Inicio

GRE-2, MIKONOS Y DELOS

PortadaGRE2

DÍA 4- DE EL PIREO A LA ISLA DE MIKONOS

El ferry “Nissos Rodos” de Hellenic Seaways (36 € el billete en cubierta) resultó ser un barco muy cómodo desde el que disfrutamos de la navegación yendo de proa a popa y de babor a estribor para tener todos los puntos de vista posibles. Este tipo de billete es el más económico y da derecho a coger alguna de las muchas sillas de plástico repartidas por toda la cubierta y buscar un buen sitio donde colocarse, si además tenéis en cuenta el rumbo y la orientación antes de salir y conseguís sombra será ya de matrícula de honor.

Vista de Hermópolis, en Siros

Vista de Hermópolis, en Siros

Durante el trayecto (de unas 5 horas) pasamos junto a otras islas e hicimos una breve escala en Siros, lugar que estuvo en nuestra agenda pero que finalmente hubo que obviar, si bien al entrar allí pudimos apreciar al menos las fantásticas vistas de una de las ciudades más bonitas de las Cícladas y capital de la isla, Hermópolis. Pasadas las 13 horas atracamos en el puerto nuevo de Mikonos, ubicado en Tourlos, unos 2 kms al norte de la ciudad (existe otro, el viejo, que está a apenas 300 metros del centro). Llegamos aquí sin alojamiento reservado y como os voy a contar tuvimos no pocos problemas en dar con uno, pues es un destino muy solicitado, encontrando precios desorbitados en los que se promocionaban a pie de muelle.

Pensión Kavaki

Pensión Kavaki

Con todo decidimos ir al centro en el bus (la parada se llama Fabrika, cuesta 2 €) y bajar a pie a la oficina de la Asociación de Hoteleros de Mikonos del puerto viejo donde sólo nos dieron dos opciones, la primera se nos iba de presupuesto y la segunda era un sitio justito en opinión de la propia recepcionista. Dado que serían un par de noches nos decantamos por el barato, el Kavaki Rooms en Gefyraki, a medio camino del puerto viejo al nuevo y con una parada de bus al lado. Vinieron a recogernos amablemente y nos enseñaron nuestra habitación en el entresuelo, limpia, con ventilador, toallas y baño compartido pero separado de chicos y chicas, en general nos gustó la verdad, además la familia que lo lleva es de lo más maja y nos informó rápidamente de todo por lo que fue un acierto, más si cabe si añadimos el precio de 50 € la noche (cuando hasta entonces ninguno de los que nos ofrecieron bajaba de 100 €).

Hora (Mikonos)

Hora (Mikonos)

Una vez situados lo primero era llenar el estómago en el restaurante que hay casi enfrente de la casa, eligiendo de nuevo la mousaka (21 € los dos), dejando para la tarde el paseo por el pueblo.

Los molinos de Mikonos

Ambiente en Mikonos

Como la distancia no era muy grande fuimos andando y en cuestión de 20 minutos (por la carretera eso sí…¡precaución!) estábamos en Hora (muchas de las capitales de las islas tienen este nombre), encontrándonos un ambiente de lo más animado, a tope de gente de todos los países y colores, típicas callejuelas formando laberintos donde es obligado perderse, tiendas de todo tipo y la famosa estampa de los molinos de viento junto al barrio de la pequeña Venecia (donde al mar llega a las casas). Un lugar agradable que ciertamente está algo masificado, pues no en vano Mikonos se ha convertido ya en un destino de ocio puntero en Europa pero que esconde también un gran tesoro arqueológico en la cercana isla de Delos que visitaríamos al día siguiente, aprovechando el paseo para comprar los billetes en una de las muchas agencias que hay por el paseo marítimo (más o menos todas con el mismo precio, el de 19 € i/v) y también el de nuestro segundo salto por las Cícladas a la isla de Paros (18 € con la compañía Blue Star). Cenamos algo rápido en uno de los muchos locales y regresamos andando al alojamiento, cosa que de noche y por la carretera no es recomendable, a decir verdad.

Los molinos

Los molinos

DÍA 5- LAS DOS CARAS DE LA MONEDA: DELOS Y PARADISE BEACH

Desayunamos de camino al embarcadero, al otro lado del puerto viejo, desde el que salen las golondrinas a la isla de Delos.

El "Orca"

El “Orca”

El yacimiento arqueológico que se ubica en esta pequeña isla es espectacular, no en vano Delos es el corazón de las Cícladas (que significa círculo) y el lugar de nacimiento atribuido a dos de las deidades griegas más veneradas, Apolo y Artemisa, razones que hicieron que allá por el siglo II a.C. fuera un importante núcleo comercial del Mediterráneo y una ciudad de considerable tamaño. Para la ida (recuerdo 19 € i/v, el precio de la taquilla era el mismo que el de la agencia) nos tocó el “Orca”, pues son hasta 4 las embarcaciones que cubren la ruta con un amplio horario hasta mediodía en temporada alta (excepción a tener en cuenta: ¡el lunes cierra y por lo tanto no hay barcos!).

Llegando a Delos

Llegando a Delos

El día era soleado y caluroso pero con el mar un pelín agitado, tardando un poco más de media hora en atracar en el pequeño embarcadero de Delos y pasar por taquilla para abonar los 5 € que cuesta la entrada (dan un plano con la historia del lugar en inglés muy completo). De las rutas recomendadas en el mapa hicimos la azul y verde de unas 3 horas de duración incluyendo el reducido pero interesante museo del yacimiento (las mejores obras de aquí están en Atenas), reconociendo los cimientos y la planta de la ciudad con facilidad, cruzando restos de ágoras como la de los Italianos o estoas como la de Antígonas, rodeando el antiguo lago sagrado y maravillados con las columnas que aún quedan en pie, mosaicos o las fantásticas estatuas de la Terraza de los Leones (los originales se pueden ver en el museo), todo ello en la parte norte del yacimiento.

Vista al complejo desde la terraza de los Leones

Vista al complejo desde la terraza de los Leones

Hacia el sur está el monte Citnos en cuyas laderas descansan los Santuarios de los Dioses Extranjeros (egipcios y sirios entre otros) y el barrio del Teatro, con el propio edificio como estrella, mejor conservado que otros así como las viviendas de esta zona, que es donde residían los más acaudalados, siendo posible cruzar sus callejuelas e incluso entrar en las habitaciones de las casas, donde mosaicos o ánforas pueden aparecer y sorprender en cualquier momento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como resumen es una visita imprescindible y que no deja indiferente, es difícil imaginarse esta ciudad en pleno apogeo pero lo que ha llegado hasta nuestros días bien permite hacerse la idea. Hacer constar que por todo el recorrido existen carteles explicativos en griego e inglés que permiten profundizar en la historia del lugar.

Sentada a la puerta de casa :)

Sentada a la puerta de casa 🙂

En cuanto a la tercera ruta, la roja (con azul y verde incluidas) lleva unas 5 horas y llega hasta la explanada donde se asentaba el estadio, del que poco queda ya. Por último y como es lógico una prenda de cabeza, calzado cómodo y agua fueron básicos para llevar bien la visita, existiendo un bar junto al museo donde es posible refrescarse, cosa que hicimos justo antes de coger el ferry de vuelta a las 15 horas (que es cuando cierra el yacimiento, no estando permitido quedarse en la isla). A bordo del “Margarita” en esta ocasión pusimos rumbo a Mikonos entre olas mayores que a la ida, hecho que no nos quitó el hambre eligiendo al azar, en el propio paseo marítimo en frente de la pequeña iglesia que hay, el restaurante “Captain`s”, allí probamos a 10 € por cabeza el souvlaki (carne de pollo y/o cerdo a la parrilla) y el tzatziki (salsa a base de yogurt y pepino) con pan de pita y unas patatas, simplemente delicioso, como casi toda la comida en Grecia 😛 :P.

Souvlaki en Captain`s

Souvlaki en “Captain`s”

Para la tarde buscaríamos la otra cara de la moneda, la de la fiesta que atrae a jóvenes de toda Europa y más allá en una de las playas más famosas, Paradise Beach. La mejor opción (y económica, el billete 1,60 €) para ir son los buses de línea que salen de la parada de Fabrika en Mikonos cada 30 minutos y te dejan junto al famoso club Tropicana (existen también minibuses que parten del puerto viejo entre otros sitios a 10 € i/v). Pues bien dicen que para gustos colores y es cierto, así que si lo que se busca es fiesta esta será una visita tan imprescindible o más que Delos, en mi caso particular -y será cosa de la edad ya- con estar un buen ratito tomando algo y viendo un poco el ambiente tuve más suficiente, eso si Miriam y yo coincidimos en que el “speaker” sabía animar el ambiente dando un repaso a las nacionalidades presentes con mención especial y repetida para los israelitas, que deduzco serían los que más pasta estaban aflojando :D.

Bus en Paradise Beach

Bus en Paradise Beach

Al anochecer regresamos al pueblo (otro 1,60 €) cenado en el “Noodle Mykonos” (calle Lakka) unos boles con gambas uno y pollo el otro junto a unos rollitos (todo muy bueno por 22 €) y paseando tranquilamente después entre las aglomeradas callejuelas de Hora, deteniéndonos y curioseando por las tiendas esparcidas entre el blanco y azul de sus casas, muy agradable sin duda. Lamentablemente no había bus al puerto nuevo (para ir al alojamiento) y nos tocó dar un paseo más largo de lo esperado (una media hora) con el peligro de ir por la carretera de noche, pero bueno con paciencia y seguridad llegamos satisfechos y contentos de los dos ambientes tan diferentes que pudimos conocer en esta concurrida y animada isla :).

Fiesta en "Tropicana"

Fiesta en “Tropicana”

DÍA 6- SIGUIENTE ETAPA: PAROS

Tocaba embarcar de nuevo para llegar a la isla de Paros, teniendo que ir andando al puerto nuevo (como mucho 2 kms y unos 20 minutos) al perder justo el autobús que pasaba y desconocer cuándo era el siguiente.

"Blue Star Paros"

“Blue Star Paros”

El “Blue Star Paros” (recuerdo que 18 € cada uno, lógicamente de la compañía Blue Star) atracó a la hora prevista, acomodándonos en cubierta rápidamente y conociendo el barco, que una vez más contaba con todas las comodidades si bien la disposición era diferente al de la compañía anterior. Y con cerca de hora y media de agradable navegación dejamos la glamurosa Mikonos atrás y nos adentramos en el corazón de las Cícladas en su isla mejor comunicada y con casi el doble de población que la primera (unos 12.000 habitantes), eso sin tener en cuenta a las hordas de turistas, claro está…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: