Inicio

BERLIN

PORTADA

Después de buscar vuelos elegí Berlín para una escapada europea aprovechando unos días de vacaciones en Diciembre, que sin duda no es el mejor mes para ir (frío, poca luz pues anochecía antes de las cinco de la tarde y menos ambiente) pero que por contra cuenta con sus famosos mercados navideños. Berlín es la capital de Alemania desde la unificación en 1990 (antes lo era de la RDA), tiene casi 3,5 millones de habitantes y se puede decir que la mayoría de visitas y lugares de interés tienen relación con los dos grandes acontecimientos que han marcado a esta ciudad, la II Guerra Mundial y la posterior división de Alemania y construcción del muro de Berlín (en 1961).

Principales puntos de interés en el centro de la ciudad

Principales puntos de interés en el centro de la ciudad (click para agrandar)

Para este viaje iba solo, siendo suficiente el DNI para entrar al país y que como todo el mundo sabe utiliza el Euro. Buscando ya la información más práctica el vuelo de ida desde el aeropuerto de El Prat-Barcelona al de Berlín-Tegel (hay dos aeropuertos más, el de Schönefeld y el más reciente, Brandenburg) me costó 72 € con Vueling y la vuelta también desde Tegel y a Barcelona 79 € con Air Berlin. El alojamiento lo reservé en Hostelbookers y me lo habían recomendado expresamente, siendo el One 80 Hostel junto a Alexanderplatz (una de las plazas más importantes y bien situada) en una habitación compartida de 6 con su baño dentro que estaba bastante limpio, siendo también las literas cómodas y con dos taquillas cada una (hace falta candado si se quiere dejar bien cerrada), sábanas incluidas pero no toalla, además se puede comprar gel de baño, champú o pasta de dientes por 1 ó 2 € en recepción (envases pequeños), cuenta con un bar y una zona común que están impecables y donde también se puede pedir algo de comer, wifi en todo el albergue y desayuno aparte por 5,50 € que merecía la pena y posibilidad de alquilar una bici por 12 € al día (más caro que el transporte público).

Hall del One80 Hostel

Hall del One80 Hostel

El precio por cama y noche fue de 14,70 € sumando un total de 73,50 € por las cinco noches. En cuanto al transporte público (lo lleva la compañía BVG, enlace en inglés con las líneas de metro y cercanías) es muy bueno, fácil de usar y los precios no estaban mal, encontramos el “U-Bhan” que equivale al metro y es el que llega a más sitios, el “S-Bhan” que podríamos decir que son trenes de cercanías que cubren lugares más lejanos, los tranvías (numerados M-1, M-2 y así sucesivamente) que sólo están en los barrios de la zona oriental (antigua RDA) y autobuses, iré hablando de los precios de los que uso pero valga de referencia el billete para todo un día para las zonas A y B (suficiente para la mayoría de lugares de interés, ver mapa del transporte público) de 6,70 €.

"Trabi", el coche de la RDA

“Trabi”, el coche de la RDA

Por último hacer constar que para visitar el Reichstag es necesario reservar hora y día por internet cuanto antes mejor (es gratuito), pues puede estar completo si miramos de un día para otro, yo lo hice 5 días antes en el enlace del Bundestag (en inglés), guardando la hoja que te mandan al e-mail (me la imprimí en Berlín) para acceder y poder subir a la cúpula. Para este viaje me hice con la guía Berlín de cerca de Lonely Planet de 2013. Sin más dilación os invito a dar una vuelta por el ambiente pre-navideño de Berlín y a recordar alguno de los episodios más importantes del siglo pasado que tuvieron a esta ciudad como escenario destacado.

DÍA 1- 08/12/13 VUELO DE IDA Y PRIMER PASEO POR LA CIUDAD

El vuelo salió puntual a las 12:15 de Barcelona llegando a Berlín a las 15 h, tras disfrutar de unas preciosas vistas sobrevolando los Alpes.

Vista aérea de Los Alpes

Vista aérea de Los Alpes

El aeropuerto de Berlín-Tegel está bien situado y para llegar hasta el centro la mejor opción es el autobús TXL que tiene numerosas paradas siendo la última Alexanderplatz (por lo que me venía perfecto), como está dentro de las zona B el billete sencillo para dos zonas (A-B) fue de 2,60 € (si tenéis pensado hacer varios trayectos el día que llegáis podéis comprar ya el pase de un día para 2 zonas por 6,70 €) y tarda unos 40`. Comí en la propia terminal del aeropuerto en un fast food, aunque las opciones no eran muchas, y es que Tegel se ha quedado ya anticuado y dejará de funcionar cuando el nuevo aeropuerto de Brandenburg esté plenamente operativo. Ya en Alexanderplatz el autobús para a la altura de la llamativa torre de TV y para llegar al One 80 tuve que cruzar la parada de tranvía, S-Bahn y U-Bahn (cercanías y metro, todas en una) así como el mercado navideño y encontrar la calle Otto-Braun hacia el noreste de la plaza, que es donde está. Después del chek-in y acomodar la mochila me fui a dar un primer paseo con la intención de llegar a la puerta de Brandemburgo a ver cuánto tardaba (unos 25-30` a paso normal) cruzando la isla de los museos (en el río Spree que cruza Berlín) y una de sus arterias principales, Unter den Linden, llamándome la atención la cantidad de obras (están construyendo una nueva línea de metro desde Alexanderplatz a Brandenburger Tor, que es Puerta de Brandenburgo en alemán), viendo la iluminación de los edificios importantes y comprobando el frío y la humedad, pues era ya de noche y había un poquito de niebla.

Noche en Alexanderplatz

Noche en Alexanderplatz

La puerta de Brandemburgo es espectacular y más si cabe iluminada, además es uno de los pocos monumentos de Berlín anterior a la II Guerra Mundial (se terminó a finales del siglo XVIII), disfruté de las vistas y tomé las primeras fotos, volviendo y parando a cenar en un restaurante un pastel de verduras con una buena cerveza alemana por 10 €. Una vez en el albergue tocaba ducha, descanso y charla con los compis de habitación, una pareja italiana, dos australianos y un finlandés, además me tocó hacer de enlace con los italianos que no hablaban inglés pero sí entendían el castellano. Al día siguiente haría uno de los tours gratuitos (propina libre) que se anuncian en el propio hostal y que en esta ocasión ya conocía pues lo hice en Amsterdam, me refiero a la compañía Sandeman`s New Europe.

DÍA 2- 09/12/13 VISITA GUIADA POR LOS PRINCIPALES PUNTOS DE BERLÍN

Tras desayunar en el albergue (5,50 € que se pagan al momento) y que está muy bien con cereales, tostadas y panecillos que te puedes hacer un pequeño bocadillo para almorzar después, me dirigí a la Pariser Platz, junto a la puerta de Brandenburgo, que es donde estaba el punto de encuentro para el tour en castellano (también lo había en inglés y alemán) de Sandeman`s New Europe.

Puerta de Brandemburgo

Puerta de Brandemburgo

El tour empezaba a las 11 h (importante ser puntual pues una vez que hacen la foto ya te dicen que vengas al de las 14 h) y dura unas dos horas y media por lo menos, desde luego creo que merece la pena hacer alguno de estos al principio del viaje, pues así se lleva uno una impresión de los principales lugares de interés con sus explicaciones y luego ya se puede regresar y profundizar en lo que más interese. Así que allí nos juntamos un variopinto grupo de gente de varias partes de España, México y Argentina con nuestra guía, Laura, que era paisana mía y del barrio vecino además, como siempre el mundo en un pañuelo.

Adoquines que indican por dónde pasaba el Muro

Adoquines que indican por dónde pasaba el Muro

Checkpoint C

Checkpoint C

Comenzamos el tour (es a pie) con las explicaciones sobre la Puerta de Brandemburgo, el Monumento al Holocausto, Búnker de Hitler (lugar donde estaba, pues actualmente sólo hay un panel explicativo), Museo Topografía del terror (construido sobre el antiguo cuartel de las SS) -como dije antes todo gira sobre el nazismo, la II Guerra Mundial y el muro de Berlín, como es lógico-, el muro pasaba por aquí y todavía queda una sección en pie viendo los adoquines en la calle que marcan por donde iba donde ya no está y luego visitamos Checkpoint C (uno de los pasos fronterizos entre la zona oriental y la occidental donde se vivieron algunos de los momentos de más tensión de la “Guerra fría”) para tomarnos un descanso con posibilidad de tomar algo en una cafetería, donde había un stand de la compañía y se podía contratar alguno de los otros tours que ofrece (Campo de concentración, del III Reich, Postdam, de la RDA… estos ya cuestan entre 12 y 15 €, al igual que otros tours de otras compañías que había visto anunciados en el albergue).

Bebelplatz

Bebelplatz

Después del descanso seguimos por Gendarmenmarkt, donde está el más famoso de los mercados navideños y dos catedrales reconstruidas (alemana y francesa), Bebelplatz (donde se produjo la primera quema de libros de los nazis), Universidad Humbolt y después de tantas historias de guerras y sufrimientos no pudimos acabar el tour en un lugar mejor que el monumento conmemorativo Neue Wache a las víctimas de todas las guerras, fueran del color que fueren, un templo con una escultura de una madre abrazando a su hijo muerto (un soldado), que además está abierto en el techo para que dicha escultura quede bajo las inclemencias del tiempo.

Monumento Neue Wache

Monumento Neue Wache

Sólo quedaba ya poner cada uno el precio que considerase por el tour, desde luego se lo curran y Laura hizo que el recorrido fuera interesante, ameno y la experiencia muy recomendable pues como ya he dicho es básico escuchar la historia de estos lugares para comprenderlos. Con mi presupuesto mochilero di 5 €, pero honestamente no dudo de que lo justo hubiera sido algo más, pero bueno (los tours por la ciudad que no son gratuitos cuestan entre 10-12 €). Por último y a todo el que quiso Laura marcaba y recomendaba lugares en los planos, como el sitio al que fui a comer, el Ständiger Vertretung (frente a la estación de Friedrichstrabe cruzando el río Spree, a unos 5-10`andando desde el Neue Wache) que además tiene la carta también en español y donde pedí unas albóndigas con ensalada y cerveza (muy bueno todo) por 11 €.

En el "Ständiger Vertretung"

En el “Ständiger Vertretung”

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

Después y andando me dirigí a Museuminsel (isla de los museos) que dejé para otro día al quedar menos de dos horas para que cerraran los museos, así que visité el DDR Museum (entrada 6 €, cerraba a las 20h) que está justo pasada la catedral al cruzar el puente sobre el Spree. Este museo es una exposición con todo tipo de objetos de cómo era la vida en la extinta RDA (República Democrática Alemana, o sea el lado socialista), ya sea familiar, sobre el ejército o la Stasi (Policía secreta del régimen) o los “trabi”, el único coche que se producía, en general me resultó interesante.

Mercado navideño de Gendarmenmarkt

Mercado navideño de Gendarmenmarkt

De aquí al albergue a descansar, donde quedé con mis compis de habitación para dar una vuelta después. Para cenar decidí visitar el mercado navideño de Gendarmenmarkt (es el más famoso y el único en el que se paga entrada, 1 €), cogiendo el metro esta vez desde Alexanderplatz (línea U-2 dirección Ruhleben) hasta la estación de Hausvogteiplatz, muy cercana a Gendarmenmarkt, por 2,60 €.

En el interior del mercado

En el interior del mercado

El mercado tenía un muy buen ambiente, se estaba calentito dentro del recinto, mucha gente, un escenario donde estaban cantando villancicos y no podían faltar puestos de artesanía, ropa y comida, así que cené una especie de perrito caliente con nombre alemán por 3 € y luego una brocheta de fruta cubierta de chocolate por otros 3 €. Regresé al albergue andando (15-20`a ritmo normal), una ducha y salimos los dos australianos, Chris y Jimmy, el finlandés (Järno) y yo a tomar unas cervezas a un bar con música en directo que Järno conocía, pues había venido más veces a Berlín y que estaba a unos 5`del albergue andando, sin fijarme en su nombre.

Puesto de salchichas

Puesto de salchichas

De allí continuamos en un taxi hasta la zona de pubs de Kreuzberg (que nos recomendaron al preguntar), pero no había mucho ambiente (era lunes) y eso que la noche berlinesa goza de buena fama, pero bueno a veces no hace falta mucha gente para pasárselo bien, aún así me fui el primero al albergue ya a las 3 largas de la mañana con algunas cervezas encima (y poder aprovechar el día siguiente) pagando 8 € por un taxi de Kreuzberg a Alexanderplatz.

DÍA 3- 10/12/13 CENTRO, POTSDAMER PLATZ, REICHSTAG Y KURFÜRSTENDAMM

A las 10 de la mañana estaba ya listo para salir (tras desayunar en el albergue por 5,50 €), lo cual era meritorio teniendo en cuenta la salida nocturna del día anterior. En recepción me imprimieron amablemente la reserva para el Reichstag (la tenía a las 15 h) y me dirigí a la estación de Alexanderplatz cogiendo el billete de un día para las zonas A-B por 6,70 €, pues me movería bastante.

Muro de Berlín desde Topografía del Terror

Muro de Berlín desde Topografía del Terror

En primer lugar validé mi billete en las máquinas que hay para ello y cogí la línea U-2 (metro) hasta Stadmitte, que está muy cerca del Checkpoint C que visité de nuevo con más calma, viendo las fotos y restos del muro aunque no un museo gratuito que hay. De allí andando a Topografía del terror (gratuito, abre de 10-20h) y que en parte me decepcionó, pues esperaba ver objetos o alguna exposición pero se limita a narrar la historia del auge, guerra y caída del nazismo y sus horrores con fotos y paneles explicativos en alemán e inglés, por lo que si ya se ha leído sobre esto, como es mi caso, no se aprenden muchas cosas nuevas.

Vista desde Panoramapunkt

Vista desde Panoramapunkt

Trozos de Muro en Potsdamer Platz

Trozos de Muro en Potsdamer Platz

Mi siguiente parada fue Potsdamer Platz (que está a pocos minutos andando desde Topografía del Terror), una animada zona que cuenta con otro mercado navideño, el Sony Center (centro comercial) y más trozos de muro de Berlín. También subí al mirador Panoramapunkt (entrada 5,50 €), desde el que pude ver los puntos más destacados de la ciudad pese a la nubosidad que había (está a 100 metros de altura).

Monumento al Holocuasto

Monumento al Holocausto

Subiendo por la calle Ebert unos 400 metros llegué al Monumento al Holocausto (gratis), que en el tour ya vimos, un conjunto de bloques de piedra de diferentes tamaños e inclinaciones (no hay dos iguales) que recuerda el genocidio judío y forman un laberinto (algunas piedras superan los dos metros de altura) en el que uno se puede perder reflexionando sobre su significado.

Paseando por el monumento

Paseando por el monumento

De ahí de nuevo al monumento más famoso de Berlín, la Puerta de Brandemburgo, parándome a observar la cuadriga que la corona y pidiendo información en la oficina de turismo (que está justo en uno de los lados) de cómo llegar por mi cuenta al campo de concentración de Sachsenhausen (iría al día siguiente), la verdad se portaron muy bien imprimiéndome todo el recorrido y en castellano (sin que dijera yo una sola palabra en español, pero está claro que se nos ve a leguas). Comí de los bocadillos que llevaba del desayuno, pues ya se acercaban las 15 h y no tenía tiempo, así que andando hasta el Reichstag (que desde Brandemburgo se ve). El Reichstag es el edificio del Parlamento alemán y tuvo que ser reconstruido después de la guerra, añadiéndose posteriormente la cúpula de cristal y que con la correspondiente reserva se puede visitar. Accedí al edificio puntual a mi reserva junto a un grupo de gente y ya dentro subimos en ascensor hasta la cúpula donde se puede coger una audioguía gratuita (la hay en español) que va contando la historia del edificio, su actual función y las vistas que hay de la ciudad.

Reichstag

Reichstag

La verdad es que es impresionante, se va subiendo por una rampa hasta alcanzar el tejado al que se puede salir (aunque ese día el tiempo húmedo y lluvioso no invitaba a hacerlo) para ver tanto Berlín como la propia cúpula desde fuera.

Subiendo a la cúpula

Subiendo a la cúpula

Antes de coger el metro visité brevemente un monumento de guerra soviético (gratuito) en el parque Tiergarten, después regresé a la estación de metro de Bundestag (línea U-55) para llegar al museo Judío (1 km al sur de Checkpoint C) por lo que tuve que cambiar de línea un par de veces hasta la parada de Hallesches Tor (líneas U-6 y U-1), que tampoco está al lado del museo y hay que andar un poco. El museo cuesta 7 € (no entré) y es un edificio muy particular recubierto de zinc, aunque ya de noche y con la escasa iluminación que tiene Berlín no se apreciaba muy bien, así que de vuelta al metro a Hallesches Tor y línea U-1 hasta Wittenbergplatz (en el barrio de Kurfürstendamm, antiguo centro del Berlín occidental) y que hoy destaca ser una zona comercial importante.

Zona Comercial en la calle Tauentzien

Zona Comercial en la calle Tauentzien

Desde la parada subiendo por la calle Tauentzien (llena de centros comerciales, puestos y muy iluminada a diferencia de la mayor parte de la ciudad) se llega al Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, que no es otra cosa que la torre que queda en pie (tras los bombardeos de 1945) de lo que fue una bonita iglesia y que simboliza lo terrible de la guerra, además se puede visitar (gratis) y había un mercado navideño de lo más agradable alrededor (aunque realmente todos los mercados eran muy parecidos y tenían lo mismo) donde aproveché para merendar algo e ir a uno de los muchos baños públicos que hay por todos lados y que cuestan 0,50 €. De allí a la cercana estación de metro y cercanías (U-Bahn y S-Bahn) de Zoologischer Garten donde no se me ocurrió otra cosa que acercarme al estadio Olímpico con el cercanías S-3 dirección Spandau (parada de Olympiastadion) para regresar a los 5 minutos pues no había iluminación y no pude ver nada (un fracaso vamos) con la misma línea S-3 dirección Ostkreuz y que pasa por Alexanderplatz, donde me bajé. Allí cené en la pizzería Sicilia, enfrente de la parada del autobús del aeropuerto (a la altura de la torre de TV) por 8 €, para regresar al albergue después de un día largo y bien aprovechado, compartiendo charlas con mis compañeros de habitación y coincidiendo todos en que no teníamos ganas de volver a salir esa noche, además ellos madrugaban para seguir con su gira europea.

Torre de Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche y mercado navideño

Torre de Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche y mercado navideño

DÍA 4- 11/12/13 RECORRIENDO NUESTRAS MISERIAS: SACHSENHAUSEN Y GEDENKSTÄTTE BERLINER MAUER

Madrugo un poco pues el horario del campo de concentración de Sachsenhausen (enlace en inglés) en invierno es de 08:30 a 16:30 y se tarda una hora en llegar desde Alexanderplatz, así que desayuno en el albergue como de costumbre (5,50 €) y cojo el cercanías a Friedrichstrasse (dos paradas, valen las líneas S-3, S-5 y S-75) y allí cambio a la S-1 hasta Oranienburg que es el final de la línea.

Edificio de entrada a Sachsenhausen

Edificio de entrada a Sachsenhausen

Desde esta estación hasta el campo de concentración hay un paseo de unos 20` y está bien señalizado, si no se quiere o no se puede andar hay dos autobuses que hacen el trayecto, el 804 y el 821. Para llegar hasta aquí es necesario un billete para las zonas A,B y C, así que cogí el abono para todo el día por 7,20 €. Me disponía ya a visitar un lugar cargado de negatividad y en el que pasaron cosas que todavía uno se pregunta cómo es posible llegar hasta ellas, un recinto con forma triangular construido en 1936 en el que eran recluidos los adversarios políticos en un principio, cambiando progresivamente por colectivos “inferiores” a juicio de los nazis hasta desembocar en un exterminio sistemático a medida que la locura general de aquella época aumentaba,

Irónica inscripción "El trabajo os hará libre"

Irónica inscripción “El trabajo os hará libres”

así hasta 1945 cuando los soviéticos tomaron el relevo y siguieron utilizando el campo y sus instalaciones -salvo el crematorio- con las mismas funciones (hasta su desmantelamiento en 1950), yo desde luego apuesto a que el trato que recibían los prisioneros no distaría mucho del de los nazis, más de lo mismo vamos. Después fue monumento nacional de recuerdo hasta 1993 que pasó a ser el sitio conmemorativo y museo de Sachsenhausen, la entrada es gratuita y se puede pedir por 3 € la audioguía (en español), que se pasa de completa pues las explicaciones son muy largas y hace la visita demasiado lenta (yo fui sin prisas y tardé más de 3 horas pero saltándome algunos capítulos), así que dependiendo de lo interesado que se esté en el tema es mejor cogerla o no, pues con el folleto gratuito uno se va a ir enterando de todo y puede ser suficiente.

Interior de Sachsenhausen

Interior de Sachsenhausen

Primero se pasa por el centro de visitantes y ya se recorre una calle que llega a la puerta principal (justo antes esta el museo con exposiciones de fotos y objetos, muy interesante y cierra los lunes) donde se ve la famosa inscripción en la verja “Arbeit macht frei” (el trabajo os hará libres) y se accede al recinto, donde sólo quedan en pie 7 barracones de las varias decenas que hubo, se ve el monumento conmemorativo, edificios de celdas de castigo, enfermería y zona destinada a “experimentos”, pista para probar botas y nuevos materiales, instalaciones del campo especial soviético, hasta que piensas que no puede haber nada peor y se llega a la “Estación Z” (Fosa de fusilamiento, cámara de gas y crematorios) y de la que quedan poco más que los cimientos.

Escultura conmemorativa en la Estación Z

Escultura conmemorativa en la Estación Z

Una visita para reflexionar sin duda, así que después de más de tres horas regresé a la estación de tren parando a comer (pese a ser pronto) en la calle Bernauer de Oranienburg, la anterior a la estación, en un restaurante de nombre francés pero especialidades búlgaras por 10 € un plato vegetariano que me dejó nuevo (el sitio es llamativo por su terraza en la acera y toldo de entrada).

En el campo especial soviético

En el campo especial soviético

Ya de vuelta (línea S-1 dirección Wannsee) me bajé en Nordbahnhof, estación que está junto al Gedenkstätte Berliner Mauer, o lo que es lo mismo, uno de los trozos mejor conservados del muro de Berlín con torre de vigilancia incluida, donde se apreciaba bien el doble muro y la llamada “franja de la muerte”, también hay una plataforma que permite ver la panorámica general del lugar y una exposición en un centro de visitantes (que estaba en obras, es gratis y horario de 9 a 18 h) que junto a los paneles al aire libre en el propio muro cuentan y reviven otro drama, el de la partición de la ciudad y por consiguiente de muchas familias, con historias de fugas famosas (del lado oriental al occidental) y la realidad de aquella época, todo me resultó interesante para entender esta otra locura que fue el muro de Berlín y que simbolizó el enfrentamiento entre comunismo y capitalismo (Guerra Fría) durante casi 30 años (1961-1990).

Gedenkstätte Berliner Mauer

Gedenkstätte Berliner Mauer

A continuación di un paseo (ya anocheciendo) por el barrio de Prenzlauer Berg hasta llegar a Rosenthaler Platz, pero no había mucho ambiente (definitivamente al anochecer y en invierno la gente está en alguno de los muchos mercados navideños).

Sony Center iluminado

Sony Center iluminado

De allí en metro a Potsdamer Platz (dos paradas en la línea U-8 hasta Alexanderplatz y cambio a la U-2 con otras siete paradas) para ver el ambiente de tarde de su mercado navideño y el Sony center iluminado y andando a la Puerta Brandemburgo, que con luces gana más si cabe y bien merece una foto (en el camino pasé por el monumento al Holocausto, pero no tiene iluminación). Como era pronto me fui a pasear por el barrio de Scheunenviertel (dos paradas de cercanías hasta Oranienburger Str. líneas S-1 y S-2 desde Brandenburger Tor), viendo la sinagoga judía o el edificio histórico de Hackesche Höfe desde fuera y una de las famosas tiendas de Ampelmann (el hombrecillo con sombrero que se ve en los semáforos de la parte oriental) hasta llegar a la parada de metro de Weinmeister Str., desde la que volví a Alexanderplatz (una parada línea U-8). Por allí cené en una calle cercana uno de los típicos currywrust (salchicha al curry con patatas) tamaño XXL por 12,70 €, regresando al albergue por el mercado navideño (una brocheta de frutas con chocolate tenía que caer) para descansar y escribir todo lo vivido y poder ponerlo aquí con el pensamiento de que aunque las visitas fueron tristes y duras es importante que estén ahí para no olvidar.

Currywrust XXL

Currywrust XXL

DÍA 5- 12/12/13 MUSEUMINSEL Y LA EAST SIDE GALLERY

Hoy tocaba regresar en el tiempo visitando la isla de los museos donde están el Neues Museum (antiguo Egipto), Pergamonmuseum (Babilonia y arte islámico), Altes Museum (arte y escultura griega, etrusca y romana), Bodemuseum (arte bizantino), Alte Nationalgalerie (arte europeo S.XIX) y la Berliner Dom (catedral, hay que pagar aparte), así que tras desayunar y andar hasta allí me informé de los precios.

Isla de los Museos

Isla de los Museos

Los dos más importantes son el Neues y el Pergamon (12 € cada uno), hay una entrada combinada para todos los de la isla por 18 € válida para un día y el Museum Pass por 24 € válido para tres días y 50 museos (los de la isla están, pero los demás son poco conocidos) por lo que me decanté por la entrada combinada de 18 €, con la intención de ver los dos principales y marcharme a la East Side Gallery (que es un tramo de muro de Berlín pintado) a menos que tuviera muchas más ganas de museos. Entré primero al Neues Museum (ropero gratis) pasando hora y media viendo objetos y obras interesantes del antiguo Egipto (plantas 0 y 1) donde destaca el busto de Nefertiti y una colección de jarras troyanas, la planta 2 es para Roma y la edad media y la 3 (en obras hasta 2014) para la edad de Bronce y la de Hierro.

Sala de Egipto en el Neues Museum

Sala de Egipto en el Neues Museum

Altar de Pérgamo

Altar de Pérgamo

Luego al Pergamonmuseum donde pasé otra hora y pico, es más pequeño pero tiene obras muy espectaculares como la puerta de la ciudad babilonia de Ishtar, el altar de Pérgamo (antigua Grecia) o la puerta del mercado de Mileto y una segunda planta con exposiciones de arte islámico. Con casi tres horas ya quería irme a andar y visitar la East Side Gallery para lo que me acerqué a la estación de S-Bahn de Hackescher Markt y con las líneas S-3, S-5 ó S-75 a la parada de Ostbahnhof (compré el abono de un día para las zonas A y B por 6,70 € y que con tres viajes se amortiza), que es la más próxima al extremo oeste del más de 1 km de muro que fue convertido en una colección de murales al aire libre.

Puerta de la ciudad babilonia de Isthar

Puerta de la ciudad babilonia de Ishtar

Justo es ese extremo hay una zona alternativa llamada Yaam que a juzgar por las banderas y dibujos tiene mayoría de inmigrantes jamaicanos. Tras una pequeña vuelta por dicha zona comencé a recorrer la East Side Gallery llamándome la atención muchas de sus obras, entre las que destacan la de un “Trabi” atravesando el muro (llamada Test the Rest), la de los líderes de la RDA y URSS de 1979 besándose o “Sucedió en Noviembre” que muestra a una muchedumbre cruzando el muro por un pequeño hueco, así hasta acabar en el extremo este junto al puente Oberbaum y muy cerca de la estación de U-Bahn y S-Bahn de Warschauer Str., frente a la cual está el hotel-restaurante Michelberger (cocina mediterránea) donde comí un excelente risotto por 8 €.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde dicha estación y con la línea U-1 llegué a Kottbuser Tor (tres estaciones), puerta de entrada al barrio de Kreuzberg y su zona de pubs y bares, aunque entre el frío y que eran las 4 de la tarde no había nada (sobre todo fui por si decidía dar una vuelta esa noche saber a dónde ir), así que regresé otra vez al metro y a Alexanderplatz (U-8) y cambio a la línea U-5 hasta Weberwiese para ver la Karl-Marx Alle, una enorme avenida donde se celebraban los desfiles militares de la RDA y con edificios típicos socialistas (que suelen ser más prácticos que bonitos), pero la niebla apenas me dejó intuir lo ancho y grande del lugar, volviendo a Alexanderplatz y al hostal.

De Glüwines con Hanno

De Glüwines con Hanno

Ese día tenía nuevos compañeros, una chica de Taiwán que se sorprendió al ver que no sólo sabía dónde estaba sino que empecé a decirle ciudades hasta que di con la suya (de hecho estuve en Taiwán durante el viaje de tres meses por el sudeste asiático) y un alemán de unos cuarenta y pico, Hanno, que había venido a gestionar su visado para irse a Myanmar. Estuvimos charlando y como ella estaba con el jetlag y se iba ya a dormir nosotros nos fuimos al mercado navideño de la plaza para tomar unos glüwine (Hanno me dijo que no me podía ir sin probarlo) que viene a ser un vino tinto caliente y dulzón que con el frío que hacía entraba muy bien, razón por la que era “peligroso”. Nos tomamos un par de ellos y a comer algo a un fast food de los que hay en la estación de S-Bahn de Alexanderplatz (al final otro currywrust por 5€). Un tipo interesante este con una historia de superación personal -en la que tuvo que aprender de nuevo a hablar entre otras cosas- que hicieron muy entretenida la tarde-noche hasta que nos fuimos al albergue. Yo sin duda notaba ya todas las caminatas de los últimos días y tocaba descansar.

DÍA 6- 13/12/13 VUELO DE VUELTA CON AIR BERLIN

Alexanderplatz soleada

Alexanderplatz soleada

Como no podía ser de otra manera amaneció soleado por primera vez en este viaje, pero qué le vamos a hacer, hice el check-out y me fui al aeropuerto de Tegel en el mismo autobús (TXL) que a la ida pero cogiéndolo en dirección contraria, claro, por 2,60 € y tardando otros 40`aproximadamente. El aeropuerto tiene varias terminales pero se puede ir andando de una a otra, desayunando allí para hacer tiempo y saliendo el vuelo de Air Berlin para Barcelona con una hora de retraso poniendo punto y final a esta escapada europea con la impresión de que podría pasar otros 5 días viendo cosas que me dejé en el tintero como la Gemäldegalerie (museo de pintura) o más excursiones por los alrededores (Postdam por ejemplo) pero muy satisfecho con la experiencia, además tanto las cosas que me quedaron por ver como la idea (dicho por nuestro guía del tour) de que Berlín cambia mucho en poco tiempo me valdrán de excusa para regresar en el futuro, ¡hasta la vista!.

6 comentarios (+add yours?)

  1. Ciudad Gomez Jose
    Ene 26, 2014 @ 22:29:01

    Buenísima narración, dan ganas de salir para allá y ver ” IN SITU” lo que cuentas aquí tan bien documentado.

  2. losviajesdehermes
    Ene 26, 2014 @ 23:37:37

    Pues nada a ver si os animáis y os pegáis una escapadita!!

  3. Luismi
    May 25, 2014 @ 07:59:54

    Rodri eres un crack. Que bien contado todo casi se perciben hasta los olores

  4. losviajesdehermes
    May 26, 2014 @ 10:56:24

    Muchas gracias Luismi!! estos comentarios animan a continuar jeje, tu si que eres un crack! un abrazo!

  5. Bea
    Jun 11, 2014 @ 11:27:49

    Gracias por el diario. Muy bien explicado todo. A ver que me encuentro por allí.

  6. losviajesdehermes
    Jun 12, 2014 @ 09:41:58

    Muchas gracias Bea! me alegro que te haya gustado y a pasarlo bien en Berlín!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: