Inicio

JAP-2ª PARTE, DÍAS 13-20

Recorrido días 13-20

DÍA 13- 17/09/12 PASAMOS A LA ISLA DE SHIKOKU DESCUBRIENDO MATSUYAMA

Tuvimos que madrugar bastante para coger el bus 205 (los conocidos 220 ¥=2,12 €) a la estación, donde cogíamos el shinkansen a las 07:20. Para llegar a Matsuyama nos bajamos en Okayama (un poco más de una hora), donde cogíamos el tren Shiokaze, que entra en la isla de Shikoku por el espectacular puente Seto-Ōhashi, para llegar a las 11:14 (en total casi 4 horas de viaje). Hacer constar que todos los trenes tienen su nombre, incluidos los shinkansen (nombre genérico de los trenes bala), donde los llamados Nozomi no entran en el JR Pass (viene toda la información en el folleto que os mandan a casa). Matsuyama es la ciudad principal de Shikoku con una población de medio millón, destacando su castillo (de los mejores del país y no está en obras) y los baños termales (onsen) Dōgo, que son de los más antiguos.

Tranvía histórico (se paga aparte)

Nuestro alojamiento estaba cerca del Dōgo onsen, que queda al otro lado de la ciudad desde la estación JR, por lo que cogimos el pase de un día de los tranvías (la mejor opción para moverse), pues haríamos varios viajes (cuesta 400 ¥=3,94 €; viaje sencillo 150 ¥=1,45 €). Para llegar a la zona del onsen cogimos el 5 hasta la última parada (Dōgo onsen), necesitando ayuda para encontrar el albergue Sen Guesthouse, en concreto un hombre que apenas sabía inglés nos acompañó a una cercana oficina de información e introdujo el problema en japonés, y ya nos indicaron (otro 10 en amabilidad).

Telesilla al castillo

Dejamos las cosas en el albergue (chek-in a partir de las 15 h; recomendable ver el plano para llegar en internet, pero está a no más de 10 minutos andando desde la parada de tranvía) y comiendo un okonomiyaki enorme (especie de tortilla) para los dos por 1020 ¥=9,87 € en un local cercano. Ya en el albergue un americano que estaba en recepción nos dio un mapa y toda la información práctica sobre lo que ver y hacer, otro 10 para él, empezando por el castillo (cerraba a las 17 h), para lo que cogimos el tranvía 5 hasta la parada de NTT (servicio de correos) y andando al camino de subida al castillo, que está sobre una colina en el centro de la ciudad. Para ahorrar algo de tiempo utilizamos el teleférico (i/v por 500 ¥=4,92 €), con opción de elegir entre las cabinas normales o unos telesillas individuales (por los que nos decidimos) sin barras de protección que nunca habíamos visto.

Vista de la torre principal

El castillo cuesta 500 ¥ pero nos salió a 400 ¥=3,94 € con un cupón de descuento que nos dieron en el albergue, y nos encantó. Tiene varias plantas, pudiendo acceder a la parte superior desde la que hay una magnífica vista de toda la zona y nos pudimos vestir de auténticos samuráis con unas armaduras que hay con sus paneles explicativos de cómo hacerlo, una buena experiencia en la que acabamos posando para todo el que pasaba por allí (no muchos se detenían a vestirse) e imaginando cómo podían luchar con semejante peso encima.

Vista general de la ciudad

Bajamos y andamos al sur hasta la parada de Okaido, más cercana al centro, paseando por sus galerías con un helado de máquina expendedora y volviendo al tranvía 5 hasta Dōgo onsen. Desde allí pasamos por el baño público de pies que hay (una fuente con el agua a 40ºC), la galería comercial (con mucha gente paseando en una especie de albornoz –llamado yukata– y su cesta con toallita y gel para ir o venir del onsen), el propio edificio Dōgo y comenzamos la ruta hacia el este que nos recomendó el americano y que fue todo un acierto.

En primer plano

De guerrero samurai

De guerrero samurai

Subimos por la calle que hay detrás de los baños hasta unas enormes escaleras que llevan al santuario de Isaniwa (gratuito), desde el que había otra gran vista, siguiendo por una carretera en la que dejamos unas pistas de tenis a la derecha, pasamos por un bosque de bambú y visitamos el Mandala tou, una zona con todo tipo de budas (algunos que no habíamos visto como uno esquelético) y sin apenas gente hasta llegar al templo Ishite-ji (gratuito), que está dentro de la ruta de los 88 templos sagrados de Shikoku, por lo que tenía un aire especial con sus templos secundarios o la pagoda de tres pisos entre otros. En total andaríamos unos 4 ó 5 km tardando hora y media aproximadamente. Compramos cena y desayuno con la idea de comer e ir a relajarnos al onsen que cierra a las 23 h (últimas admisiones a las 22:30), aunque en el albergue nos recomendaron no ir al agua caliente con el estómago lleno, así que les hicimos caso y primero al onsen.

Edificio del Dogo onsen

El baño básico nos costó (con descuento del 20%) 300 ¥=2,95 €, existiendo otras modalidades donde puedes ir a una zona de relajación a tomar un té, e incluso otra con otro baño aparte más la zona de relajación, que lógicamente van aumentando el precio, os informarán de todo en el propio onsen o en cualquier oficina de turismo de la ciudad. Lo cierto es que no tiene baño exterior por lo que apenas pudimos aguantar más de media hora (que es el tiempo que suelen ir ellos), pero claro, como para nosotros era algo nuevo pensábamos que nos podíamos tirar allí un par de horas, así que podemos decir que nos gustó más el onsen de Nikkō, pero este nos dejó igualmente relajados.

Detalle del templo Ishite-ji

Ya de vuelta cenamos y tras alguna charla animada con los propietarios a descansar. El Sen Guesthouse es un sitio recomendable, pues estuvimos en una habitación de 6 personas con camas de futones de estilo japonés, cocina completa, baños y duchas comunes, wifi, supermercado cerca y posibilidad de dejar el equipaje para el día de llegada o salida, costando a través de hostelworld 2965 ¥=28,72 € la cama una noche. Hacer constar que al igual que en todos los alojamientos donde estuvimos había que descalzarse, pudiendo coger alguna de las zapatillas de andar por casa que suelen tener en el acceso. La verdad es que fue una buena decisión visitar Matsuyama, de la que nos llevamos una gran imagen, con la sensación de haber aprovechado el día al máximo.

DÍA 14- 18/09/12 VISITA A MIYAJIMA

Abandonamos Matsuyama a primera hora cogiendo el tren Shiokaze a Okayama un minuto antes de su salida (tarda 2 h 50`), después de llegar a la estación JR con el tranvía 5 (150 ¥=1,45 €).

Curioso tren en Matsuyama

Curioso tren en Matsuyama

El Dr.Yellow

El Dr.Yellow

En Okayama tuvimos la suerte de ver un shikansen amarillo que circula excepcionalmente y es conocido como el doctor yellow (según nos informó nuestro amigo Kenta vía Facebook), cogiendo luego el que teníamos reservado, llamado Sakura, hasta la estación de Hiroshima (unos 40`) donde comimos antes de las 13 h (680 ¥=6,58 € por un plato con arroz, sopa y pescado bastante bueno). Hay que saber que Matsuyama queda casi enfrente de Hiroshima y hay ferrys rápidos que tardan hora y cuarto (6300 ¥=61 €) pero había que pagarlo, así que a exprimir nuestro JR Pass. Todavía nos quedaba un tren de cercanías de la línea JR Sanyō hasta Miyajima-guchi (casi media hora), pequeño pueblo donde teníamos el albergue y punto de partida de los ferrys a la isla de Miyajima.

Torii de entrada a la isla

Al llegar a Miyajima-guchi buscamos el albergue, que está junto a la terminal de ferrys, dejando el equipaje hasta hacer el chek-in (de 15 a 22 h) y yéndonos a visitar Miyajima. Para ir a la isla hay varias compañías y una de ellas es JR, por lo que es el único ferry que entra en el JR Pass, tardando apenas 10-15`en llegar. La primera imagen desde el barco es la del famoso torii flotante que indica el acceso al santuario de Itsukushima desde el mar, que es una de las imágenes más típicas de Japón.

Si lo dejan, hasta la cocina

El tiempo era excelente y había mucha gente como era de esperar y también ciervos que como en Nara se mezclaban tranquilamente con los visitantes. Paseamos por la zona hasta el torii flotante, que al estar la marea baja podíamos ir andando por la playa. Desde ahí veíamos de frente el santuario de Itsukushima, al que no entramos (son 300 ¥=2,95 €), visitamos los templos de Daigan-ji (gratuito) y Senjō-kaku con su pagoda (son 100 ¥=0,98 €) disfrutando de ellos. Decidimos subir al Monte Misen en teleférico (530 metros de altura) donde hay un mirador y algún templo más.

Santuario Itsukushima

Para ello pasado el parque de bomberos (detrás del santuario Itsukushima) se puede coger un autobús gratuito que te lleva a la estación de subida del teleférico (Momijidani) pasando un parque con el mismo nombre. El teleférico son 1800 ¥=17,71 € i/v y 1000 ¥=9,84 € sólo un trayecto, y el último viaje es a las 17:30, por lo que al ser ya más de las 16 h cogimos la ida y bajaríamos andando (que es una ruta de hora y media más o menos). Primero se sube en una cabina que no caben más de 4 personas hasta la estación intermedia de Kayadani, donde se coge otro más grande y desde el que hay una buena panorámica, hasta llegar a la terminal de Shishiiwa. Desde aquí a la cima hay que andar un poco, pero junto a la estación hay un mirador que permite ver toda la bahía y la ciudad de Hiroshima y donde no nos importó pasar un buen rato.

Vista desde el mirador de Shishiiwa

Luego subimos al templo Reikado, a medio camino de la cima, y como estaba anocheciendo y las vistas desde la cima no serían muy diferentes de las de la terminal del teleférico, bajamos por el camino más corto que va al parque Momijidani (hay varias rutas, una de ellas pasa por el templo Daishō-in, aunque no teníamos tiempo) tardando más de una hora en cubrir los casi 2 km, teniendo cuidado pues apenas veíamos y con los sustos que nos dio una culebra y un ciervo. Fue una aventura pero es mejor organizarlo bien y que no se haga de noche si vais andando y sin el material adecuado. Hicimos alguna foto nocturna del torii y cogimos el ferry de vuelta (hay hasta pasadas las 23 h), comprando la cena y desayuno en Miyajima-guchi. El albergue Backpackers Miyajima cuenta con wifi y ordenador para uso común, baños y duchas, cocina más bien básica y las habitaciones de la 2ª planta están todas unidas con sus pasillos pero sin puertas, salvo una que es sólo de mujeres. En nuestro pasillo había 8 camas en 4 literas, lo reservamos en hostelbookers y costó 2400 ¥=23,67 € cada cama por una noche. Además los propietarios son encantadores. Pues ya cansados por la caminata pero contentos con la aventura cenamos y nos aseamos, con el ordenador un rato, alguna charla con otros huéspedes y a descansar.

Vista nocturna

DÍA 15- 19/09/12 HIROSHIMA Y SU PASADO

Hiroshima es trágicamente conocida por la bomba atómica que la arrasó el 6 de Agosto de 1945, y como es natural la mayoría de visitas tienen relación con ello mereciendo la pena acercarse para aprender como ellos lo han hecho, siendo hoy en día una vibrante ciudad de algo más de un millón de habitantes que está impecable. Nos quedamos dormidos y nos levantamos tarde, saliendo hacia el centro de la ciudad casi a las 12 y debido a una avería en un tren el servicio estaba cortado, dándonos JR un billete para el tranvía (mapa de rutas), cuya línea 2 llega a Miyajima-guchi (nos hubiera costado 270 ¥=2,66 € y tardó 50`) entrando en Hiroshima por el suroeste y bajándonos directamente en la parada de Genbaku Dōme-mae (de haber ido en tren, tendríamos que haber cogido un tranvía desde la estación JR, que está al noreste, hasta esta parada. La tarifa urbana es de 150 ¥=1,45 €).

Ruinas del Genbaku

El Genbaku Dōme fue la cúpula del salón de Promoción Industrial y una de las pocas cosas de la que quedó algo en pie tras la bomba, se declaró Patrimonio de la Humanidad en 1996 y también se conoce por A-bomb dome. Pasear por la zona con los paneles explicativos que hay (también en inglés) y poniéndose en situación impresiona. De allí cruzamos el río para entrar al parque Conmemorativo de la Paz, un recinto cuidado al milímetro y con papeleras (y es que en otras partes de Japón es difícil encontrar papeleras y encima el suelo está limpio),

Monumento a los niños

donde se van viendo muchos pequeños monumentos a los niños (hay varias urnas con miles de grullas de papel), a los trabajadores de una empresa o a los muertos coreanos por ejemplo. Alineada con las ruinas de la cúpula está la Llama de la Paz (se apagará si alguna vez no hay armas nucleares en el mundo) y el Cenotafio (que incluye los nombres de las víctimas conocidas). Pasamos junto a los dos museos que hay y que visitaríamos por la tarde. Salimos del parque por el sur buscando un sitio para comer, y nos costó encontrar alguno, dando con uno cuya especialidad eran fideos con carne y huevo, pasando el puente Heiwa-ohashi por las calles de la derecha.

Cenotafio y Llama de la Paz

Fue una de las mejores comidas, costando el bol pequeño (me quedé con ganas del mediano) 480 ¥=4,70 € pudiendo elegir el picante en una escala del 0 al 3. Para comer y como luego descubriríamos es mejor la zona de la galería comercial de Hon-dōri, al este del Genbaku. Después fuimos directamente a visitar el Museo Conmemorativo de la Paz (llamado también de la bomba) que cerraba a las 18 h, costando de forma simbólica 50 ¥=0,49 €, por lo que cogimos una audioguía en español por 300 ¥=2,95 €. El museo cuenta todo lo sucedido con fotos, maquetas, dibujos de supervivientes, exposición de objetos deformados como botellas, uniformes de personas e incluso malformaciones en uñas o la sombra de lo que fue una persona sentada justo en el lugar donde cayó la bomba, desde luego pone los pelos de punta y es sobrecogedor, pero pasó y es importante que esté ahí para que no olvidemos las consecuencias de las armas nucleares.

Maqueta del antes……

y el después de la bomba

y el después de la bomba

Luego fuimos al Salón Nacional en memoria de las Víctimas de la Bomba Atómica, que es gratuito y cierra también a las 18 h, donde destacan los testimonios y relatos de supervivientes (se pueden ver en español) además de recordar a víctimas cuyos nombres se conocían. Tras estas impactantes visitas y con la idea de fotografiar la cúpula iluminada, hicimos tiempo paseando por la animada galería comercial Hon-dōri, viendo que allí las opciones de comer hubieran sido muy numerosas (aunque los fideos con huevo merecieron la pena), aprovechando para cenar en un McDonald`s por 640 ¥=6,29 € el menú. Ya de noche hicimos unas fotos muy buenas de las ruinas iluminadas que contrastaban con lo que el lugar simboliza, regresando a la estación JR (donde reservamos los trenes del día siguiente) con el tranvía 2 (150 ¥=1,45 €), y al albergue en Miyajima-guchi con el cercanías de la línea JR Sanyō reflexionando sobre lo que habíamos visto y preguntándonos si alguna vez podrán apagar la Llama de la Paz.

Las ruinas iluminadas

DÍA 16- 20/09/12 KANAZAWA Y SU JARDÍN KENROKU-EN

Como el trayecto en tren era largo salimos pronto, aunque por desgracia a mitad de camino a Hiroshima en el cercanías me di cuenta que me había dejado el móvil en el albergue, por lo tuve que volver otra vez (el propietario no se lo creía) y por supuesto estaba allí, pues el nivel de delincuencia es muy bajo en Japón. Con todo perdimos el tren, así que en la estación de Hiroshima volvimos a reservar para los siguientes con nuestros JR Pass.

Loop Bus de Kanazawa

Cogimos el shinkansen hasta Shin-Osaka, donde llegamos a las 12:21 (1 h 40`de viaje desde Hiroshima), tras pasar Okayama, Himeji y Kobe. Allí compramos unas bandejas de comida ya preparada por 1200 ¥=11,81 € para los dos, que nos comimos en el tren a Kanazawa, un Thunderbird que tardaría algo más de dos horas y media. Con el retraso llegamos algo tarde, consiguiendo un mapa en la oficina de turismo de la estación donde nos indicaron cómo llegar al albergue, que apenas está a 5 minutos desde la estación JR. Dejamos las cosas en nuestra habitación del Guesthouse Namaste y sin perder tiempo fuimos al punto fuerte de la ciudad, los jardines Kenroku-es. Para ello cogimos el Loop Bus de Kanazawa, que es una línea que une todos los puntos de interés de la ciudad, en la parada 1, junto a la estación JR (cuesta 200 ¥=1,97 €; si pasáis más tiempo puede interesar el pase de un día por 500 ¥=4,92 €) bajando en la 9, entre el castillo (300 ¥=2,95 € hasta las 16:30, no pasamos) y los jardines que también cuestan 300 ¥=2,95 € y abren hasta las 18 h. y están calificados como uno de los tres mejores de Japón.

Junto al castillo

Están impecables y pese a una lluvia muy débil que caía disfrutamos de la visita, que es muy recomendable, perdiéndonos por todos sus rincones. Después nos dirigimos andando al distrito de Higashi Chaya-gai famoso por las geishas, que queda al norte de la zona del castillo y los jardines (que están en el centro), en un cuarto de hora estábamos ya paseando por el barrio, iluminado pues había anochecido, pudiendo ver algunas geishas llegar e irse en taxi. De allí fuimos andando hasta el alojamiento (junto a la estación al noroeste del centro) en otro cuarto de hora, pasando por el mercado de Ōmichō, ya cerrado.

En los jardines Kenroku-en

En los jardines Kenroku-en

De haber tenido más tiempo hubiéramos visto el distrito de los samuráis (Nagamachi, al oeste del castillo) donde se puede visitar alguna casa de la época. El Guesthouse Namaste lo reservamos en hostelworld pagando 5960 ¥=57,70 € por una habitación doble, con el baño y las duchas compartidas con secador, wifi, cocina completa común y bien situado cerca de la estación. Allí cenamos de lo comprado en un supermercado mientras charlábamos con el propietario y unos amigos suyos que hablaban inglés, acostándonos luego pues volvíamos a madrugar al día siguiente.

Otra vista del jardín

DÍA 17- 21/09/12 ACERCÁNDONOS A LOS ALPES JAPONESES EN TAKAYAMA

Madrugamos de lo lindo para coger el tren hasta Toyama, rodeando las montañas hacia el este, y de ahí a Takayama con el tren Hida que salía a las 8 de la mañana llegando en hora y media (más los 40`del primer trayecto). Nuestra idea era pasar 2 días y hacer una excursión a Shirakawa-gō, un precioso pueblo que queda en el medio entre Kanazawa y Takayama en bus y del que hablaremos al día siguiente. El viaje del tren Hida fue mejorando conforme nos acercábamos a Takayama, paralelo a ríos y entre montañas.

Takayama desde la zona de los templos

El centro de esta pequeña población de 95.000 habitantes está muy recogido y se puede ir andando a todos lados, destacando una zona de templos, una serie de calles con tintes tradicionales y una aldea (llamada Hida no Sato) que recrea las construcciones típicas de Hida a modo de un pequeño parque temático (no fuimos pues en Shirakawa-gō veríamos estas construcciones en su entorno). Primero dejamos las cosas en el templo Zenkō-ji (check-in de 15 a 19 h.), donde se aceptan huéspedes y al que se tarda no más de 10 minutos desde la estación JR (donde hay oficina de turismo con mapas en español).

Había muchos de estos

Ya sin equipaje recorrimos la calle principal del pueblo hasta la zona de templos de Higashiyama, al este del centro, perdiéndonos entre una hilera de templos y santuarios donde no se sabe cuando sales de uno y entras en otro, visitando también el tempo Betsuin (todos gratuitos) ya más hacia el centro. Durante el recorrido por la calle principal (Kokubun-ji) nos fuimos fijando en los restaurantes y carnicerías-restaurante que anunciaban la carne de Hida, que como ya dijimos era más barata que Kobe y de una calidad parecida. Elegimos el Maruaki, situado en la mencionada calle Kokubun-ji a la altura del templo Hida Kokubun-ji (al que no entramos pero el recinto y su pagoda se ven desde fuera; la entrada es de 300 ¥=2,95 €), y fue todo un acierto.

Carne de Hida

El menú consistía en unos cubos de carne de Hida (que nosotros mismos nos haríamos en la parrilla que la mesa tenía incorporada) y muchos acompañantes (verduras, un par de cosas que no sabíamos lo que era y por supuesto arroz), con el agua incluida y el postre (cosa que veíamos por primera vez) a un precio razonable de 2880 ¥=28,42 € cada uno, y desde luego es la mejor carne que hemos comida nunca, se deshacía en la boca, no sabemos cómo será la de Kobe pero con la de Hida acabamos encantados.

Típica calle de Takayama

Por la tarde hicimos el check-in (y con gran amabilidad nos enseñaron el templo) y nos fuimos a pasear por las calles tradicionales del distrito de Sanmachi, muy animadas, llenas de tiendas y que se recorren en poco tiempo. Hay varias casas de mercaderes que se pueden visitar (suelen costar 500 ¥=4,92 €) aunque sólo las vimos por fuera. Tras comprar cena y comida para el día siguiente en un supermercado fuimos a asearnos al alojamiento y a disfrutarlo, pues tiene una visita. Conocimos el templo Zenkō-ji gracias, una vez más, a Somosnómadasreservándolo a través de la propia página del templo.

Templo-albergue Zenko-ji

Habitación del templo

Habitación del templo

Cuenta con un pequeño pero acogedor salón, que queda enfrente de la sala con el altar del templo, una cocina muy amplia y equipada, baños y duchas a compartir, tiene wifi en algunas zonas del templo y varias habitaciones rodeando un bonito jardín. La nuestra estaba al final de un pasillo y era de estilo japonés, con futones en el suelo y puertas típicas corredizas que no tienen cerradura, con adornos propios de un templo budista, pudiendo incluso escuchar el agua correr por el jardín, cosas todas que lo hacen muy recomendable. Nos costó 6000 ¥=59,04 € una noche la doble. Por último cenamos, un rato en la zona común y a dormir en una calma total como angelitos.

DÍA 18- 22/09/12 DESCUBRIENDO LA ARQUITECTURA GASSHŌ-ZUKURI EN SHIRAKAWA-GŌ

Amaneció un día soleado y que era perfecto para la visita al característico pueblo de Shirakawa-gō con su zona de Ogi-machi (donde viven unas 600 personas), que es Patrimonio de la Humanidad y el mejor ejemplo de arquitectura Gasshō-Zukuri, que significa manos en oración, y que consiste en unos gruesos y verticales tejados de paja que evitan una excesiva acumulación de nieve en invierno.

Puente colgante que da acceso a Shirakawa-go

Así que tras desayunar y acudir a las 09:30 junto a un inglés a la oración matutina, nos dirigimos a la estación de autobuses, junto a la de tren, para coger el bus de la empresa Nohia Shirakawa-gō, y que ida y vuelta cuesta un ojo de la cara, 4300 ¥=42,31 € para un trayecto de menos de 1 hora. Os cuento las otras opciones, en primer lugar si se viene en bus desde Kanazawa, se visita y luego a Takayama en otro bus cuesta casi lo mismo y habrá que dejar el equipaje en taquillas, aunque se dará menos vuelta que con el tren, sin embargo y para mi sorpresa si se hace ida y vuelta desde Kanazawa cuesta bastante menos (3200 ¥=31,49 €) y la distancia es mayor, pero con sólo 3 buses al día.

Arquitectura típica de la zona

Arquitectura típica de la zona

Si nos hubiéramos dado cuenta antes hubiéramos hecho dos noches en Kanazawa (una la ciudad y otra la excursión a Shirakawa-gō, pues aunque haya pocos buses da tiempo a visitarla) y una en Takayama (suficiente para ver la ciudad) viajando de una a otra en tren igualmente con el JR Pass, aunque de más vuelta. Lo cierto es que salimos a las 10:50 y a las 11:40 más o menos llegamos pasando por valles, túneles y puentes que no dejan indiferente. Con pasar unas 4 ó 5 horas se puede ver la aldea, cuya visita comienza cruzando un puente colgante desde la estación de bus.

Vista desde el mirador

El lugar no es muy grande, recorriéndose con comodidad entre mucha gente, estanques con enormes carpas, campos de arroz y las cabañas con sus tejados de paja, algunas de dimensiones considerables, otras tienen tiendas y también las hay que se pueden visitar por unos 300 ¥=2,95 €.

Recogiendo el arroz

Lo que si que es imprescindible es acercarse al mirador (que en los mapas en español que se pueden conseguir viene marcado), pues ofrece una magnífica vista que con el buen día que hacía se potenciaba aún más (tardamos en llegar una media hora a paso normal, comiendo allí nuestras bandejas de arroz y pollo compradas el día anterior y que frías también estaban buenas). Además se puede ver un templo (Myozen-ji) y un santuario (Hachiman) gratuitos y con sus tejados de paja para no desentonar con la zona.

Foto reflejo

En definitiva fue una excursión que mereció la pena y que disfrutamos plenamente, conscientes de lo poco que nos quedaba ya de viaje. Cogimos el autobús de vuelta a las 16 horas (hay que tener cuidado, pues algunos buses como el último, que es a las 17:20 necesitan reservarse en la estación de Takayama, aunque sea un poco antes del viaje de ida, y lo mismo desde Kanazawa. En las estaciones de buses respectivas tendréis la información). Una vez en Takayama compramos provisiones y tras dejarlas en el templo-albergue paseamos de nuevo por el centro, que no estaba lo iluminado y animado que esperábamos,

Con pimientos en primer plano

así que nos fuimos a unos baños de pies (con el agua a 40ºC, pues pertenecen a sus onsen) que están en la calle, ambos en la calle del albergue, uno a la altura del cruce con la calle que va a la estación y el otro en el Takayama Green Hotel una vez pasado el puente de las vías del tren. En este hotel hay un onsen bastante completo, pero ya el presupuesto estaba apurado y contado para el último día. Después de remojarnos los pies fuimos ya al alojamiento Zenkō-ji donde cenamos nuestros fideos deshidratados y baratos para acabar relajándonos en la tranquilidad del templo tras un día intenso y bien aprovechado.

Jardín del templo Zenko-ji

DÍA 19- 23/09/12 NUESTRO ÚLTIMO PASEO POR JAPÓN……Y ESTO SE ACABÓ

Salimos después de desayunar y despedirnos de nuestros anfitriones en el tren Hida de las 09:37 a Nagoya (llegando a las 12:02) y que tiene un recorrido muy bonito entre las montañas, túneles o pequeños pueblos, además ese día llovía bastante, pero ya era hora, como para quejarnos con el tiempo que tuvimos en general.

Vista desde el tren Hida

En Nagoya estuvimos apenas 20 minutos (que aprovechamos para comprar unas bandejas de comida preparada por 900 ¥=8,86 € cada una) hasta coger el shinkansen Hikari a Shinagawa (que como sabréis está ya en Tokio), comiendo a bordo y llegando pasadas las 14 h, sin ver el monte Fuji en esta ocasión debido a la lluvia. Lo primero allí fue dejar el equipaje en las taquillas, y nos costó pues al ser domingo están a tope y tuvimos que esperar a que quedaran libres. Al final nos apañamos con una de 400 ¥=3,94 € (mediana) y otra de 300 ¥=2,95 € (pequeña) que sólo se pueden pagar con monedas de 100 ¥. Por la tarde nos dedicamos a pasear por la zona del cruce de Shibuya con todos sus comercios y su gentío (llegamos allí con la línea JR Yamanote) y nos acercamos a la zona de Roppongi (que en los días de Tokio no visitamos), buscando un onsen que aparecía en la guía del 2008 y que al parecer ya no estaba, pero aprovechamos para ver un poco del famoso complejo de Roppongi Hills y de la zona en general que es la mejor deTokio para ir de marcha, aunque con la lluvia tampoco había un gran ambiente.

Desde el mirador de Tokio

Para llegar (y volver) cogimos la línea de metro Hibiya de Ebisu (estación JR de la Yamanote line y H-02 de la mencionada línea de metro) a Roppongi (H-04 y E-23 de la línea Ōedo) pagando 160 ¥=1,57 € cada uno y repitiéndolo a la vuelta para ir a Shinjuku con la Yamanote line desde Ebisu. Nuestra acertada idea era subir al mirador gratuito del edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio (donde ya estuvimos) para ver la ciudad iluminada, que sin duda merece la pena y lo recomendamos. Tras esto volvimos a Shinagawa con el tren, mostrando por última vez nuestros preciados pases JR, cogiendo el equipaje, y al ser algo tarde y estar los sitios de la estación cerrados pillamos un menú del McDonald`s (lo único que estaba abierto) por 590 ¥=5,81 €.

Otra vista desde el Gobierno Metropolitano de Tokio

A las 23:30 pasadas cogimos en Shinagawa la Keikyu line (ya la utilizamos el primer día) por 400 ¥=3,94 € cada uno ya que no es de JR, para ir al aeropuerto de Haneda pues nuestro vuelo de British Airways a Londres salía a las 6 de la mañana del día 24 y coger un albergue hubiera sido una tontería y un gasto innecesario. Facturamos a las 4, el vuelo salió puntual y después de una escala de 3 horas en Londres a Madrid donde llegamos hechos polvo pasadas las 14 h del mismo día 24. Como comentario final sólo podemos deciros que el que decida viajar a Japón no se arrepentirá, nosotros regresamos encantados y maravillados y si alguna vez se dan las circunstancias para volver a mi no me importaría en absoluto, quién sabe…… ¡hasta el próximo relato! .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: