Inicio

TW-1, TAIPEI Y YEHLIU GEOPARK

DÍA 1 (91)- 29/06/13 VUELO Y PRIMER CONTACTO CON TAIWÁN

Habíamos salido a las 6.15 de la mañana de la terminal 2 del aeropuerto de Kota Kinabalu (Malasia) con Air Asia (recuerdo que 58 € cada uno) llegando puntuales y cansados (es difícil dormir bien en un avión) a las 9.15 al Taoyuan International Airport (TIA) situado unos 35 kms al oeste de Taipei. Nos situamos rápido en la terminal y encontramos la oficina de turismo donde nos pudimos hacer con mapas e información de la isla y sus principales puntos de interés, esencial teniendo en cuenta que no llevábamos nada preparado.

Estación de metro de Taipei

Estación de metro de Taipei

Cambiamos algunos rynggits malayos que nos sobraron a 1 MYR=8,046 TWD y preguntando vimos que la mejor manera de ir al centro era con el impoluto autobús nº 1819, que salía cada 20 minutos durante todo el día y que nos costó 125 TWD=3,60 € por cabeza tardando casi una hora en llegar a la estación principal de tren (Taipei Main Station). Las primeras impresiones de Taiwán nos acercaban más a Japón que a los países de los que veníamos, o dicho de otro modo, todo estaba limpio, cuidado, aspecto ordenado, la gente muy amable (bueno esto si que es un punto en común) e incluso en los baños del aeropuerto había ¡retretes de estilo japonés con chorrito y todo!, de esos que tanto me gustaron :).

Vista del Taipei 101 desde el memorial

Vista del Taipei 101 desde el memorial Sun Yat-Sen

Ya teníamos el albergue reservado con anterioridad en Hostelworld y para llegar hasta él cogimos un tren local con dirección a Keelung y nos bajamos en la siguiente estación, Songshan (15 TWD=0,43 € cada uno), saliendo por la puerta este y siguiendo las indicaciones que llevábamos apuntadas para llegar a “The Meeting Place”, un sitio que contaba con wifi, lavandería, cocina y salón común, baño compartido, nuestro dormitorio era de 10 personas (los hay de menos), no daban desayuno y las toallas eran de alquiler (nosotros ya teníamos), todo estaba bastante limpio y el personal totalmente servicial y dispuesto a solucionar todas las dudas. El precio fue de 350 TWD=10,08 € por cama y noche reservando 2 noches que es lo mínimo en este sitio. Descansamos y por fin a dar nuestros primeros pasos por la ciudad más grande de la isla con 2,7 millones de personas, comimos en la estación de Songshan (517 TWD=14,87 € los dos en una pizzería, luego comprobamos que se podía comer bien más barato) y nos dirigimos a la estación de metro de Houshanpi (en la línea 5) cruzando el interesante mercado de ropa de Wufenpu.

Militares desfilando

Militares desfilando

El metro es sin duda la mejor manera de moverse por la ciudad y ésta era la parada que nos quedaba más cerca (ahora hay una nueva línea que en 2013 no estaba que llega a Songshan), os dejo un enlace con el mapa del metro de Taipei y sus 5 líneas. El ticket es una ficha redonda y aunque la máquina que la expide parezca una locura al final es fácil, los nombre vienen en inglés en pequeñito debajo del chino y los precios están claros, además si luego no te bajas en la estación a la que vas y quieres seguir se puede reajustar la tarifa al salir. Nosotros avanzamos sólo dos estaciones hasta City Hall (20 TWD=0,57 € por barba) y llegamos andando al monumento-memorial de Sun Yat-Sen (entrada gratis), que no fue otro que el fundador del Kuomintang o Partido Nacionalista Chino, cuya estatua sentado preside el interior del edificio que está situado en una agradable plaza.

Vista del 101 desde abajo

Vista del 101 desde abajo

El tiempo acompañaba y el ambiente que se respiraba en el lugar era estupendo, con grupos de jóvenes bailando o gente paseando y meditando, además las vistas del famoso edificio Taipei 101 (uno de los más altos del mundo) eran magníficas y pudimos asistir a la bajada de bandera y posterior desfile por parte de un grupo de militares que lo hicieron todo con asombrosa rectitud, casi sin pestañear y a cámara lenta (también sonó el himno acompañado del silencio y respeto de todos los que allí estábamos). A continuación nos acercamos al mencionado edificio (apenas a tres manzanas de la plaza) y aceptamos pagar la entrada de 500 TWD=14,40 € cada uno que nos permitía acceder al observatorio (en el piso 89), la terraza descubierta del piso 91 y la enorme bola anti-viento del piso 88 que tiene la finalidad de dar estabilidad a la construcción (los fuertes vientos y terremotos son algo común en Taiwán).

Vistas desde el edificio

Vistas desde el edificio

Con la entrada nos dieron una audio-guía que estaba disponible en castellano, así que montamos en el ascensor más rápido del mundo según nos dijeron (ni más ni menos que 1.010 metros por minuto y debía ser cierto porque la presión se notaba en los oídos, sobre todo al bajar) visitando las tres plantas sin prisa ninguna y disfrutando del mar de edificios que teníamos delante pese a la bruma que apareció. Una vez abajo dimos el día por terminado pues ya había anochecido, hicimos las últimas fotos y regresamos al metro yendo desde City Hall a Houshanpi (20 TWD=0,57 €) y de allí al alojamiento a cenar en la cocina lo que habíamos comprando, todo ello entre charlas con el staff del albergue (hablaban inglés) y algún otro viajero. El simbolismo de este edificio fue curioso al coincidir que era el último país de este gran viaje de 101 días por el sudeste asiático, tantos como plantas tiene el Taipei 101.

DÍA 2 (92)- 30/06/13 TEMPLOS Y MEMORIAL DE CHIANG KAI-SHEK

Comenzamos el día con la intención de visitar un templo, eligiendo el Xingtian tras consultarlo en el albergue, pues nos dijeron que tenía parada de metro y todo y era de los mejores para visitar. Les hicimos caso y al acabar de desayunar marchamos hasta la parada de metro de Houshanpi yendo hasta la de Xingtian Temple en la línea 4 (25 TWD=0,72 € cada uno con un trasbordo en Zhongxiao Xinsheng).

Templo

Templo Xingtian

El ambiente de este templo confuciano era frenético, lleno de gente realizando ofrendas y oraciones y saturado de incienso, cosa que me gustaba por otra parte, lo mejor en estos casos es pararse a observar y disfrutarlo, más si cabe al no saber cómo funcionan estos rituales. Nuestra siguiente parada fue la estación de tren (Taipei Main Station) que tiene parada de metro también, así que lo cogimos en Zhongshan Elementary School (a la misma distancia del templo que la parada de Xingtian) y con un trasbordo a la línea 2 en Minquan Road y 20 TWD=0,57 € por cabeza llegamos en un abrir y cerrar de ojos. Allí estudiamos cómo funcionan los trenes taiwaneses para dar la vuelta a la isla, teníamos el tren bala (enlace a THSR) que recorre la costa oeste y los normales (enlace a Taiwán Railways) que circunvalan el país, utilizaríamos ambos y hablaré de ellos cuando toque.

Detalle de los rezos en el templo

Detalle de los rezos en el templo

Aprovechamos para comer en la concurrida zona de restaurantes de la 2ª planta por 270 TWD=7,78 € los dos unos noodles con sopa y arroz en el “Breezer” muy buenos.

Hall de la estación

Hall de la estación

Zona de comidas

Zona de comidas

Tocaba ya el plato fuerte del día, el monumento-memorial a Chiang Kai-Shek, al que llegamos andando (hay dos paradas de metro desde la estación de tren) cruzando el parque de la paz 2/28 que recuerda la matanza de civiles a raíz de unas protestas en 1947, está perfectamente cuidado y cuenta con numerosas esculturas y rincones para descansar, llegando finalmente a la explanada donde ya podíamos divisar al fondo el descomunal edificio que homenajea a la figura de Chiang Kai-Shek, líder del Kuomintang que luchó contra los comunistas y posterior mandatario de la República de China (Taiwán) durante 26 años seguidos. Dejamos a nuestra derecha el precioso Teatro Nacional y a la izquierda el Auditorio, ambas construcciones de un inequívoco estilo chino y nos acercamos al memorial en medio de la buena atmósfera que se respiraba en la zona, ascendiendo a la 4ª planta por la escalera exterior (también había ascensor) que es donde se encuentra la estatua de Chiang Kai-Shek sentado, que nos recordó mucho por no decir que era igual a la de Sun Yat-Sen del día anterior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez más tuvimos suerte y justo se produjo el cambio de guardia en el que unos militares ejecutaron la maniobra con total solemnidad y muy despacio, como por lo visto es su paso para este tipo de actos, quedándose los que llegaron en unos pedestales vigilando y sin pestañear siquiera, parecían esculturas de cera o algo así…pero no lo eran, ¡qué profesionalidad!.

Templo de Longshan

Templo de Longshan

Acabamos de recorrer el memorial con la mayor atención posible y como teníamos tiempo y ganas fuimos a visitar el templo budista-taoísta de Longshan, en la parte antigua de la ciudad junto a río Danshui, cogimos el metro en la parada del memorial siguiendo la línea 3 hasta Ximen y en una parada más estábamos en Longshan (línea 5, precio 20 TWD=0,57 € por barba). De nuevo el templo estaba a tope y el olor del incienso lo inundaba todo, si bien al ser budista y taoísta las figuras eran muy diferentes al confuciano, de hecho también las ofrendas funcionaban de diferente manera.

Zona comercial de Ximen

Zona comercial de Ximen

Permanecimos allí hasta aburrirnos y anduvimos hasta la zona comercial de Ximen, que no dejan de ser las típicas calles llenas de tiendas y gente que se pueden encontrar en casi cualquier ciudad, con la diferencia de que éramos los únicos occidentales y llamábamos bastante la atención, sintiéndolo así a juzgar por las miradas de los taiwaneses, hasta un artista local le hizo un retrato a Charo con un papel y unas tijeras para deleite de los viandantes. Anocheciendo ya y sabedores de que habíamos exprimido en lo posible este día en Taipei seguimos los pasos del día anterior comprando comida y cenando y relajándonos en el albergue con las normales conversaciones sobre lo que has visitado durante la jornada (volvimos en la línea 5 de metro desde Ximen a Houshanpi por 30 TWD=0,86 € cada uno).

DÍA 3 (98)- 06/07/13 EXCURSIÓN DE IDA Y VUELTA AL YEHLIU GEOPARK

Si bien hicimos esta excursión al final del viaje por Taiwán, dado que se puede hacer en un día desde la capital la incluyo en este capítulo siguiendo el orden más lógico posible. Hacer constar que la noche antes (llegamos en tren desde Hua Lien) nos tuvimos que alojar en otro albergue al estar completo “The Meeting Place”, siendo el “Happy Family Hostel” que ocupa varias plantas de un edificio cercano a la estación principal de tren (aunque un poco difícil de encontrar), la habitación estaba limpia y tenía wifi, ventilador y aire acondicionado además del baño y la sala de TV comunes, costando la doble 1.000 TWD=28,80 € a través de Hostelworld.

Máquinas expendedoras de billetes de tren

Máquinas expendedoras de billetes de tren

En cuanto a la excursión nos dirigimos temprano a la estación de tren y cogimos uno local con destino Keelung (41 TWD=1,19 € cada uno) llegando en apenas 45 minutos al que es uno de los principales puertos del país. Allí había una oficina de turismo en la que contrastamos la información que teníamos en un mapa que habíamos conseguido en el aeropuerto al llegar, es decir, que para ir al Yehliu Geopark había que subirse al autobús turístico de la costa norte (cuya parada era anexa a la estación de tren), costando 30 TWD=0,86 € por cabeza y tardando sólo 25 minutos en dejarnos junto al parque (3ª parada desde Keelung). Lo primero que llamó nuestra atención del lugar fue el buen y multitudinario ambiente reinante, el delfinario pero sobre todo la central nuclear que estaba bastante cerca del parque, al que accedimos pagando 50 TWD=1,44 € por barba. Esta curiosidad natural está en una lengua de tierra alargada de algo menos de 2 kms de longitud donde tanto el agua como el viento han ido moldeando las rocas durante millones de años permitiendo que la imaginación de los lugareños se dispare buscando todo tipo de similitudes (cosa habitual en cuevas y formaciones rocosas por otra parte), es así como pudimos disfrutar de las velas, los champiñones, el jenjibre o el pájaro entre otros, y a decir verdad muchas de ellas si que guardaban parecido con la realidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además se pueden observar fósiles si se presta atención, como desde luego intentamos y conseguimos en un día muy caluroso pero agradable gracias a la brisa marina. Paseamos y recorrimos el parque sin prisas hasta hartarnos y regresar en el mismo bus, que pasa cada 10-15 minutos a Keelung, comiendo allí en una hamburguesería por 280 TWD=8,06 € los dos y dando un breve paseo por los alrededores del puerto de una ciudad que no es especialmente interesante.

Aspecto general del Yehliy Geopark desde la zona este

Aspecto general del Yehliy Geopark desde la zona este

Deshicimos el camino a Taipei en tren local e hicimos tiempo por la estación de tren hasta coger el bus nº1819 al aeropuerto (125 TWD=3,60 € cada uno), cenamos allí por 480 TWD=13,83 € los dos y pusimos fin a nuestra estancia por la isla con dos vuelos de Air Asia a Kuala Lumpur y de allí a Bangkok como ya comenté en la introducción. Como veis he alterado un poco el orden para incluir esta excursión junto a la capital (dada su cercanía) y os invito a continuar el viaje rumbo al sur en el ultramoderno tren bala taiwanés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: