Inicio

TAILANDIA

portadaTailandia

Sin ninguna duda Tailandia es la principal puerta de entrada al sudeste asiático y su país más representativo, acostumbrado por completo al turismo lo que de entrada hace que sea muy fácil moverse por el país y el destino ideal para quien quiere “iniciarse” en este tipo de viajes por libre, aunque por contra eso mismo supone que esté muy trillado y algunos sitios masificados. Con 65 millones de habitantes y una superficie poco mayor que la de España, su cultura (que personalmente me encantó) está muy entrelazada con la religión claramente mayoritaria del país, el budismo (existe una minoría islámica en algunas provincias del sureste). Hay una infinidad de templos y edificios muy interesantes de visitar al respecto (importante respetar y estar atentos a las normas de decoro como descalzarse o cubrirse los hombros, cosa que suele indicarse), así como las ruinas de los dos reinos que marcaron la historia de Tailandia desde el siglo XIII hasta el XVIII, Sukhotai primero y Ayutthaya después, ambos lugares son imprescindibles.

Detalle en un templo

Detalle en un templo

Más recientemente Tailandia sufrió el terrible tsunami del 2004 que dejó la costa oeste destrozada (aún hoy puede llegar a notarse) y la inestabilidad política es una constante (incluso con golpes de estado, lo que no impide que el Rey Rama IX sea venerado) aunque no suele afectar al turismo, como siempre lo mejor antes de viajar es informarse siendo un buen sitio las recomendaciones de viaje a Tailandia del Ministerio de Exteriores (dejo el enlace) que deben estar actualizadas. Voy ya a los datos más prácticos que son útiles a la hora de organizar un viaje, empezando por el clima tropical húmedo, muy similar en todos los países de la zona con una marcada estación de lluvias (de junio a octubre) y otra seca que va de marzo a mayo con temperaturas que pueden superar los 35º C (que es cuando estuvimos), si bien es cierto que aquí todo es posible y a veces el tiempo cambia muy rápido en cuestión de horas. Toca ya hablar de la sabrosa comida tailandesa, que como no podía ser de otra manera tiene el arroz y los fideos (generalmente de arroz también) como base principal, falta algo de variedad pero ahí están los noodles, los pad thai o los pancakes de postre, que además comimos en puestos callejeros muchas veces sin ningún problema y muy barato. En lo referente al alojamiento lo fuimos buscando sobre la marcha, comparando habitaciones y decidiendo (si se pregunta suelen dejar echar un vistazo), unas veces acertamos y en alguna otra, para ser franco, pues no repetiría (ya os iré comentando).

Barco de popa larga en las playas del mar de Andamán

Barco de popa larga en las playas del mar de Andamán

No pagamos más de 10 € (unos 400 Bahts tailandeses) en ninguno de ellos por una habitación doble. Para movernos por el país el transporte más usado fue el tren, tanto al norte (hasta Chiang Mai) como al sur para ir a la isla de Koh Tao (en combinación con el barco), probamos desde el tren cama hasta el rígido asiento de la 3ª clase, los precios son asequibles y siempre compramos los billetes directamente en las estaciones (os dejo el enlace del blog en inglés The man in seat 61, donde figuran todos los detalles de todos los trenes del mundo, sencillamente espectacular). También cogimos autobuses (igualmente compramos los billetes en las estaciones), furgonetas (ya por agencias) e incluso un barco-cama para salir de Koh Tao. Los desplazamientos urbanos corrieron a cargo de los tuk-tuks, furgonetas preparadas y en Bangkok también el metro y el Chao Phraya Express, un práctico ferry que recorre el río del mismo nombre. Iré describiendo todos ellos a medida que se vayan presentando.

Algunos Baths tailandeses

Algunos Baths tailandeses

La moneda de Tailandia es el Baht (THB), que en el momento de empezar el viaje estaba a 1 €=37,5 THB , sin embargo durante el relato aplicaré el cambio actual (diciembre 2014) de la web xe.com de 1 €=40,32 THB para que los precios estén lo más actualizados posible. No tuve problema para sacar dinero en los cajeros (mi banco me cobra 2 € de comisión independientemente de la cantidad), sólo cambié algunos Bahts en el aeropuerto de Bangkok (que me salió mucho peor que hacerlo en alguna casa de cambio o banco de la ciudad). Como requisito de entrada al país basta con tener el pasaporte en vigor y aunque no hay vacunas obligatorias si son aconsejables algunas de las más comunes (ver las recomendaciones del Ministerio) y un seguro de viajes es más que básico (contratamos uno a través de la web rastreator.com por 67 € por persona para los más de tres meses de viaje), haciendo constar que el nivel sanitario del país es bastante bueno y el mejor de la zona por lo que una posible factura hospitalaria sería alta. Un repelente de mosquitos es igualmente aconsejable.

Ruta en Tailandia, "click" para agrandar

Ruta en Tailandia, “click” para agrandar

Dividiré el relato en 6 capítulos siguiendo nuestra ruta desde Bangkok hacia el norte (los 4 primeros con la capital, Ayutthaya, Sukhothai, Chiang Mai y Chiang Rai) y añadiendo 2 más para las playas (Koh Tao y Ao Nang e islas Phi Phi) a las que llegamos después de recorrer Laos, Camboya y Vietnam, haciendo así la ruta por el sudeste asiático lo más natural posible. Juntaré la información de Bangkok (pasamos tres veces por ella durante el viaje) en el primer capítulo y aparecerá el número de día de viaje por el país (en total suman 25) y entre paréntesis el general de los más de tres meses. Por último hago constar que llevábamos la guía “Lo mejor de Tailandia” de Lonely Planet (del 2012) y que con el inglés no tendréis ningún problema si bien es cierto que saludando y agradeciendo en tailandés seréis recompensados con la “eterna sonrisa” de un pueblo agradable en su inmensa mayoría y que intenta que sus visitantes se sientan “como en casa”. Si a esto sumamos lo impresionante de sus paisajes, desde las montañas del norte a las paradisíacas playas del sur y una riqueza cultural difícil de superar hacen de este viaje una experiencia inolvidable que te deja con ganas de volver. Y después de todo esto…¿os he convencido para daros una vuelta por este precioso país?…de momento es mi humilde propósito intentar acercároslo con este relato, así que ¡สวัสดี ! (¡sà-wàt-dee!, que significa hola en tailandés).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: