Inicio

HONG KONG

PORTADA hk

Esta fue la primera escala de un viaje de un mes a Nueva Zelanda y que también podéis ver entre los diarios de viaje, quedándome allí 3 días enteros (sin contar vuelos) para visitar esta urbe que supera los 7 millones de habitantes. Por decirlo de otra forma se trataba de buscar la manera de hacer más ameno el viaje a las antípodas con una visita a la ida (que fue Hong Kong) y otra a la vuelta (que sería Sydney, Australia), para lo que encontré un vuelo multidestino a buen precio, esto es la ida desde Madrid a Hong Kong (con breve escala en Doha, Qatar) y vuelta de Kuala lumpur (Malasia) a Madrid parando también en Qatar, todo con Qatar Airways y por 626,42 €. Para completar el viaje hasta y desde Nueva Zelanda compré varios vuelos más de diferentes compañías que explico en el respectivo diario de viaje. Hong Kong es una ciudad de mezclas donde se puede pasar rápido de un templo chino escondido entre edificios y saturado de incienso a una avenida atestada de gente y centros comerciales, de la tradición a la modernidad, donde se dan cita la cultura china y la occidental (fueron muchos los años que estuvo bajo soberanía británica).

Principales puntos de Hong Kong

Principales puntos de Hong Kong (se puede agrandar)

Este territorio está situado en una pequeña península y cuenta con varias islas cercanas, pertenece a China desde 1997 pero como región administrativa especial que cuenta, entre otros, con su propia moneda o fronteras, de hecho para China hace falta visado pero no para Hong Kong si la visita no excede de 90 días (con pasaporte español). En cuanto a la comida predomina la china aunque al tratarse de una ciudad internacional se puede encontrar de todo, los alojamientos (estuve en dos) los reservé con antelación en Hostelbookers y Booking y los detallaré en su momento, el clima es subtropical (estuve en marzo y aunque estuvo nublado la temperatura fue agradable) y moverse por la ciudad no supuso problema alguno gracias al metro sobre todo, aunque también probé sus clásicos tranvías de dos plantas.

Dólares de Hong Kong

Dólares de Hong Kong

No suele haber problemas de seguridad (sólo el sentido común) en Hong Kong y tampoco hay vacunas obligatorias, pese a todo contraté (a este viaje iba solo) un seguro de viaje que cubría los posibles gastos médicos por 58,24 € para todo el mes (de seguros AXA). Como es lógico dado su pasado británico el inglés se usa habitualmente y su moneda es el dólar de Hong Kong (siglas HKD, en el momento del viaje estaba a 1 €=10,94 HKD), sin embargo aquí actualizaré los precios al cambio de julio del 2015 de 1 €=8,56 HKD de la web xe.com, así que como veis ha cambiado bastante en poco más de un año. Termino esta introducción comentando que tres días, a mi juicio, fueron más que suficientes para ver lo mejor de Hong Kong y que si bien parece una ciudad con un ritmo frenético y donde todo va muy rápido (como cualquiera occidental) tiene mucho que ofrecer e incluso es posible encontrar rincones de tranquilidad y gente amable a la que preguntar. Sin más preámbulo ya os invito a descubrirlo en unos pocos pero intensos días.

DÍA 1- DE VUELTA AL AEROPUERTO

Inicié este viaje desde el aeropuerto de Barajas con destino a Doha (enlace del aeropuerto), la capital de Qatar, como escala hacia Hong Kong, como ya he comentado la compañía Qatar Airways es sin duda de las mejores con las que he volado, tanto la atención como la comodidad y las opciones de entretenimiento (con tu propia pantalla con películas, música…) son excelentes. El aeropuerto también es cómodo, fácil situarse y tiene wifi gratuito, lo que me vino genial para las 7 horas de espera que tenía por delante.

DÍA 2- OTRO VUELO MÁS Y MI PRIMER PASEO POR HONG KONG

El segundo vuelo despegó de Doha a la 1.55 de la mañana llegando a la ciudad asiática pasadas las dos de la tarde (fueron 7 horas de vuelo más las del cambio horario). Pese al cansancio que produce pasar la noche en el avión, por muy bien que esté la clase turista, tuve que sobreponerme y empezar a andar, lo primero que hice fue cambiar euros en el propio aeropuerto internacional de Hong Kong a 1 €=9,70 HKD y lo segundo ver cuál era la mejor forma de llegar al centro, siendo la más directa la línea de metro Airport Express que llega hasta la estación central (enlace del mapa del metro), para ello adquirí una “Octopus Card” (enlace en inglés) por 220 HKD=25,72 € de los que 50 HKD=5,84 € eran reembolsables y el resto saldo para ir pagando el metro que se puede recargar en cualquier estación, además por usar la tarjeta hay descuentos tanto en transporte como en otras áreas (algunos restaurantes por ejemplo).

Tarifas del metro

Tarifas del metro

Teniendo en cuenta que el billete del aeropuerto al centro costaba 100 HKD=11,67 € y la tarjeta incluía un trayecto (no valía para la vuelta) me salía rentable. Tras dar estos pasos me dirigí al centro por fin, saliendo de la isla de Lantau (donde está el aeropuerto), recorriendo parte de la península donde está la ciudad (al sur, hasta aquí el metro iba en superficie) y llegando a la estación Central que se ubica en la isla de Hong Kong que es donde están los edificios más altos. Para llegar a la zona del albergue enlacé con la línea Island hasta la estación de Fortress Hill y seguí las instrucciones que tenía anotadas dando en poco tiempo con el “Yesinn @Fortress Hill” en el número 294 de King`s Road, próximo a la parada de metro. Este alojamiento lo había reservado previamente en Hostelbookers y fue suficiente aunque un poco justo, la habitación era de 9 con el baño compartido, wifi y una sala común con nevera, agua y microondas, todo ello en la 5ª planta del edificio, definitivamente un sitio muy de mochileros que me costó 13,97 € la noche (pagué en internet una pequeña parte en € y al llegar el resto de las 3 noches en HKD). Como todavía era pronto y pese al cansancio de los aviones lo mejor fue dar un paseo hasta el cercano parque Victoria y la zona de Causeway Bay, conocida por ser una zona de compras de la ciudad (por lo tanto estaba muy animada y llena de gente), visitando a la vuelta el pequeño y gratuito templo chino de Tin Hau y cenando algo en un restaurante de la cadena “Yoshinoya” (que ya conocía de mi viaje a Japón) por 31 HKD=3,51 € antes de caer rendido en la cama.

DÍA 3- LO MEJOR DE HONG KONG: 1ª PARTE

Me levanté recuperado y con la sensación de estar como nuevo, desayuné y charlé un rato con los compañeros/as de habitación (la mayoría ingleses) y me puse en marcha. Empezaría la jornada en los barrios de la ciudad que están en la isla de Hong Kong (al norte que es la parte urbanizada) yendo en metro desde Fortress Hill a la parada de Sheung Wan (última de la línea Island, pagué con el saldo de la Octopus card). Era sábado, estaba nublado y el día era un poco desapacible, factores que quizás influyeron para que no hubiera mucha gente, paseé por la zona viendo en primer lugar el bonito edificio colonial de principios del siglo pasado del Western Market y de allí al mercado de antigüedades de Cat Street que por desgracia no estaba montado.

Típicos tranvías de dos plantas

Típicos tranvías de dos plantas

En Hollywood Road visité el templo chino de Man Mo (gratis), uno de los más antiguos de la ciudad y que me gustó especialmente, escondido entre altos edificios como estaba e inundado por completo de incienso, lo que le daba un toque muy oriental, deteniéndome a observar a los fieles que por allí pasaban. La siguiente parada fue el curioso mercado húmedo de Graham Street, llamado así porque el pescado lo mantienen vivo en recipientes de toda clase, ya en el barrio de Soho al igual que la escalera mecánica más larga del mundo que cruza por completo esta zona que se va empinando hacia el Victoria Peak con sus 552 metros de altitud, comentando que la escalera mecánica es sólo para subir, existiendo otra normal al lado para bajar (o subir haciendo deporte claro).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aproveché para tomar algo en uno de los muchos bares y restaurantes que saturan esta zona y que abarcan casi todas las cocinas más conocidas del mundo. En este punto ya me había percatado de los impresionantes andamios de bambú típicos de Hong Kong, creando un contraste enorme entre los modernos edificios en construcción con esos andamios alrededor, que si bien parecen endebles dicen que son de lo más seguro.

Torres del banco de China desde el parque Hong Kong

Torres del banco de China desde el parque H. Kong

Bajé a comer algo ligero y rápido a la estación central y al Hong Kong Park pero en tranvía, que es un medio muy barato y recomendable de ver la ciudad (el billete costaba 2,30 HKD=0,27 €, había que pagarlo exacto y la Octopus Card sólo valía en el metro), todas las líneas que hay discurren al norte de la isla de Hong Kong y son vagones de dos plantas con buenas vistas si se va arriba. En pocas paradas llegué a este parque con un enorme aviario y varios lagos y cascadas artificiales, que supone un verdadero oasis entre tanto hormigón y cemento, haciéndome algunas fotos con edificios altos como la torre del Banco de China al fondo. En uno de los extremos del parque está el funicular para subir al Peak, pero con lo nublado del día decidí volver en tranvía a la estación central y de allí andando al muelle de los famosos ferries Star para cruzar el Victoria Harbour (puerto).

Posando en el parque de H. Kong

Posando en el parque de H. Kong

Aunque se puede pasar a la península en metro (va por el fondo del mar) hacerlo en el ferry es muy recomendable por las vistas del “skyline” de la parte de la ciudad de la isla, que como ya dije es donde están los edificios más altos, apenas duró 5 minutos en llegar al paseo marítimo de Tsim Sha Tsui y me costó 3,40 HKD=0,41 € por ser fin de semana, en días laborables costaba 2,50 KHD=0,30 €. Ya en la península me recorrí el paseo de lado a lado disfrutando de las impresionantes vistas del centro financiero, pues pese a empezar a llover y las nubes la imagen tenía su encanto, además el ambiente de esta zona es muy animado pasando por la Avenida de las Estrellas, al estilo de Hollywood, si bien sólo conocía a Bruce Lee y Jackie Chan.

Delante del Hotel Península

Delante del Hotel Península

Como el viento arreció me fui un poco al interior pasando por el Hotel Península, considerado como uno de los mejores del mundo, cosa de la que doy fe viendo su exterior y di un paseo por el parque Kowloon (que además era el nombre del barrio) antes de coger el metro en la parada de Tsim Sha Tsui hasta Central (línea Tsuen Wan, pagado con la Octopus Card). Allí cené en un local chino repleto de filipinos (por 40 HKD=4,68 €), que según parece son la mano de obra habitual del sector servicios, recargé 100 HKD=11,67 € en la Octopus Card y me dirigí a Fortress Hill en metro para llegar a mi albergue. Una vez en el alojamiento coincidí con Laura, una francesa que estaba viviendo y estudiando en Filipinas y que estaba de paso, quedando para el día siguiente en ir juntos a los sitios que nos faltaban por ver a cada uno (y repitiendo otros). Sin duda fue un día muy bien aprovechado donde pude acercarme a esta ciudad que nunca se detiene y que como ya expresé, es una auténtica mezcla de cultura, tradición y modernidad.

DÍA 4- LO MEJOR DE HONG KONG: 2ª PARTE

Salimos relativamente tarde y fuimos en tranvía (recuerdo que 2,30 HKD=0,27 € el billete) hasta la altura de la torre del Banco de China, recorriendo el parque Hong Kong que Laura no había visto todavía y llegando al funicular para subir al Peak.

Funicular al Peak

Funicular al Peak

De nuevo el día estaba muy nublado y no había garantía ninguna de ver algo una vez arriba, pero de todas formas decidimos intentarlo, para ello compramos el ticket sólo del funicular y de ida y vuelta que costaba 40 HKD=4,68 € por persona, era posible comprarlo sólo de ida y bajar andando (28 HKD=3,28 € y una hora y media de bajada) y una entrada conjunta al funicular y el mirador “Skyterrace” por 80 HKD=9,36 € (debido a la niebla desechamos esta idea). El vehículo en sí es bonito y parece antiguo y el camino de subida totalmente empinado, tardando unos pocos minutos en realizarlo y llegar a la terminal superior, donde hay todo un pequeño centro comercial con oficina de correos, opciones para comer y un enorme ventanal desde donde corroboramos que no había, infortunadamente, nada que ver, de hecho según leí las nubes y la niebla eran habituales en marzo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bajamos de nuevo con la intención de comer por el barrio de Soho, dando con un puesto muy barato (noodles con carne de cerdo por 25 HKD=2,92 € cada uno) pero que enseguida nos dimos cuenta de que no lo recordaríamos como el mejor de los sitios de Hong Kong. A continuación fuimos a la terminal de ferries para cruzar al otro lado (3,40 HKD=0,41 € por cabeza al ser domingo), pasear de nuevo por el paseo marítimo de Tsim Sha Tsui con la Avenida de las Estrellas y las vistas nubladas por segundo día consecutivo, recorriendo después la calle Nathan hacia el norte (está llena de tiendas y comercios de todo tipo) hasta llegar a otro punto fuerte que me faltaba por ver, la zona de Temple Street.

Estrella de Jackie Chan

Estrella de Jackie Chan

Zona de los adivinos

Zona de los adivinos

Nos centramos en el interesante y animado mercado nocturno, donde es posible encontrar casi de todo, particularmente lo que más me llamó la atención fue una zona de pequeñas casetas con gente que adivinaba el futuro de todas las maneras imaginables como leyendo la mano o con cartas entre otras, la verdad es que no me animé a probar suerte y me conformé con curiosear por los puestos. Esta vez si acertamos con el sitio donde cenamos, un sencillo puesto de Temple Street donde pedimos unos rollitos y yo un arroz con gambas que estaba muy bueno por 100 HKD=11,67 € los dos, todo entre animadas charlas con el dueño del local y también entre nosotros en inglés claro, pues pese a que había empezado a estudiar francés ese año no me defendía en absoluto. Tras ello volvimos al alojamiento cogiendo uno de los últimos ferries y el tranvía con el sentimiento de que la niebla nos había impedido disfrutar de las mejores vistas de Hong Kong, pero no al menos del vivo y entusiasta ambiente.

DÍA 5- MÁS NIEBLA EN LA ISLA DE LANTAU

Con la idea de conocer el “otro” Hong Kong alejado del núcleo urbano y de evitarme dos traslados largos decidí visitar la isla de Lantau y quedarme allí a dormir ya que es donde está el aeropuerto y me iba al día siguiente, así que me despedí de la gente que estaba por la habitación (la francesa se volvía a Filipinas a mediodía) y al metro a la parada de Central y de allí con la línea Tung Chung a la estación del mismo nombre (pagué con la Octopus Card), ya en la isla de Lantau y próxima al aeropuerto pero sin comunicación con éste (la hay de autobús).

Aspecto de Silvermine Bay

Aspecto de Silvermine Bay

Mi objetivo era subir con el teleférico al gran Buda de Tian Tan y al monasterio de Po Lin, cuya estación inferior está en la de Tung Chung, pero al llegar pude comprobar cómo el teleférico se perdía entre la niebla y era imposible ver el Buda viéndome obligado a cambiar de planes yendo a la zona de Silvermine Bay donde estaba el alojamiento. A esta zona se podía llegar en un ferry directo desde el puerto de Hong Kong y desde luego si no hubiera tenido la intención de subir al Buda lo habría utilizado, pero bueno tuve que dar algo más de vuelta y llegar en el autobús 3-M (que salía cada 30 minutos y costó 10,50 HKD=1,23 €) desde Tung Chung hasta Miu Wo (en Silvermine Bay), zona que queda al este de la isla de Lantau. Pese a lo nublado del día pude apreciar, durante el trayecto de una media hora, algunas pequeñas playas y calas que uno no asociaría a un lugar como Hong Kong. El “Silverview Resort Holidaylo reservé en Booking por 280 HKD=32,73 €, mismo precio la habitación individual que la doble, es fácil de encontrar cuando se llega a la tranquila Mui Wo y el sitio era aceptable pero nada del otro mundo, eso sí baño propio, nevera, TV, un pequeño balcón y el wifi no funcionaba, además la limpieza podía ser mejor.

Estación de bus de Mui Wo

Estación de bus de Mui Wo

El problema de Lantau es que no encontré albergues ni alojamientos de mochilero, pero aún así si sumaba lo que me gastaría en el metro yendo y viniendo más el otro alojamiento me salió rentable. No hay mucho más que contar de este sitio acorde a lo que pude ver, pues el tiempo no animaba a hacer senderismo (hay rutas por la zona) ni a ninguna otra actividad, hacer constar que en el pequeño muelle donde llega el ferry hay restaurantes (incluido un McDonald`s) y que también allí paran los autobuses y había uno directo (el A-35) al aeropuerto que cogería al día siguiente. Dediqué la tarde a escribir, descansar y dar algún paseo por la zona, sin duda fue una pena no tener la ocasión de visitar el Gran Buda y haber disfrutado más de la isla de Lantau, pero estas situaciones pueden ser de lo más normal en un viaje y lo mejor es aceptarlas rápido.

DÍA 6- LARGA JORNADA DE AVIONES HASTA NUEVA ZELANDA

A las 7.30 de la mañana estaba listo, junto a un grupo de canadienses a los que ayudé con sus maletas, para subir al autobús A-35 al aeropuerto, tardando unos 45 minutos y pagando sólo 15 HKD=1,75 €, haciendo constar que no había otro hasta la tarde, por lo que era fundamental cogerlo. Tenía por delante un largo día con dos vuelos y varias horas en Singapur de escala hasta llegar al destino principal de este viaje, las antípodas.

Avión de Tiger Airways

Avión de Tiger Airways

El primer salto fue un vuelo de Tiger Airways a Singapur (me costó 87,31 €), compañía low-cost de la que había oído hablar mal en la televisión pero que siguiendo las indicaciones pertinentes no tuve problema ninguno, después una larga espera en el impoluto aeropuerto de Singapur y otro vuelo de 10 horas a Auckland, la ciudad más grande de Nueva Zelanda, de la compañía Jetstar (este por 310,73 €), pero eso ya es otra historia que os dejo a un “click” de distancia…por si os animáis. De momento, como paso previo, me despedía de una ciudad vibrante e internacional donde, pese a no tener suerte con el tiempo, pude disfrutar de sus contrastes y mezclas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: