de Noruega, que casi no tiene delincuencia), queríamos ir sin prisas, ya que nuestra idea original era llegar hasta Trondheim y no pasamos de Geiranger. Hacer constar que durante todo el viaje nos cruzamos con auto-caravanas por todos lados,

Hacer click para agrandar

Click para agrandar

y es que Noruega está muy preparada para estos vehículos con campings y puntos de vaciado cada dos por tres. Nuestro viaje empezó en Oslo, luego una “excursión” de tres días a Cabo Norte, para lo que cogimos un vuelo interno y alquilamos coche, como iremos describiendo, y ya después un trayecto por la costa de los fiordos para el que alquilamos otro coche. El país está poco habitado y aunque tiene ciudades de interés, destaca principalmente por su naturaleza, que es espectacular y dificulta a veces los desplazamientos, todo ello se mezcla con el carácter de sus habitantes, muy educados y generalmente respetuosos con su entorno y sus visitantes, y que hablan inglés muy bien. En definitiva un viaje en el que contemplamos unos paisajes de ensueño, nos topamos con gente muy amable y nos lo pasamos realmente bien.

DÍA 1- 18/06/10 ATERRIZAMOS EN MOSS-RYGGE Y A OSLO EN BUS

Llegamos por la tarde después de casi cuatro horas de vuelo con la noticia que nos dio el piloto al aterrizar, España perdió 1-0 con Suiza en su debut en el mundial de fútbol y pese a nuestras dudas resultó ser cierto. Ya en el pequeño aeropuerto de Moss-Rygge, que no tiene pérdida, cambiamos algo de dinero a 1 €=7 NOK y salimos a la parada de bus a Oslo, y es que los transportes no abundan en este aeropuerto. Cogimos el bus comprando el ticket a bordo por 160 NOK=21 € (posibilidad de comprar ida y vuelta por 290 NOK=38,5 €, como veis estos son los precios noruegos) recorriendo unos 60 kms hasta la estación de autobuses de Oslo, que está junto a la de tren. Nuestro destino era el albergue de Haraldsheim (Haraldsheimveien, 4), en el barrio de Grefsen, y al que podíamos llegar por bus, tranvía (estación Sinsen), metro o cercanías hasta la estación de Grefsen, que fue la opción escogida costándonos 30 NOK=4 € cada uno. Aquí dejamos los enlaces al mapa de transporte público y compañía de trenes NSB (inglés).

Alrededores del albergue en Oslo

El albergue Haraldsheim está bastante bien y cuidado en general, dos noches costaron 980 NOK=130 € (32,50 € la noche una cama) que con el descuento de socio del 10% quedó en 117 €. Las habitaciones no eran mixtas, por lo que dormiríamos cada uno en la de hombres y mujeres respectivamente, acceso a internet, desayuno buffet incluido, sala TV, alquiler de sábanas (nosotros ya llevábamos las nuestras sabiendo que muchos albergues no las dan), baños compartidos, cocina, sala TV y alguna cosa más. El ambiente muy juvenil pues además coincidimos con un grupo de escolares noruegos. Dimos un paseo por la zona, comimos en el albergue los bocadillos comprados en la estación de tren y cada uno a su habitación a descansar del viaje.

DÍA 2- 19/06/10 VISITA CASI COMPLETA A OSLO

Desayunamos temprano y bastante bien la verdad, después fuimos al centro en cercanías. Oslo es la capital de Noruega y supera los 600.000 habitantes siendo una de las ciudades más grandes de los países nórdicos.

Edificio de la Ópera de Oslo

Comenzamos nuestro recorrido en el moderno y popular edificio de la ópera, junto al mar, que se puede visitar por dentro también, seguimos por las animadas y comerciales calles céntricas como la de Karl Johans, edificios como el del Parlamento noruego (Stortinget), teatro nacional, ayuntamiento, el centro Nobel de la Paz donde se otorga dicho premio anualmente o el Palacio Real, en cuyos amplios y verdes alrededores comimos tranquilamente.

Calle Karl Johans

Además dimos un paseo por la zona portuaria de Aker Brygge, llena de todo tipo de locales de restauración  sobre todo, dejando para el día siguiente el fuerte Akershus que está justo enfrente. En general la ciudad está muy cuidada y limpia, cosa normal siendo un país nórdico. Para la tarde un paseo por el imprescindible parque Vigeland, del que se puede decir que es un museo de esculturas al aire libre, realmente un lugar agradable y si hace buen tiempo, como era el caso, mejor todavía. Fuimos andando y tardaríamos unos 20 minutos desde el Palacio Real hacia el oeste.

Teatro Nacional

Zona de Aker Brygge

Para volver elegimos el transporte público y más concretamente el tranvía estrenando el billete válido para cercanías, metro, tranvía y ferrys y 24 horas desde el primer viaje. Lo compramos en la estación central de tren por 70 NOK=9,30 €, otra opción que se puede conseguir en la oficina de turismo es el Oslo pass por 270 NOK=35,93 € para 24 horas con transporte y entrada a varios museos incluida. Hacer constar que si se compran los billetes a bordo del transporte os costará 20 NOK=2,66 € más que en la taquilla o las máquinas expendedoras de las estaciones. Para llegar al albergue cogimos los tranvías 12 y 17 hasta Grefsen y nos preparamos la cena en la cocina de lo comprado anteriormente. Nuestra impresión fue que aprovechamos bien el día y pudimos ver muchos de los puntos de interés de la ciudad.

Esculturas del parque Vigeland

DÍA 3- 20/06/10 ACABAMOS CON LA CAPITAL Y VOLAMOS A LATITUDES ÁRTICAS

Abandonamos el albergue con el equipaje, tras desayunar, y ya en la estación central de Oslo lo dejamos en las taquillas de consigna para disfrutar de la mañana.

Imitando la escultura, pero vestido (día 2)

Imitando la escultura, pero vestido (día 2)

En primer lugar fuimos a la zona de Bygdøynes, donde hay varios museos interesantes, para ello cogimos el ferry 91 (que entra en el billete 24 horas) en la parada de Rådhusbrygga (en los muelles de Aker Brygge, frente al ayuntamiento y el centro Nobel), y en pocos minutos se llega a Bygdøynes previa parada en Dronningen. En esta zona se concentran el museo Marítimo Nacional y los curiosos museos de la Kon-Tiki (sobre la expedición de Thor Heyerdahl de Perú a las islas polinesias en una embarcación de juncos), el museo FRAM (embarcación polar utilizada por la expedición de Roald Amundsen en la conquista del polo sur) y un poco más alejado el museo de embarcaciones vikingas. Como no podía ser de otra manera y dada mi experiencia en la Antártida teníamos que visitar el museo FRAM, que desde luego no decepcionó, pues además de la exposición se puede subir y visitar todo el barco por dentro.

Ferry nº 91 a los museos

La entrada fueron 80 NOK=10,70 €, si tenéis carnet de estudiante aunque sea español no lo dudéis y presentarlo que puede colar y os aplicarían precio estudiante (por ejemplo el museo eran 30 NOK=4 €). Regresamos al centro en ferry y comimos de nuestras provisiones en la zona verde cercana al fuerte Akershus, una bien cuidada fortaleza renacentista que hoy en día es sede del cuartel general y ministerio de Defensa noruego, pero también hay una zona de libre acceso por la que paseamos. Junto al fuerte están los museos de la Resistencia (a la invasión alemana, 50 NOK=6,65 € adulto) y el museo de Defensa (al que entramos) que recorre la historia militar de Noruega desde la época vikinga hasta la citada invasión alemana y cuya entrada es gratuita.

El “FRAM” de Roald Amundsen

Ya con todo era hora de irse al aeropuerto de Gardermoen, 45 kms al noreste de Oslo y el principal de la ciudad, desde el que salía nuestro vuelo a Tromsø. Para ello cogimos un tren en la estación central tras recoger el equipaje por 90 NOK=12 € y en menos de una hora llegamos a la terminal. Nos tocó esperar un poco viendo internet en los puestos gratuitos del aeropuerto hasta que nuestro vuelo de la compañía SAS despegó, llegando a Tromsø en dos horas, el precio 90 € cada uno (la web puede verse en español y pagar en euros). El aeropuerto de Tromsø es pequeño y está a 5 kms del centro con dos opciones para llegar, la primera un autobús directo (que cogimos por desconocimiento) a 60 NOK=8 €, que tarda unos 10 minutos (compañía Flybussen, en inglés) y con mayor frecuencia y la segunda las líneas urbanas 40 y 42 que tardan 25 minutos y cuestan 28 NOK=3,73 €. La parada está justo saliendo de la terminal. En cuanto al alojamiento al buscar tarde no tuvimos muchas opciones y el albergue estaba completo, quedándonos en el hotel Thon en pleno centro, en la calle Grønnegata 50 muy cerca de las paradas de los autobuses en la calle Fredrik Langes. El hotel es de 3 estrellas, está impecable y la habitación también con su baño y desayuno incluido y precio noruego claro, 980 NOK=130 € la noche en habitación doble reservada en booking. Tendríamos que compensarlo al día siguiente, y ya para acabar el día cena en una hamburguesería y paseo “nocturno” por el centro, pues a la una de la madrugada y debido a la latitud de Tromsø (69º Norte) era de día.

Vista desde el fuerte Akershus

DÍA 4- 21/06/10 PASAMOS EL DÍA MÁS LARGO DEL AÑO EN EL MÍTICO CABO NORTE

Tromsø es una de las ciudades más boreales del mundo (por encima del círculo polar Ártico) y cuenta con unos 65.000 habitantes, con un centro pegado al fiordo muy recogido y con la Catedral del ártico y el puente Sandnessun como puntos destacados.

Saliendo de Tromso

Nos levantamos temprano, desayunamos y recogimos nuestro primer coche de alquiler para la excursión a Cabo Norte, en principio era el más económico pero como no tenían nos dieron un Toyota Avensis por lo que salimos ganando, con GPS y todo, el precio 120 € en Avis para dos días, además la oficina estaba muy cerca del hotel. Nos separaban unos 660 kms por carreteras en bastante buen estado hasta Cabo Norte de ida y otros tantos de vuelta al día siguiente, una locura sin duda, pero sarna con gusto no pica. Se pueden ahorrar unos 120 kms cogiendo dos ferrys en la zona de Lyngen, como hicimos a la vuelta. Tras un breve paseo por Tromsø partimos por la ctra. E-8 a Nordkjosbotn, donde enlazamos con la E-6 a Oteren y Alta, el paisaje, pese a que llovía, era impresionante con la carretera rodeando los fiordos como el de Lyngen, vegetación muy frondosa y cascadas de agua por todas partes, así que nos lo tomamos con calma, pasamos otras poblaciones como Olderdalen (donde llega/sale el ferry de/a Lyngseidet, del que hablaremos después) y Alta, que está a mitad de camino a Cabo Norte, donde paramos a comprar en un supermercado y comimos.

Renos cruzándose a nuestro paso

10 kms antes de llegar a Alta vimos un letrero que indicaba el museo del Tirpitz (buque alemán de la II Guerra Mundial y que dejamos para la vuelta). Importante saber que las compañías SAS y Norwegian vuelan desde Oslo hasta el aeropuerto de Alta por lo que a la hora de visitar Cabo Norte puede ser rentable, nosotros elegimos Tromsø por el precio que nos salía mejor con diferencia. Continuamos por la E-6 (de Alta a Cabo Norte hay 250 kms) hacia Skaidi y Russenes, donde se coge el desvío para la E-69 dirección Repvåg y Cabo Norte (Nordkapp). Progresivamente mientras se avanza al norte la vegetación va reduciéndose hasta quedar en un manto verde y hierbas bajas, y se empiezan a ver muchos renos, a nosotros un grupo entero se nos cruzó por la carretera, y más de una vez paramos y nos acercamos un poco a verlos.

Vista de espejo

La E-69 discurre junto al Porsangenfjorden, con el agua tan tranquila que hacía de espejo y más renos, llegando al Nordkapptunnelen (túnel de más de 6 kms) que cruza el mar por el fondo para llegar a la isla Magerøya donde está Cabo Norte, y que impresiona pues se nota claramente que se desciende al fondo para luego subir.

Acercándonos a Cabo Norte

Al final está el puesto del peaje costando 145 NOK=19,40 € para un turismo y el conductor y 47 NOK=6,28 € por pasajero, así que pagamos en total 192 NOK=25,65 € (según decían a partir de Julio de 2012 será gratuito). Desde el principio de la isla a Cabo Norte hay unos 40 kms por la E-69, dejando a los 5 kms el pueblo de Honningsvåg a la derecha, el principal de la isla, con puerto (algunos cruceros y el famoso Hurtigruten que recorre la costa paran aquí) y aeropuerto (la compañía Widerøe, que pertenece a SAS, llega hasta aquí tras varios trasbordos), y después de un rato y unas curvas llegamos a Cabo Norte, hacia las 22:00, sin prisa pero sin pausa. Cabo Norte está considerado como el punto más septentrional de Europa, aunque en realidad es el cabo paralelo de Knivskjellodden, y está por encima de los 71º Norte de latitud. Para acceder pagamos 195 NOK=26 € cada uno, no sé que cara debí poner que la chica del acceso nos recordó si teníamos carnet de estudiante o algo para hacernos descuento y todo (así que comentarlo si lo tenéis).

Intentando ver el sol de medianoche

Lo cierto es que ya estábamos allí, arriba del todo, ya sólo al final del acantilado el agua del océano Glacial Ártico. Comimos algo de nuestras provisiones en el parking y a ver el centro de visitantes, donde hay una tienda de souvenirs, un restaurante y una sala de exposiciones y vídeo, y ya a disfrutar de las vistas desde el monumento de la esfera terrestre con paralelos y meridianos el día más largo del año, donde el sol no se llega a poner, desciende hasta casi el horizonte para subir de nuevo, es el fenómeno conocido como “sol de medianoche” y característico de estas latitudes en verano (en invierno es noche y dominan las auroras boreales).

Nordkapp

Nordkapp

Desgraciadamente el cielo cubierto nos impidió ver el fenómeno, e incluso llovió después, pero igualmente se notaba que era “de día”, así que paseamos también por los monumentos de “los niños del mundo”, una especie de monedas y comenzamos la vuelta a la una más o menos. No teníamos alojamiento y pese a saber que hay un albergue en Honningsvåg decidimos dormir algo en el coche, recorrimos la isla de vuelta, pagamos el peaje de nuevo y finalmente paramos junto a la carretera en Repvåg, tras recorrer el pueblo siendo de día, sin ver a nadie, pues sus escasos habitantes dormían y con los renos pastando por mitad de todo el pueblo y casas particulares, nos recordó a la película “Soy Leyenda” de Will Smith. Montamos el “campamento” en el Toyota Avensis, con espacio de sobra, y a descansar de un día inolvidable y disfrutado al máximo, además si no se duerme en el maletero de un coche siendo joven, ¿cuándo?.

Noche en el coche en Repvag

DÍA 5- 22/06/10 REGRESAMOS A TROMSØ

Nos despertamos a las 08:00 y desayunamos de nuestras provisiones, comenzando la vuelta por la E-69 hasta el cruce con la E-6 en Russenes, donde cogimos dirección a Alta, parando a repostar y asearnos en una gasolinera a 12 NOK=1,60 € el litro de gasolina (y eso que es un país productor de petróleo).

Típicas columnas de piedra

Reno en primer plano

Seguimos viaje y al pasar Alta paramos en el museo del Tirpitz, que como ya hemos dicho fue un barco alemán de la II Guerra Mundial hundido por los aliados en las cercanías de Tromsø. El museo es una pequeña casa y entrar cuesta 60 NOK=8 €, la verdad es que le dijimos al hombre que estaba en la entrada que era caro y que gracias pero nos marchábamos, y nos hizo un 2×1, así que se portó muy bien. El museo cuenta con fotos de la época, objetos del barco, cartas de los marineros, está muy bien y es curioso. Continuamos por la E-6 (comimos por el camino como de costumbre) hasta llegar a Olderdalen, donde sale el ferry a Lyngseidet que cruza el fiordo Lyngen y que nos ahorró unos 120 kms en nuestro viaje a Tromsø.

Cruzando a Lyngseidet

Después 20 kms por la ctra. 91 hasta Svensby y el otro ferry a Breivikeidet. Ambos los lleva la compañía Bjorklid, no duran mucho (el primero más) y nos costaron 120 NOK=16 € coche y conductor más 40 NOK=5,35 € por pasajero extra, en total 160 NOK=21,35 € el de Lyngseidet y el segundo 85 NOK=11,36 € coche y conductor y 30 NOK=4 € por pasajero, así que la suma da 115 NOK=15,36 €. Ya en Breivikeidet se sigue 20 kms por la ctra. 91, se enlaza con la E-8 dirección Tromsø y sólo 25 kms más hasta la ciudad. Seguidamente dimos una vuelta viendo la Catedral Ártica y un poco el centro y buscamos el albergue de Tromsø (que ya no pertenece a Hostelling International pero sí en 2010 y no sabemos si sigue existiendo), en la calle Ǻsgårdbegen y a 188 NOK=25,20 € la cama en dormitorio no mixto, es decir, cada uno a su habitación, además baños compartidos, cocina común, desayuno incluido, suficiente desde luego. Tras hacernos la cena y conocer y charlar con nuestros/as compañeros/as de habitación nos fuimos a descansar (el más curioso un japonés mayor que iba por ahí corriendo maratones, como el del sol de medianoche que se celebró en Tromsø la noche del día 21).

Tromso con su clima más habitual

DÍA 6- 23/06/10 VUELO A MOSS-RYGGE Y DESPLAZAMIENTO A LA COSTA OCCIDENTAL

Desayunamos y nos aseamos pronto para dejar el coche en Avis y coger el autobús al aeropuerto (de los que ya hemos hablado) desde la parada de la calle  Fredrik Langes, cogiendo el caro pues el urbano no pasaba y temimos perder el avión. Para el vuelo de Tromsø a Moss-Rygge, en este caso, utilizamos la compañía Norwegian y costó 70 € cada uno (web en español y euros). Llegamos puntuales a Rygge y para llegar al pueblo de Moss, en donde recogeríamos nuestro segundo coche de alquiler, la única opción que vimos fue el taxi, que costó 135 NOK=18 € hasta la oficina de Hertz en un polígono de Moss (no más de 7 kms.).

Iglesia de madera de Heddal

Allí recogimos nuestro Peugeot 107 para la próxima semana, y acostumbrados al Avensis fue una decepción, pero era el más barato que encontramos, 330 € la semana con seguro básico (reservamos desde España en euros). Pusimos rumbo a la costa oeste de la que no separaban unos 450 kms, cogimos la E-6 dirección Oslo hasta el desvío a Drammen, que pasa con un túnel por debajo del fiordo de Oslo (ctra. 23, ±40 kms, peaje túnel 8 € turismo), y después la E-134 dirección Haugesund, ya en la costa oeste. Conforme nos fuimos adentrando en el interior la vegetación aumenta y da gusto conducir por esta carretera (está en buen estado) con estos bosques y lagos. Al pasar el pueblo de Notodden se llega a la mayor iglesia de madera del país, Heddal, que se cree que es del siglo XII. Está impecable y se puede pasear alrededor, donde también hay una zona a modo de cementerio y un campanario.

Paisaje en la ctra. E-134

Tras la visita continuamos sin prisas y parando a comer (y más tarde cenar) de nuestras provisiones y ver el paisaje en varias ocasiones, y así hasta que llegamos Haukeligrend, donde se empieza a subir y el paisaje cambia por nieve, lagos y montaña incluso en verano. Hay varios túneles, uno de ellos reciente (no sabemos si será de peaje o no), que al estar en obras tuvimos que desviarnos por la ctra. antigua, en peor estado y con muchas curvas, aunque por el paisaje mereció la pena, así hasta pasar Røldal y coger el desvío a la izquierda de la ctra. 13 hasta Sand, pegados al curso del río Suldal, con lagos y como todo el recorrido unas vistas maravillosas, pese a estar anocheciendo. Al pasar Sand, donde hay un albergue, decidimos avanzar más hasta Nesvik por la zona del Ryfylke, que pudimos admirar mientras caía la noche. Llegamos a Nesvik, donde ya para seguir hay que esperar al ferry que atraviesa el fiordo Losenfjorden al día siguiente, así que al no tener alojamiento apostamos por el más difícil todavía, pasar noche en un Peugeot 107, y aunque no era el Toyota y con lo cansados que estábamos del día de transición caímos enseguida. Hacer constar que aparte de caravanas había más de uno haciendo noche en el coche al igual que nosotros.

Panorámica de la zona de Roldal

DÍA 7- 24/06/10 EXCURSIÓN AL IMPONENTE PREKESTOLEN

Amanecemos en las cercanías del puerto, y tras desayunar y asearnos cogemos el ferry a Hjelmeland, que tardó apenas 10 ó 15 minutos y costó 63 NOK=8,45 € (coche y conductor) y 26 NOK=3,48 € (pasajero adulto), en total 89 NOK=11,93 € con la compañía que lleva varios de los ferrys de las regiones de Rogaland (Stavanger) y Hordaland (Bergen) entre otras, que se llama Norled (página con algo en inglés).

Vista del púlpito

Vista del púlpito

Desde Hjelmeland hasta el Prekestolen teníamos 55 kms por la ctra.13 pasando por Tau, Jørpeland y ya el desvío a la izquierda hasta el parking que es de pago sin poder concretaros el precio al no tenerlo anotado. Para el ascenso al saliente de roca conocido como “El púlpito” se pueden tardar 2 horas en subir y otras 2 en bajar (por lo que es recomendable llevar algo de comida y agua), más el tiempo que se quiera estar disfrutando de las vistas. Afortunadamente el tiempo era bueno y el camino de subida puede resultar algo difícil, sobre todo en tramos que están más empinados, sin embargo vimos a todo tipo de personas subiéndolos, incluso con bebés o niños pequeños, lo que está claro es que un buen calzado facilitará el ascenso. Ya al llegar después de discurrir por senderos, caminos de piedra y algunos lagos, la vista que ofrece del fiordo Lysefjorden es impresionante, hay que tener en cuenta que hay 600 metros de caída libre hasta el agua. Como se suele decir una imagen vale más que mil palabras. Nos quedamos un buen rato disfrutando del paisaje, sacando fotos y demás, tuvimos que ponernos alguna prenda de abrigo por el viento, hasta que emprendimos el camino de regreso con mucha calma y parando donde nos apetecía. Ya en el parking comimos de nuestras reservas y pusimos rumbo a Stavanger, de la que nos separaban unos 50 kms, para ello cogimos la ctra. 13 de nuevo dirección a Oanes,

¡Cuidadín!

600 m de caída libre

allí el ferry a Lauvvik (apenas 10 minutos de trayecto; precio igual que Nesvik-Hjelmeland 89 NOK=11,93 €; compañía Norled y frecuencia de barcos muy alta). Desde Lauvvik se continúa por la 13 hasta enlazar con la E-39 a la altura de Sandnes, girando a la derecha dirección Stavanger. Para este día tampoco teníamos alojamiento, así que lo primero fue buscar el albergue de Stavanger-Mosvangen (de Hostelling International, en la C/Henrik Ibsensgt, 19; hacer constar que en la ciudad hay otro albergue), y entre el cansancio de la excursión y la noche en el Peugeot 107 decidimos coger una habitación doble con el baño compartido con otra habitación (quedaban plazas en todas las opciones de alojamiento), que nos costó 580 NOK=77,60 € la noche con el descuento de socio del 10%, sin desayuno, con sábanas incluidas, cocina y salas comunes y en general limpio, cuidado y con acceso a internet, que aprovechamos para reservar las dos próximas noches en el albergue de Bergen. Ya en lo que nos quedaba de tarde hicimos la compra de comida, un paseo por un parque y lago situados junto al albergue, prepararnos la cena, ducharnos y a descansar pese al ofrecimiento de dos noruegos de irnos de fiesta a Stavanger, pero estábamos realmente cansados. De cualquier forma la subida al Prekestolen merece la pena y definitivamente fue un día para recordar.

Vista del fiordo desde el Prekestolen

Vista del fiordo desde el Prekestolen

DÍA 8- 25/06/10 RÁPIDA VISITA A STAVANGER Y PASEO HASTA BERGEN

Dedicamos la mañana a ver el centro de la ciudad, después de desayunar claro, y del cual no estábamos muy lejos, además encontramos aparcamiento cerca del lago Breiavatnet en el centro y sin tener que pagar por ello (ni pasar por el peaje de entrada a la ciudad, del que hablaremos en Bergen).

Puerto de Stavanger

Catedral de Stavanger

Stavanger tiene unos 120.000 habitantes y prosperó gracias a la industria conservera del arenque hace dos siglos, y más recientemente por el petróleo, que es uno de los factores que hace que Noruega tenga el nivel de vida alto que tiene. Además fue capital cultural europea en 2008 por lo que el centro está impecable. Sin embargo no tiene mucho que visitar, siendo lo más interesante la catedral y la torre Valberg, por los que paseamos junto por las calles peatonales del centro y la zona portuaria, que además de estar cuidada posee el museo del Petróleo, un moderno edificio que estuvimos viendo por fuera.

Museo del Petróleo (Stavanger)

Después comimos en el parque junto al lago y pusimos rumbo a Bergen por la ctra. E-39, atravesando un nuevo túnel que pasa el fiordo y una pequeña isla por debajo, el Byfjordtunnelen, de peaje, sin tener anotado el importe, hasta llegar a Mortavika, donde hay que coger el primero de los dos ferrys necesarios para llegar a Bergen, de la compañía Fjord1, nos costó 170 NOK=23,40 € el coche con conductor más 35 NOK=4,80 € por adulto (205 NOK=28,20 € en total), con barcos cada 30 minutos más o menos (no en vano es una carretera fundamental) y una duración de también 30 minutos. El trayecto fue agradable, coincidiendo con los noruegos del albergue de Stavanger con los que charlamos un rato. Desembarcamos en Arsvågen para continuar por la E-39 dejando Haugesund a la izquierda y atravesar otro túnel, el Bømlafjordtunnelen, de casi 8 kms. y con peaje de 85 NOK=11,70 € (que hablan de quitar en 2012 ó 2013).

Esperando uno de los ferrys de la E-39

El segundo ferry necesario es el que une Sandvikvåg con Halhjem, hasta aquí 130 kms desde Stavanger más los 40 que faltan hasta Bergen (en total 170 kms y sin contar los dos trayectos en barco). El ferry es operado también por Fjord1 y nos costó 200 NOK=27,54 € coche y conductor más 55 NOK=7,57 € por adulto, que sumaron unos 35 €, como veis entre peajes y ferrys se va una pasta. Este trayecto está bien cubierto en cuanto a horarios y dura unos 45 minutos en cruzar el fiordo con bonitas vistas, como en toda esta costa. Para acabar los ya dichos 40 kms y llegamos a Bergen, encontrando el albergue Bergen-Montana (de Hostelling International, C/Johan Blyttsvei, 30, en la ladera del monte Ulriken) tras preguntar a más de uno, cogiendo un desvío por la carretera 585. El albergue está muy bien, como todos aquí, con zonas comunes, wifi, desayuno incluido, cocina muy equipada y limpia, alojándonos en una habitación de 16 personas, con literas y lógicamente baño compartido a 650 NOK=89,33 € dos noches los dos menos el 10% de socio (la cama a unos 22,50 € la noche) y lo mejor de todo, un mirador propio con unas espectaculares vistas de la ciudad de Bergen, con lo que la excursión en teleférico al monte Ulriken se hace innecesaria. Disfrutamos sin prisas de estas vistas, cenamos, pasamos un buen rato en la zona común donde un grupo de gente veía un partido del mundial y a descansar.

Bergen desde el mirador del albergue

DÍA 9- 26/06/10 UN DÍA ENTERO PARA BERGEN

Tranquilamente nos dirigimos al centro de la ciudad, tras desayunar, con el coche bajando por la ctra. 585 y cruzar el puente Nygårdsgaten, pasar por el peaje de acceso a la ciudad (sin parar el coche, pues una cámara coge la matrícula), que luego abonamos con la compañía de alquiler al precio de 15 NOK=2,06 € cada vez que se entra, y finalmente aparcando en una zona residencial cercana al céntrico lago Lungegårdsvannet.

Paseo de Bryggen

Ya allí comenzamos un interesante circuito a pie por la ciudad de Bergen, la segunda más grande del país con 260.000 habitantes y que alcanzó su esplendor en el siglo XII gracias a las actividades pesqueras y marítimas a las que siempre ha estado ligada la ciudad desde su fundación. Empezamos por el lago y la céntrica zona del teatro y calle Øvre Ole, luego acercándonos a la zona portuaria de la calle Torget donde se puede pasear por un muy interesante mercado de pescado, con el salmón, lógicamente, por estrella. Como siempre íbamos sin prisas y parando tantas veces como queríamos, pues el centro es pequeño y se recorre fácilmente a pie. También compramos la comida en un supermercado y comimos por la zona, antes de visitar la zona de Bryggen con sus típicas casas frente al muelle, muchas de las cuales albergan tiendas de recuerdos y restaurantes.

Mercado de Bergen

Calles pintorescas

 Después entramos a la fortaleza Bergenhus, donde también está el castillo de Bergen o Rosenkranz, al final del paseo Bryggen y justo antes de llegar a la terminal de cruceros de la ciudad. Nos tiramos un buen rato por la fortaleza y alrededores así como en las zonas verdes que tiene antes de ir regresando al coche y al albergue. La ciudad está impecable en cuanto a limpieza y todo muy cuidado, como cabe esperar en los países nórdicos. Ya en el albergue cenamos, volvimos a disfrutar de las vistas, pues Bergen está metida entre montañas, fiordos e islas y es espectacular, y tras un buen rato en la zona común planificando los próximos días nos fuimos a dormir.

Vista nocturna desde el mirador

DÍA 10- 27/06/10 CRUZAMOS EL FIORDO DE LOS SUEÑOS

Para este día teníamos 140 kms hasta Gudvangen, punto de partida de la línea turística de ferry a Kaupanger, y que cruza el fiordo de los sueños (Sognefjorden), para ello salimos de Bergen, con una ligera lluvia, por la ctra. E-16, girando a la derecha a la altura de Ǻsane,

Camino de Gudvangen

Camino de Gudvangen

para continuar hasta Voss (ya está señalizado a la salida de Bergen y sigue siendo la E-16) y seguir hasta Gudvangen, un pequeño pueblo que está al final (o al principio según se mire) de una estribación del fiordo (Nærøyfjord). El camino hasta aquí es bonito, notándose en cada rincón el carácter nórdico de cuidado del medio ambiente, todo impecable y rutas de carril bici de centenares de kilómetros. Ya en Gudvangen comimos y vimos la tiendecilla que hay mientras esperábamos el ferry, y es que esta línea, operada por Fjord1, cuenta con 4 ó 5 trayectos diarios y tarda más de dos horas costándonos 640 NOK=88 € coche y conductor más otro adulto (250 NOK=34 €) sumando unos 122 €, vamos que el presupuesto del día se nos fue, pero el viaje lo merece, y eso que nos llovió y todo,

Inicio del ferry

Bajo la lluvia

pero teniendo en cuenta que es el clima habitual en Noruega no nos podíamos quejar, además el fiordo cubierto con algo de niebla y lloviendo también tiene su encanto. De cualquier manera se puede rodear el fiordo por carretera (túnel de Aurland a Lœrdalsøyri) o coger un ferry mucho más corto (Vangsnes-Hella) siguiendo la ctra. 13 en vez de ir a Gudvangen, todo ello como alternativas para cruzar el fiordo de los sueños.

Paisaje de ensueño

Tras este impresionante recorrido por los fiordos Nærøyfjord y Sognefjorden, que son Patrimonio de la Humanidad y están flanqueados por montañas de 1.800 metros de altura,  desembarcamos en Kaupanger para seguir por la carretera 5 hasta Sogndal, siguiendo y pasando las estribaciones del glaciar Jostedalsbreen (el más grande de la Europa continental, superado por uno islandés), concretamente de la estribación del Bøyabreen, donde paramos y pudimos comprobar como va en regresión, al igual que casi todos los glaciares, ya sea por el cambio climático  u otras razones. También pasamos junto al fiordo Fjœrland, con impresionantes vistas que junto al tiempo que reinaba nos dieron buenas fotos.

Vista del glaciar Boyabreen

Después seguimos por la 5 hasta Skel, donde se enlaza con la E-39 hasta Byrkjelo y se continúa hasta Sandane (95 kms desde Kaupanger), donde según nuestro mapa de albergues había uno. La verdad nos costó encontrarlo, pese a preguntar y todo a unos polacos que no hablaban inglés, y aunque tampoco llevábamos nada reservado no tuvimos problemas, pues es muy grande y no había mucha gente. El albergue de Sandane (zona Vereide, sin calle, mejor ver el mapa de cómo llegar), de Hostelling International, nos costó 300 NOK=41,24 € los dos en una habitación con al menos 10 camas (a descontar el 10% de descuento de socio), eso sí, con su cocina común, un ordenador con internet (donde reservamos para el día siguiente en Hellesylt), zonas comunes, sin desayuno y posibilidad de alquilar bicis, la zona es realmente tranquila y bonita, aunque está un poco perdido en medio de semejante naturaleza (con las ventajas e inconvenientes que tiene). Cenamos allí tranquilamente formando un curioso grupo de gente entre la chica que lleva el albergue, Marianne (muy simpática), un alemán que se había venido sin su mujer y el grupo de polacos al que preguntamos cómo llegar mientras veíamos el España-Chile del mundial de fútbol. Tras ello y charlar animadamente (salvo los polacos que no había manera de entenderlos) nos fuimos a descansar habiendo disfrutado de un intenso día rodeados de unos paisajes en los que merece la pena perderse.

Vista del fiordo Fjoerland

Vista del fiordo Fjoerland

DÍA 11- 28/06/10 DE SENDERISMO POR EL GLACIAR BRIKSDALSBREEN

Desayunamos en una terraza con vistas al fiordo y al campo en general, muy agradable desde luego, para tomar la ctra. E-39 para Byrkjelo y enlazar con la ctra. 60 a Olden (hasta aquí 50 kms),

Lagos cercanos a Olden

carretera que bordea en buena parte el fiordo Innvikfjorden con buenas vistas, y ya en Olden nos desviamos al glaciar Briksdalsbreen por una pequeña carretera recorriendo 20 kms hasta el parking, que cuesta 50 NOK=6,87 € para todo el día. Desde allí se puede pasar por una tienda e ir viendo los paneles informativos mientras se sube para ver la lengua del glaciar. El camino es en subida pero no es muy duro y a un ritmo normal se puede tardar entre 45 minutos y 1 hora

Camino de subida al glaciar

(la ida, claro, también se puede contratar una especie de taxi eléctrico para ahorrarse la subida), una vez arriba vimos el lago con los hielos que el glaciar va soltando, y comprobamos, viendo las fotos de otros años, como va en regresión continua, por lo que hay que tener en cuenta que estas fotos son del 2010. El día era muy bueno y pudimos disfrutar del panorama tanto en el glaciar, con el intensísimo tono azul del hielo difícil de igualar, como en el camino junto a las aguas que van bajando, formando luego varios lagos de camino a Olden.

En el lago del glaciar

A la vuelta dimos el ticket del parking a unos alemanes que llegaban y nos lo agradecieron, pues a nosotros ya no nos era útil, y paramos a comer junto al lago Oldevatnet a medio camino del glaciar a Olden y junto a un camping con fantásticas vistas. Seguidamente continuamos desde Olden por la ctra. 60 hasta Hellesylt, de la que nos separaban 65 kms, rodeando el fiordo en primer lugar hasta llegar a Stryn, luego por la izquierda hasta la salida a Hornidal (sigue siendo la ctra. 60) y ya al final Hellesylt. En esta pequeña población, punto de partida del otro ferry turístico a Geiranger (que haríamos al día siguiente) estaba el albergue de Hostelling International, como todos los que estuvimos en Noruega, indicado por lo que lo encontramos con relativa facilidad (no tiene dirección con calle), alojándonos en una habitación mixta de 4 camas, pagando 480 NOK=65,95 € la noche los dos (una cama algo más de 32 €), con cocina bien equipada, desayuno buffet incluido muy bueno, internet, zonas comunes, bien en general.

Vista desde el camping donde comimos

Nos dimos un paseo por el tranquilo pueblo en el que apenas vimos gente, con vistas al final del fiordo y alguna cascada de ríos que desembocan en el propio fiordo, para luego hacernos la cena en el albergue, intercambiando parte de ella con unos polacos que venían de pescar y nos dejaron probar las capturas, coincidiendo también con otros españoles. Tras ello fuimos a descansar pues madrugaríamos para coger el primer ferry a Geiranger.

Pueblo de Hellesylt

DÍA 12- 29/06/10 FIORDO DE GEIRANGER, MIRADOR DE DALSNIBBA Y CAMINO DE REGRESO A OSLO

Tras un buen desayuno bajamos para situarnos en los accesos al ferry, que como hemos dicho es otra ruta turística operada por Fjord1,

Camino de Geiranger

con unos 7 trayectos diarios en verano de algo más de 1 hora de duración, que nos costó 290 NOK=39,85 € por coche y conductor más 140 NOK=19,24 € por otro adulto (casi 60 € en total). Este fiordo es también Patrimonio de la Humanidad y el trayecto es una pasada entre altas montañas, y aunque es estrecho pasan cruceros, pero hay que saber que en los fiordos la profundidad puede alcanzar varios centenares de metros. Además el día era perfecto, por lo que pudimos disfrutar a tope del viaje mientras iban explicando cosas en inglés e íbamos pasando por algunas granjas abandonadas de difícil acceso,

Buen día en el fiordo

cascadas varias como la de “las siete hermanas” o “el velo nupcial”, formaciones rocosas, en fin toda una maravilla. Ya en Geiranger paseamos por el animado muelle, pues un crucero acababa de atracar, y pusimos rumbo a Grotli por la ctra. 63 ascendiendo con curvas de horquilla en una calzada estrecha, para una vez subido el puerto llegar hasta el mirador de Dalsnibba, a 1.500 metros de altitud, cogiendo un desvío a la izquierda y pagando el peaje de 100 NOK=13,74 €, después unas curvas pegados a las nieves de verano y llegamos al mirador, que desde luego merece la pena con la vista de todo el fiordo Geiranger desde lo alto. Al bajar nos dimos una vuelta por el lago Djupvatnet,

Panorámica de Geiranger

casi congelado, que nos ofreció una bonita estampa. Como habíamos madrugado nos dio tiempo a llegar a Lom, siguiendo la ctra. 63 que enlaza con la ctra. 15. De Geiranger a Lom recorrimos unos 100 kms. En Lom comimos tranquilamente de nuestras provisiones y visitamos su interesante iglesia de madera del siglo XII, no tan importante como la de Heddal, pero igualmente llamativa y bien conservada. Para este día no teníamos alojamiento y la idea era irse acercando a Oslo y Moss, desde donde volaríamos a España al día siguiente, así que decidiríamos sobre la marcha.

Lago Djupvatnet

Detalle del lago

Detalle del lago

Desde Lom recorrimos un poco de la pintoresca carretera 55, casi hasta el pueblo de Bøverdal, para regresar, tras parar en un mirador, hasta la ctra. 15 hasta Otta, donde se enlaza con la carretera E-6 que va desde Oslo hasta casi el Cabo Norte. Despacio fuimos avanzando, pegados siempre a ríos y lagos, parando incluso a echarnos una siesta, hasta llegar a Lillehammer (pasando antes por pueblos como Ringebu), donde pudimos observar el trampolín de esquí, pues esta ciudad fue sede de las olimpiadas de invierno de 1994. Después, con el sol bajando ya pasamos Hamar, Gandermoen (donde está el aeropuerto) y Oslo, siempre siguiendo la E-6. Ya que todavía no eran las 21 horas decidimos seguir hasta Moss, donde había un albergue, desde Lom a Moss recorrimos unos 360 kms. Una vez en Moss al final nos buscamos una playa cercana, donde cenamos, y como no hay dos sin tres decidimos hacer otra noche en el coche.

Desde el mirador Dalsnibba

DÍA 13- 30/06/10 PASEO MATUTINO POR MOSS Y VUELO A MADRID

Amanecimos apartados en una playa de Moss con nuestro Peugeot 107, desayunamos, pues había mesas de merendero, y paseamos por la ciudad de Moss, que con diferencia fue la más fea de las que visitamos en Noruega, para luego dejar el coche antes de las 14 horas en Hertz, comer por la zona e ir al aeropuerto en taxi, que nos costó lo mismo que a la ida 135 NOK=18 €, para coger nuestro vuelo de Ryanair con destino a Madrid y que ponía fin a esta aventura nórdica, con la idea de haber disfrutado de unos paisajes y una naturaleza envidiables, así como ciudades y pueblos impolutos y muy cuidados por sus educados habitantes.

Iglesia de Lom y alrededores (día 12)

2 comentarios (+add yours?)

  1. sergiespada
    Mar 25, 2016 @ 13:27:02

    Hola, buenos días. Muy interesante y útil el post sobre el viaje. ¿El budget final del viaje de cuanto es? Gracias

  2. losviajesdehermes
    Mar 25, 2016 @ 21:13:59

    Hola Sergi!! me alegro de que te haya resultado útil y te haya podido dar ideas, pues el cálculo general que me sale son unos 1.100 € por persona en transportes (aviones, coches de alquiler y ferrys), peajes y entradas y alojamiento (en albergues compartidos como puedes ver), además de esto faltaría la comida, como digo fuimos comprando y aprovechando las cocinas de los albergues, pues los precios en Noruega son de los más caros del mundo, así que habría que sumar algo más y tener en cuenta que han pasado más de 5 años desde que lo escribí, por lo que se han podido incrementar!! espero haberte ayudado, un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: