Inicio

CRO, BiH Y SLO-2ª PARTE, DIAS 9-17

Recorrido días 9-17

DÍA 9- 08/09/11 VISITA A LA PERLA DEL ADRIÁTICO, DUBROVNIK

Salimos a media mañana (el primer consejo fue que la ciudad vieja se visita mejor por la tarde debido a los cruceros que llegan por la mañana), de todas formas ese día no había ninguno. Para ir al centro cogimos el autobús en una parada cercana, antes y siguiendo otro consejo compramos los billetes en un kiosko a 10 HRK=1,33 €, también se pueden comprar en el bus, pero a 12 HRK=1,60 €. Cogimos el bus nº6 aunque el 4 también te lleva al centro. Andando hubiéramos tardado una media hora y con alguna cuesta. Dubrovnik, la perla del adriático, es Patrimonio de la Humanidad desde 1979 y no es muy grande, tiene menos de 50.000 habitantes. En su historia, su época dorada como centro comercial del adriático (como República de Ragusa) contrasta con los duros bombardeos que sufrió en 1991, tras declarar Croacia su independencia y ser atacada por Serbia. Afortunadamente ya no quedan apenas secuelas de aquello.

Puerta Pile, acceso del casco histórico

El bus te deja enfrente de la puerta Pile, punto principal de acceso al casco antiguo y a su calle principal, Stradun, que recorre todo el casco antiguo y siempre está llena de gente. Nada más cruzar la puerta se ve la fuente grande de Onofrio y a la izquierda están las taquillas y acceso a las murallas.

Calle Stradun

Pagamos por ello 70 HRK=9,30 € cada uno. Las murallas están impecables, arregladas de los impactos de la guerra y las vistas a la ciudad antigua y al mar son perfectas, pudiendo observar los diferentes tonos en los tejados, pues muchos se tuvieron que reconstruir tras los bombardeos. El perímetro es de 1,5 km aproximadamente, y hay otro acceso a ellas en el lado del puerto. Después de esta agradable visita nos perdimos por las callejuelas del centro viendo la catedral, la fuente pequeña de Onofrio o la columna de Orlando entre otros. Esta vez comimos en un restaurante familiar (Konoba) por 188 HRK=25 € los dos probando los cevapcici (un tipo de salchicha), cercano al palacio Sponza. Por la tarde descansamos en el puerto antiguo y una zona habilitada al baño junto a la muralla y el fuerte St. John, nos refrescamos en las fuentes de Onofrio, paseamos por el centro con sus tiendas, heladerías y demás, y vuelta a la muralla para ver el casco histórico al atardecer.

Puerto antiguo

Puerto antiguo

El ticket da derecho a una visita, pero al final nos dejaron pasar. El color de la ciudad al ponerse el sol y en un día claro es digno de ver. Ya sólo nos quedaba volver en el bus al “sobe”, donde cenamos y gestionamos los días siguientes en internet antes de irnos a descansar.

Con la isla de Lokrum al fondo

DÍA 10- 09/09/11 ANULAMOS LA EXCURSIÓN A MONTENEGRO Y NOS QUEDAMOS EN DUBROVNIK

Nuestros planes iniciales, una excursión de ida y vuelta a la bahía de Kotor en Montenegro, los cambiamos al comprobar que el seguro del coche no incluía Montenegro y Bosnia, cuando creíamos que sí, así que ¡comprobadlo!. Barajamos ir en autobús hasta allí, pero duraba tres horas y no había muchos al día y abandonamos. Siguiendo el consejo del casero dimos un paseo por la costa rodeando el barrio de Lapad, bien cuidado, hasta llegar a una cala llamada Copacabana, que aunque nada tiene que ver con su homóloga brasileña (que tengo el gusto de conocer) es una tranquila playa de piedra pequeña y plataformas con el agua transparente, y desde la que se ven los cruceros entrar al puerto. Nadamos y tomamos el sol para regresar a la casa, donde comimos de lo recién comprado.

Vista general desde el monte Srd

Después de la siesta buscamos una visión diferente de Dubrovnik, y que mejor que el impronunciable monte Srd, al que se puede llegar en coche a través del diminuto pueblo de Bosanka (ctra. 8 al sur y desvío a la izquierda, subiendo por cuestas empinadas) y es por lo que optamos. Existe un funicular que lleva a este monte y tiene la salida junto al parking de la puerta norte del casco antiguo, cuesta 87 HRK=11,50 € ida y vuelta.

Rastros del conflicto

En el fuerte que está en la cima hay una interesantísima exposición de la guerra en Croacia, con imágenes de la época, objetos y todo tipo de mapas con la evolución del conflicto, la entrada, 20 HRK=2,65 €. Después dimos una vuelta disfrutando de las vistas al atardecer y esperando a que anocheciera para ver el centro histórico de Dubrovnik iluminado. Como se ve, en ocasiones una imagen vale más que mil palabras. Hacer constar que hay un elegante restaurante en la cima con muy buena pinta y una heladería y tienda de recuerdos en la estación del funicular. Ya para acabar el día regresamos al alojamiento a cenar y relajarnos tras charlar con una pareja italo-polaca que teníamos por vecinos.

Vista nocturna de postal (Monte Srd)

DÍA 11- 10/09/11 DESCUBRIENDO UNA ISLA DE LEYENDA, MLJET

Abandonamos la casa despidiéndonos de nuestros caseros y nos dirigimos a Prapratno, lugar de salida del ferry a Mljet. Para ello vamos por la ctra. 8 hacia el norte dirección a la península de Peljesac, hasta llegar a ella girando a la izquierda a Ston, por la ctra. 414. Atravesamos el pueblo viendo sus impresionantes murallas y un poco después el acceso a Prapratno, que es una calita transparente con unas cuantas casas, un camping y un muelle para los ferrys.

Lago Veli Jezero desde la isla del monasterio

Hasta aquí, unos 48 km. Cogimos el barco a Sobra, ya en la isla de Mljet, a las 10:15 costándonos 200 HRK=26,60 € la ida con el coche. La tranquila y boscosa isla de Mljet no es de las más visitadas, pero bien merece la pena. Según la leyenda Ulises permaneció aquí varios años. La isla tiene forma alargada, siendo la parte oeste parque natural y donde centraríamos nuestra visita. Salimos de Sobra hacia el oeste dirección Polace, cruzamos la bahía y siguiendo la carretera llegamos a la entrada del parque, donde hay aparcamiento de sobra. Del pueblo de Sobra al parque hay cerca de 30 km de carretera para pasear y disfrutar del paisaje.

Monasterio Franciscano de Veli Jezero

El parque natural de Mljet se compone de dos lagos, uno grande (Veli Jezero) y comunicado con el mar, y otro pequeño (Malo Jezero). La entrada cuesta 90 HRK=11,94 € y da derecho al barco que comunica con una isla en el lago grande y al que va del grande al pequeño.

Canal que une los dos lagos

Desde el parking al lago donde se coge el barco hay medio kilómetro. En un rato estábamos en la isla del Veli Jezero donde hay un monasterio benedictino. La isla se rodea andando en unos minutos y da gusto nadar en los alrededores. Hay un pequeño restaurante donde comimos pizza por 124 HRK=16,45 € los dos. Después de un rato fuimos en otro barco al Malo Jezero, donde nos pegamos otro baño y atravesamos el canal que une los dos lagos dejándonos llevar por la corriente. Sin prisas y tras disfrutar un rato largo volvimos andando pegados al lago hasta el coche (1,5 km). Hay posibilidad de alquilar bicis en el parque.

Esperando la salida del ferry

Navegando a Prapatno

Navegando a Prapatno

Recorrimos de nuevo la isla en sentido inverso y llagamos a tiempo de coger el último ferry del día a Prapratno a las 19 horas, viendo la puesta de sol durante la travesía. En cuanto al alojamiento, ese día fuimos sin nada, pues no sabíamos si nos daría tiempo a ver la isla o no, en la isla no abundan los carteles de “sobe” pero algo hay, mientras que las casas que hay junto a la bahía de Prapratno todas alquilan habitaciones. Nos quedamos en la primera que vimos, pues no teníamos ganas de buscar mucho. Se llamaba Radalj, igual que el de Makarska, y nos costó 216 HRK=28,65 € la habitación doble con baño propio y cocina común. No era nada delotro mundo, pero con unas vistas impresionantes a la bahía. Cenamos en el alojamiento y a descansar tras un buen día.

DÍA 12- 11/09/11 ENTRAMOS EN BOSNIA PARA VER MOSTAR

Desayunamos con calma en la terraza con vistas a la playa, y tras despedirnos ponemos rumbo a Mostar pero con planes diferentes al no tener el seguro válido como dije.

En el “sobe” de Prapratno

La solución que encontramos, ya que teníamos el alojamiento, fue ir en coche a Metkovic, que está en la frontera con Bosnia y coger el autobús. Desde Prapratno hasta la frontera teníamos 55 km, el recorrido volver a la ctra. 8 y girar a la izquierda, y seguir por ahí entrando en el valle del río Neretva hasta un cruce con la ctra. 9 en Opuzen siguiendo hasta Metkovic. Allí aparcamos el coche en la estación de bus y esperamos junto con más gente. El primero iba lleno y cogimos el segundo que vino, costando 40 HRK=5,30 € cada uno y 10 HRK=1,33 € por dejar el equipaje en el maletero. Pese a que Mostar está a 35 km el autobús duró casi dos horas y dio una buena vuelta por otros pueblos y por las escarpadas carreteras bosnias. En la frontera subió un policía bosnio a comprobar los pasaportes pero ni nos lo sellaron.

Tristes recuerdos

Nada más entrar en Mostar vimos edificios habitados con balcones medio destrozados y marcas de balas por toda la fachada, quedando claro que el nivel de recuperación bosnio tras la guerra es muy inferior al de Croacia. En la estación llamamos a Deny, nuestro casero, al que ya habíamos avisado, y en pocos minutos un amigo suyo nos recogió en su propio coche, además sabía algo de español, pues en época de guerra estuvo de intercambio en Granada.

Puente viejo de Mostar

Dejamos las cosas en la habitación (luego hablaré del alojamiento) y nos fuimos hambrientos al lugar que nos recomendaron, el restaurante Sadrvan, muy cercano al puente viejo y donde comimos el plato nacional bosnio para dos por 21 € (pagamos en euros). La comida estuvo realmente bien. En cuanto a la moneda bosnia, el convertible Marka (BAM), el cambio era de 1 €=1,96 BAM, como veis fácil de recordar, casi el doble. De cualquier forma el euro es aceptado e incluso las kunas croatas (a regañadientes). Nosotros cambiamos una pequeña cantidad en la oficina de turismo (era domingo y las casas de cambio estaban cerradas) por ver la moneda de allí, pues con euros hubiéramos aguantado. Y ya por fin a pasear por el animado centro con todo tipo de tiendas y restaurantes, visitando el puente viejo (Stari Most) reconstruido en 2004 tras su destrucción durante la guerra, la torre del reloj, la mezcla de templos religiosos (sobre todo mezquitas y algunas iglesias, pero cada uno en “su” parte de la ciudad). Hoy en día da gusto estar por Mostar, ciudad de unos 130.000 habitantes que pese a su rico pasado es tristemente famosa por el asedio que sufrió en la guerra de los Balcanes, y eso queda claro si uno se va por la calle Bulevar hasta la Plaza de España (que recuerda a los soldados españoles que allí estuvieron) y observa las ruinas de las casas entre edificios más recientes, algunos con carteles de “ruina peligrosa”, o el esqueleto de alguna construcción destruida. Tras recorrer esta zona volvimos al centro para verlo al atardecer y de noche, y gana puntos. También bajamos hasta el río Neretva para obtener más fotos y puntos de vista del puente. Finalmente nos volvimos al Hostel Deny, en la calle Celebica, 5, muy cercano al puente viejo. Pudimos conocer a Deny, un chaval joven que lleva el hostal y que cuando tiene gente que se queda unos días se los lleva de excursión en su propio coche y de otros amigos a sitios como las cascadas de Kravice, parecidas a Krka y que de haber tenido coche y más tiempo hubiéramos ido, y es que nos comentó que siempre es mejor con uno que conozca la zona, y no le falta razón. La habitación estaba muy bien, el baño está limpio aunque es compartido, tiene parking y wifi con un ordenador de uso común. El precio todavía mejor, 22 €=43,02 BAM los dos, reservado en hostelbookers. Un sitio altamente recomendable. Ya tocaba dormir, no sin antes charlar con nuestros vecinos que resultaron ser la misma pareja de Dubrovnik y gestionar en internet los próximos días.

Otra bonita vista nocturna

DÍA 13- 12/09/11 VOLVEMOS A CROACIA CON DESTINO A LOS LAGOS DE PLITVICE

A las 09:30 estábamos abajo del hostal, ya desayunados, pues habíamos quedado con Deny que nos llevaría a la estación. Como ejemplo de la implicación de Deny con sus huéspedes, la pareja italiano-polaca que iban a Sarajevo se fueron en un coche con un amigo de Deny que iba allí, mientras que a nosotros y una australiana nos llevó en su coche a la estación y se quedó con nosotros hasta que salieron nuestros respectivos transportes, charlando de la situación de la ciudad (entre otras cosas nos contó que la calle Bulevar, que tantos edificios en ruinas tenía fue el frente en la guerra, y por eso estaba como estaba) mientras nos invitaba a un café. En nuestro caso teníamos que regresar a Metkovic a por el coche, teníamos bus y tren.

Acomodado en el tren

El tren (en inglés) no lo suelen recomendar, pues sólo hay dos al día y rara vez llega a su hora, pero nos hacía más ilusión y prisa ninguna, además como el bus también se retrasó cogimos el tren que llegaba sólo con media hora de demora. Sólo ver como te rellenan el billete a mano lo dice todo. Nos costó 6 BAM=3,06 €, nos despedimos de nuestro encantador anfitrión y subimos al tren. El tren se ve que es viejo, sólo tiene dos vagones y es realmente curioso, al igual que la mezcla de turistas y lugareños que íbamos a bordo. El camino hasta Metkovic es muy bonito, siguiendo pegado al río Neretva en todo momento. En la última estación bosnia sube un policía a comprobar los pasaportes, y en la primera croata, Metkovic, otro policía croata para volver a verlos, además el croata nos lo selló. A quien le interese este tren viene de Sarajevo y continúa a Ploce, ciudad costera croata donde desemboca el río Neretva. Abandonamos Bosnia con una muy buena impresión, una pena que no tuviéramos más tiempo ni el coche para ver más cosas, quizás en otra ocasión.

En la estación de Metkovic

En Metkovic nos aprovisionamos, comimos y tarde de “transición” hasta el pueblo de Korenica, cercano a los lagos, teníamos por delante unos 300 km, el trayecto más  largo, pero con tranquilidad y por el interior. Para ello ctra. 9 hasta el cruce con la 8, coger dirección Makarska y a la altura de Brela se gira a la derecha, ctra. 39 hasta Cista Provo, donde se coge la 60 sentido Sinj, ciudad donde se une a la ctra. 1 que va a Zagreb desde Split. Lo demás es seguir esta carretera hasta llegar a Korenica. Las poblaciones más importantes que se pasan son Knin y Gracac. El paisaje es sobre todo montañoso y merece la pena ir despacio si no se lleva prisa. Hacer constar que hay otro camino más rápido seguramente, que es la autopista A-1 que empieza en Split (quieren que llegue a Dubrovnik en el futuro) enlazando con la A-6 a Zagreb y va paralela a la costa pero por el interior, digamos que pasa a mitad de camino entre la costa y los lagos, y es de peaje, pero como no había prisa fuimos por el interior. Llegamos a Korenica (está 18 km antes de los lagos) algo tarde y cansados, encontrando el alojamiento rápido, pues está a la izquierda de la carretera, en la calle Pere Snjarica, 17, se llama guest house Olbina. La casa la lleva una pareja mayor que no sabe nada de inglés, por lo que fue curioso intentar hablar con ellos, pero con algunas palabras en croata que vienen en la guía pudimos hacer algo. La habitación es amplia y suficiente, la cocina y el baño es el de ellos, hay sitio para dejar el coche y tiene wifi. El baño es lo más sencillo que he visto, por no tener no tiene ni cortina la bañera, pero el hecho de ser “más familiar” que otros compartiendo sus cosas lo hace entrañable. Nos recibieron con un “rakia” casero, un licor con el que te puedes desinfectar las heridas si quieres de fuerte que está, cenamos en su mesa de nuestras cosas y a la cama tras despedirnos, como si de nuestros padres se tratara, con un “dovidenja”, que significa hasta luego. Por cierto, el precio 209 HRK=27,75 € la noche los dos en hostelworld.

DÍA 14- 13/09/11 LAGOS DE PLITVICE, OTRA MARAVILLA DE LA NATURALEZA

Declarado parque natural (página oficial en inglés) en 1949 y patrimonio de la humanidad en 1979, el parque tiene una extensión de casi 20 hectáreas, y lo forman una serie de 16 lagos (inferiores y superiores, siendo estos últimos los más llamativos) unidos entre sí por saltos de agua, cascadas, algunos más grandes que otros, con diferentes profundidades e incluso diferente color, todo ello favorecido por el terreno calizo y rodeados de bosques frondosos de hayas, abetos o pinos entre otros, vamos, mejor verlo a lo que aquí pueda contar, es una visita imprescindible.

Paseando por los lagos inferiores

Desde nuestro alojamiento teníamos 18 km hasta la entrada secundaria del parque, por la que accedimos, donde hay un parking que cuesta 7 HRK=0,93 € la hora. Si continuamos por la carretera 1 se llegaría a la entrada principal, que está a 3 km de la secundaria y deja a la altura de los lagos superiores. La secundaria sale al principio de los lagos inferiores. Pagamos la entrada al parque, 110 HRK=14,60 € cada uno, con derecho a usar los barcos, que cruzan de orilla uno, mientras que otro cruza el lago más grande para llevarte de los lagos inferiores a los superiores, y un vehículo con vagones que une la entrada secundaria (estación 2) con la principal (la 1) y el punto más alejado de los lagos inferiores (estación 4).

Lagos superiores desde lo alto

Nosotros empezamos, tras cruzar de orilla con el barco, bordeando los lagos inferiores por las pasarelas de madera y caminos señalizados, y la verdad es una pasada. Comimos en la estación 4 (no había 3) del vehículo.

Hacer click para agrandar

Había un pequeño local con comida rápida y a un precio pasable, pero ya llevábamos nuestras provisiones. Después cogimos el “bus” hasta la estación 1 para pasear por los lagos superiores, donde los saltos de agua y cascadas son más abundantes y pronunciados, culminando en la Veliki Slap, la cascada más grande, desde donde hay otro camino que sube para observar los lagos desde los miradores, y es que los lagos superiores están rodeados de paredes de roca con alguna que otra cueva. Hacer constar que el paisaje del parque y el caudal de agua varían mucho según la estación en la que se visiten, en septiembre no es cuando más agua lleva pero igualmente no deja indiferente a nadie. Para regresar cogimos el barco que nos llevó hasta la entrada secundaria, y es que desde un extremo al otro puede haber casi 10 km, por lo que los transportes son imprescindibles.

Otra vista de lagos superiores

Estuvimos 7 horas, por lo tanto pagamos 49 HRK=6,50 € de parking. Aquí también hay algún puesto con comida y tienda de recuerdos. Como resumen este paraje es espectacular, para ir parándose en cada rincón, aunque desde luego hay que ir preparado para darse una buena “pateada”. Ya de regreso logramos explicar a nuestra casera como nos había ido, a modo indio (Plitvice bonito y bueno) y con ayuda de la guía, claro. Ella nos contaba un montón de cosas como si le entendiéramos, pero al final dijo una palabra que ya conocíamos, “rakia”, fue a por la botella… y bueno, hubiera estado feo decirle que no. Así que cenamos con el “rakia” mientras ellos veían el partido de fútbol de la champions league e intentábamos hablar del tema, pues el Real Madrid jugaba en Zagreb contra el Dinamo al día siguiente.

Detalle entre lagos

DÍA 15- 14/09/11 CONOCEMOS LA CAPITAL DE CROACIA, ZAGREB

Salimos a una hora razonable, después de despedirnos de los caseros y decirles que íbamos a Zagreb aunque no para ver el fútbol, que casualmente coincidía ese día. Desde Korenica a Zagreb teníamos que recorrer 140 km, parte de ellos por la ctra. 1 hasta Karlovac donde cogimos la autopista A-6 de peaje hasta Zagreb pagando ya casi al final 16 HRK=2,13 €, pudiendo hacerlo en metálico en kunas o euros o con tarjeta. Para llegar a nuestro albergue cogimos la circunvalación sur de Zagreb, la A-3 y salimos al centro junto a la estación de tren de mercancías hasta dar con la calle Jakusevecka número 87, donde está el Logistics Youth Center. Este albergue juvenil está a las afueras de Zagreb, de hecho es la última casa de esa zona, pero es fácil de encontrar si se ve un plano.

Plaza Jelacica

El alojamiento totalmente básico, una habitación muy sencilla, baño compartido, salas comunes, parking y wifi, aunque más que aceptable viendo el precio, 124 HRK=16,55 € los dos en hostelbookers. En cuanto dejamos las cosas salimos, con el coche, hasta la cercana avenida Dubrovnik en el barrio de Zaprude, donde estaba la estación más cercana de tranvía para ir al centro. Allí aparcamos y compramos un billete de tranvía para todo el día por 25 HRK=3,33 €, nada mal de precio, y desde la estación de Zaprude (plano tranvías) hasta el centro, en la plaza Bana Jelacica, cogimos el 6. Con la información y el plano, con las líneas de tranvía, que nos dieron en el hostal era fácil moverse y encontrarse. En la plaza había un mercado provisional de productos croatas que no estaba nada mal. Como había hambre buscamos un sitio para comer, dando con el “Vallis Aurea”. Comimos unos platos típicos de cuchara por 104 HRK=13,87 €. Después que mejor que un circuito a pie para bajar la comida, a modo de resumen desde la plaza Jelacica hasta la catedral, luego calle Skalinska, pasando por el colorido mercado Dolac, con frutas, verduras y demás, y de ahí a la plaza Markov, donde destacan la iglesia de San Marcos y el parlamento croata (sabor).

Iglesia de San Marcos

Iglesia de San Marcos

Junto a esta plaza está la torre Lotrscak, a la que subimos para tener una visión general desde la parte alta de la ciudad (10 HRK=1,33 € cada uno). Justo a los pies de la torre está el funicular de bajada (3 HRK=0,40 €), aunque preferimos las escaleras, que separan la parte alta de la ciudad de la baja. Zagreb, capital croata desde su independencia en 1991, y con casi 1 millón de habitantes, se sitúa entre el monte Medvednica al norte y el río Sava al sur, con un centro muy recogido por el que nos fue fácil desplazarnos a pie y una buena red de tranvías que parten de la plaza Jelacica a todos los alrededores. Después paseo por Strossmayerov, con edificios como el pabellón del arte o la galería de maestros antiguos y calles cercanas, con sus tiendas, heladerías y demás y decidimos coger el tranvía 4 a Maksimir, donde está el estadio del Dinamo, para ver el ambiente antes del partido. Ya regresamos al alojamiento con dos tranvías hasta Zaprude, donde teníamos el coche y al albergue con tiempo de ver como ganaba el Real Madrid 0-1, para tristeza de los estudiantes croatas allí hospedados, mientras cenábamos de lo nuestro. Podemos decir que en un día da tiempo a ver lo mejor de Zagreb, aunque tranquilamente se puede uno quedar allí unos cuantos más sin aburrirse.

Zagreb desde la torre Lotrscak

DÍA 16- 15/09/11 PASAMOS A ESLOVENIA LLEGANDO A LA IMPRONUNCIABLE LJUBLJANA

Salimos de Zagreb cogiendo la A-3, que rodea la ciudad por el sur y continuamos hasta la frontera con Eslovenia, pagando justo antes un peaje de 5 HRK=0,66 €. Hasta Ljubljana teníamos unos 130 km desde Zagreb. En Eslovenia la autopista se llama A-2 y hay que comprar una pegatina que se pone en la ventana para pasar los peajes, que son automáticos, y se pueden adquirir en cualquier gasolinera o estación de servicio. Nada más entrar hay una, y allí lo compramos por 15 € (Eslovenia está en el euro) válido para una semana (no había para menos, pero sí para un mes o un año). Antes de darnos cuenta y tras ir pasando por un terreno muy verde y varios pueblos llegamos a Ljubljana, capital de Eslovenia, ciudad de 270.000 habitantes y que tiene su origen en un campamento militar romano situado entre dos colinas, una de las cuales alberga hoy en día el castillo.

Ljubljana centro con el puente Cobbler

Para llegar al hostal, en la calle IV, nº 34 del barrio Rozna Dolina, mejor llevar GPS o plano, o en su defecto, como nosotros, “currarse” un esquema viendo el google earth y preguntar si es necesario. Lo cierto es que llegamos bien al Hostel Print, que fue una antigua imprenta, con unas instalaciones que están bastante bien, cómodas, limpias, una amplia habitación, baño compartido muy limpio, algunas plazas de parking, cocina común bien equipada e internet, todo por 38 € la habitación doble desde hostelbookers. Después de acomodarnos y que en recepción nos informaran de todo y dieran un plano, nos vamos al centro andando, unos 20 minutos, atravesando el parque Tívoli y paseando por el pequeño centro, que está recogido entre dos colinas.

Desde el castillo

La ciudad está impecable y se respira un aire de tranquilidad más propio de una ciudad escandinava que del sur de Europa. En el centro destacan los puentes sobre el río Ljubljanica, como el de los Dragones, el Cobbler o el puente triple, la iglesia franciscana, la plaza del congreso, la universidad, la iglesia de San Juan y por supuesto, el castillo. Todo cerca para ir a pie. Después de comer, en un McDonalds, vimos los puestos que estaban junto al puente triple y subimos al castillo pagando 4 € cada uno (6 € si se quiere utilizar el funicular), disfrutando de las vistas de la ciudad, y visitando una interesante exposición que cuenta la historia de la ciudad y del país, con un apartado especial para “la guerra de los diez días” tras la cual Eslovenia se independizó en 1991. De camino al hostal visitamos los restos de la muralla romana y cenamos en la cocina junto a unos cuantos que andaban por ahí de lo comprado anteriormente. Nos llevamos una grata impresión de la ciudad, de lo cuidada y limpia que está y de la tranquilidad que se respira.

Con el puente Triple al fondo

DÍA 17- 16/09/11 ACABAMOS NUESTRO VIAJE DESPUÉS DE VISITAR EL CASTILLO DE PREDJAMA Y LAS CUEVAS DE POSTOJNA

Para acabar este intenso viaje (salíamos para Valencia desde Trieste a las 21 h) teníamos la mañana y un poco de tarde para visitar dos de las principales atracciones del país, el castillo de Predjama y las cuevas de Postojna (en inglés). Para ello hay que tomar la A-1 hasta Postojna (45 km) y salir en dicho pueblo. Justo al pasarlo está el parking de las cuevas, y de ahí al castillo 8 km, nosotros fuimos primero al castillo, donde compramos una entrada conjunta para las dos cosas por 27,90 € yo, y 22,30 € Charo con un carnet de estudiante (a tener en cuenta esto para los descuentos, que el no ya lo tenemos). La verdad la entrada es algo cara pero merece la pena la visita.

Castillo de Predjama, impresionante

El castillo, metido dentro de una cavidad a 120 m de altura es una pasada. Construido en 1570, tuvo que ser restaurado en 1990 fortaleciendo los cimientos. Justo a sus pies hay una pista de “torneos de caballeros”, y es que con este escenario uno se imagina ya a los caballeros con las lanzas, recreación que se hace alguna vez. El castillo tiene tres plantas y una hora larga se puede echar paseando por sus salas. De ahí fuimos a las cuevas, que son de origen kárstico y miden al menos 20 km, de las más grandes de Europa. Dentro la temperatura es de 8º C, importante tenerlo en cuenta. Uno se hace una idea de su magnitud cuando coge el tren que lleva a la sala principal y recorre túneles durante cinco minutos. En dicha sala nos unimos al grupo de italiano (que es el que menos gente tenía) en vez de al de inglés (español no hay) y más o menos entendimos lo que iba contando.

Cuevas de Postojna

Las dimensiones de la cueva, estalactitas y estalagmitas son dignas de admirar. Incluso se puede ver una especie única de pez ciego (proteas) que vive en la cueva. Hacer constar que no dejan hacer fotos, así que os ponemos una que hicimos a un cartel.  Después de la visita paseamos por los puestos que hay y comimos unos bocatas. Ya tocaba poner rumbo a Trieste (otros 65 km desde Postojna) por la A-1, luego A-3 a Trieste, cruzar el paso fronterizo y buscar las indicaciones del aeropuerto (A-4) o Monfalcone, que es el pueblo que está al lado. Llegamos con tiempo de sobra, pero teníamos que devolver el coche, y no lo he contado antes, pero sacamos el seguro básico y el segundo día “rozamos” una columna de un parking en Zadar, así que tocaba pagar, fue fallo mío y es lo que había. Por tanto hay que tenerlo en cuenta, sobre todo para viajes de muchos días, lo de ver el seguro completo. Con todo y pese al contratiempo volvíamos a Valencia con Ryanair maravillados por esta región a la que me gustaría volver algún día y recomendándolo sin dudar.

Daños del coche

Anuncios

7 comentarios (+add yours?)

  1. Benji.
    Jul 24, 2012 @ 18:50:46

    Enhorabuena por el blog, me voy unos días de viaje a Eslovenia y he encontrado información útil.
    Saludos cordiales,
    Benji.

  2. losviajesdehermes
    Jul 24, 2012 @ 19:45:27

    Muchas gracias, nos alegramos de que te haya servido y esperamos que te lo pases muy bien por allí!!

  3. Vimi
    Ago 13, 2012 @ 14:12:04

    Muy buena descripción de vuestro viaje, me está sirviendo de ayuda para confecionar el mio, me voy en septiembre 9 dias a Croacia, y más o menos mis paradas son las mismas, muchas cosas al ser menos dias, las tenemos qu obviar, pero está siendo de mucha ayuda. ah y me están dando ganas de hacerme un blog jejej

    saludos, espero vuestros proximos viajes
    vimi

  4. losviajesdehermes
    Ago 13, 2012 @ 16:29:36

    Buenas y muchas gracias Vimi, nos alegramos que te haya servido y si te animas verás que no es muy difícil lo de llevar un blog !
    Saludos y que lo pases muy bien en Croacia, que seguró te gustará!!

  5. sara
    Sep 13, 2012 @ 10:11:38

    hola soy una chica que viaja sola por toda croacia y me gustaria ir (sin coche) a plitvice en el transcurso de esta semana. Ahora estoy instalada en Split. Alguna recomendacion para ir por libre?? muchisimas gracias!!

  6. Javier
    Jul 13, 2013 @ 04:02:04

    Muy buena descripción… recién hemos hecho algo relativamente parecido… es una lástima que no hayan ido a Sarajevo… ahí se puede apreciar mucho mejor el conflicto de los 90s, y el esfuerzo de los bosnios por salir adelante… y a pesar del desempleo; esta ciudad me ha “llenado el ojo”… y Bascarcicja es un lugar muy entretenido, además con rápidos en el Neretva relativamente cerca…

  7. losviajesdehermes
    Jul 13, 2013 @ 10:47:18

    muchas gracias Javier, desde luego que el paso por Bosnia fue de puntillas pero suficiente para saber que es un sitio al que me gustaría volver, sin duda, saludos!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: