Inicio

MY-3, KOTA BARHU E ISLAS PERHENTIAN

DÍA 8 (69)- 07/06/13 VUELO Y PASEO POR KOTA BARHU

Llegamos al aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur (KLIA) con tiempo de sobra facturando, comiendo allí algo rápido, despegando puntuales a las 14.30 horas y llegando al pequeño aeropuerto de Kota Barhu en cincuenta minutos en los que hasta nos dieron una bebida y unos cacahuetes, por lo que la impresión sobre la compañía Malaysia Airlines fue positiva (recordar que el vuelo nos costó 197 MYR=48,55 € a cada uno el día anterior).

Malaysia Airlines

Malaysia Airlines

Estábamos a 9 kms de la ciudad y teníamos la opción de coger un taxi (por 20 MYR=4,93 €) o un autobús que paraba en la avenida junto al aeropuerto. Fuimos a la parada del bus y un hombre se ofrecía a llevarnos también por 20 MYR, primero dijimos que no pero como el bus no venía empezamos a hablar con una mujer y otro hombre que esperaban allí y nos pusimos de acuerdo, pagando nosotros 10 MYR=2,46 € por los dos, la cosa salió bien pues los otros dos pasajeros eran locales y aceptaron de inmediato. Nos dejó en el centro no tardando en encontrar la guesthouse Cerana (en una calle paralela a la principal, Padang Garong) que habíamos reservado en hostelbookers por 7,39 € la noche (0,74 € a modo de reserva y allí 27 MYR=6,65 €) y que era el típico alojamiento mochilero bien situado con una agradable zona común (terraza incluida), wifi, baño común y ventilador en nuestra pequeña habitación.

Mercado nocturno de Kota Barhu

Mercado nocturno de Kota Barhu

Allí nos informaron de cómo llegar a las islas Perhentian (lo describo al día siguiente) e incluso existía la posibilidad de comprar el billete para el barco (no lo hicimos y resultó ser más barato que en el puerto de Kuala Besut como luego explicaré). Dimos un paseo por las calles centrales de esta ciudad de casi 500.000 habitantes llamándonos la atención la cantidad de tiendas de telas de todo tipo y la presencia “más fuerte” del islam que en otras zonas del país viendo muchos más velos e incluso algún que otro burka, en cuanto a lugares y monumentos de interés no tiene mucho la verdad y los viajeros suelen estar de paso, como nosotros. Sin embargo descubrimos un interesante mercado nocturno con una zona de comidas muy amplia, cenando allí por no más de 10 MYR=2,46 € los dos y paseando por la zona de ropa un rato antes de irnos a dormir.

DÍA 9 (70)- 08/06/13 ISLAS PERHENTIAN, UNA MARAVILLA DE LA NATURALEZA

Siguiendo las indicaciones que nos habían dado nos presentamos temprano en la estación de autobuses, que está en una bocacalle de la principal Padang Garong pero al otro lado del alojamiento, cogiendo el nº 639 de la compañía “CityLiner” que iba a Kuala Besut (nos costó 6 MYR=1,47 € a cada uno), que es el principal punto de embarque de las islas Perhentian. Vimos que la frecuencia no era mala (perdimos uno) y a las 07.30 horas estábamos en camino tardando una hora y media en llegar en un autobús que pese a ser viejo no estaba nada mal pues contaba con aire acondicionado y todo.

Llegando al paríso

Llegando al paríso

De Kuala Besut lo único que vimos fue el embarcadero y el paseo que hay al lado con numerosas tiendas, restaurantes y agencias, en una de las cuales (llamada “Perhentian Trans Holiday”) compramos nuestros billetes para el barco rápido (“speed boat”) por 70 MYR=17,25 € ida y vuelta cada uno (sólo ida 40 MYR=9,85 €), siendo el mejor precio que encontramos y recordando que en el alojamiento de Kota Barhu lo vendían por 65 MYR=16,02 €. Además se supone que había un barco lento (“slow boat”) pero en la agencia nos dijeron que no estaba disponible y no había ni rastro de él por ningún sitio, aunque de todas formas la diferencia de precio era sólo de 10 MYR=2,46 € para el ida y vuelta. Antes de embarcar tuvimos que pagar en una taquilla una tasa de conservación obligatoria de 5 MYR=1,23 € por persona. El día era bueno y lo que es más importante el mar estaba casi plano, por lo que la media hora de navegación hasta las islas se podía disfrutar, íbamos unos cuantos, todos con chaleco, en una lancha neumática con un par de motores fueraborda y bastante rápido desde luego.

No teníamos reserva de ningún tipo y era temporada alta, quedándonos en la isla con alojamientos más económicos y ambiente mochilero, que es Pulau Perhentian Kecil (la más pequeña de las dos), justo enfrente quedaba Pulau Perhentian Besar que cuenta con resorts de categoría mayor y por lo tanto, más caros. Paramos primero en la isla grande donde se bajaron algunos para continuar a la playa larga (“Long beach”) que es a su vez la parte de la isla pequeña donde están la mayoría de alojamientos y restaurantes, teniendo que coger un taxi acuático por 2 MYR=0,49 € cada uno de manera obligada y sin saberlo previamente, pues no hay embarcadero y enfrente de la costa y a poca distancia hicimos el trasbordo a la embarcación más pequeña que nos llevó hasta la línea de playa, en fin es una cantidad ridícula y no queda más remedio que pagarla.

Transparencia del agua

Transparencia del agua

Las primeras impresiones de la llegada a esta playa no podían prometer más, probablemente es el agua más transparente que he visto en mi vida. Una vez sobre la arena me fui a buscar alojamiento y no fue fácil encontrarlo, era temporada alta y buena parte de ellos tenían el cartel de “completo”, aunque por suerte encontré el “Bintang View Chalet” en segunda línea subiendo una ligera pendiente que hacía que las vistas de los bungalows independientes y orientados al mar ganaran puntos. Costó 85 MYR=20,94 € por noche (pagamos cuatro) y teníamos nuestro propio baño, toallas, cama con mosquitera (importante en esta zona), una agradable terraza con porche y ¡sin wifi!, de hecho ni siquiera había electricidad las 24 horas del día (paraban los generadores una parte de la noche), lo que ayudaba a desconectar por completo, lo cual es muy aconsejable estando en un paraíso como este (si alguien necesitara internet había un local para tomar algo en la playa que lo tenía), un sitio recomendable. Ya instalados corrimos a darnos nuestro primer baño en semejantes aguas, comiendo después en uno de los dos restaurantes que había en la misma línea de playa, el “Family Café” (tendríamos tiempo de conocer los dos) unos platos de pasta por 26 MYR=6,40 € los dos, aquí los precios eran un poco más elevados que en el continente.

Vista desde el agua de "Long Beach", en la isla pequeña

Vista desde el agua de “Long Beach”, en la isla pequeña

La tarde fue de relajación completa en la playa y baños, disfrutando del atardecer desde la arena y cenando en el mismo sitio unos sandwiches por 19 MYR=4,71 €. Por la noche había algo de ambiente en la playa, con algunos locales con antorchas en la arena y gente joven por allí, la música no nos molestaba en absoluto en el alojamiento (cosa que en algunos momentos del día sí hacía el generador, por desgracia) y el cielo estaba totalmente despejado y estrellado, creando todo ello una escena incomparable.

DÍA 10 (71)- 09/06/13 BUCEO CON TUBO EN PULAU PERHENTIAN KECIL

Nos levantamos muy temprano para ir a bucear al extremo norte de “Long Beach” (la playa donde estábamos alojados), y es que si estas islas son famosas por algo son por sus fondos marinos, hay multitud de posibilidades de bucear con botella aunque con tubo (que es lo que hicimos) se pueden ver muchísimas cosas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estaba nublado pero hacía calor y empezamos a bucear, como ya he dicho, por “nuestra” propia playa, uniéndose a nosotros un francés que andaba solo por allí, Anthony, estuvimos un buen rato (la piel acabó arrugada y todo) y vimos todo tipo de peces de diferentes colores y tamaños, destacando los peces loro y una raya que fue la estrella de la mañana.

Panorámica de Coral Bay

Panorámica de Coral Bay

Comimos de nuevo en “Family Café” unas patatas cocidas y unos zumos por 30 MYR=7,39 € y nos subimos a nuestro bungalow a descansar y echarnos una siesta. Por la tarde queríamos bucear en la parte oeste de la isla en una zona llamada “Coral Bay” a la que se puede llegar por un sendero en buen estado en apenas 10 minutos, cruzándonos sobre todo con varios varanos (reptil parecido al dragón de Komodo), pues había un montón en la isla y alguno era realmente grande. Los fondos de ese lado nos gustaron bastante menos, aun así vimos corales y más peces loro, pudiendo incluso escuchar como estos últimos rompían los primeros con sus duros picos.

Vista desde el alojamiento

Vista desde el alojamiento

Regresamos por el sendero echando un vistazo a los alojamientos que había por esa parte de la isla, aseándonos en el nuestro y bajando a la playa a cenar en el otro restaurante, el “Daneila”, unos sandwiches y perritos calientes por 24 MYR=5,92 € los dos. Para los días siguientes usaríamos los taxis acuáticos y nos acercaríamos a la isla grande en busca de tiburones y tortugas, haciendo constar que era posible contratar excursiones para hacer “snorkel” de ½ o 1 día en los propios puestos de los taxis.

DÍA 11 (72)- 10/06/13 PRIMER CONTACTO CON LA ISLA GRANDE

Bajamos temprano viendo por segunda vez un varano enorme que estaba por la parte de atrás de los restaurantes y nos acercamos a uno de los puestos de taxis acuáticos (en “Long Beach” hay un par de ellos), los precios eran por persona y trayecto y al atardecer (a partir de las 19 horas) cobraban el doble, como podéis ver en la foto que pongo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En general todos tenían el mismo precio pero nos percatamos de alguna ligera diferencia en los trayectos más largos. Nuestro destino sería la playa donde estaban los resorts “Flora Bay” y “Fauna Beach Chalet” en la isla grande (Pulau Perhentian Besar), cercana al conocido como “Shark point” ya que pueden verse tiburones de arrecife en esa zona. El taxi hasta allí nos costó 20 MYR=4,93 € sólo ida a cada uno y como no sabíamos el tiempo que estaríamos no quedamos para la vuelta (cosa que hicimos al día siguiente), llegando tras un rato de navegación en el que cruzamos el estrecho que separa las dos islas. Una vez más buceamos hasta que la piel se nos arrugó (un par de horas como poco y una buena distancia entre ida y vuelta desde el “Flora Bay” hasta “Shark point”) disfrutando del fondo marino de esta zona que nos encantó. Las estrellas de la mañana fueron los peces payaso, que estaban escondidos entre las anémonas pero que se acercaban si les poníamos las manos y el tiburón de arrecife de puntas negras que pude ver fugazmente frente a mi (era pequeño y desapareció enseguida).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comimos allí mismo en el restaurante del “Flora Bay” unos platos de pasta por 27 MYR=6,64 €, descansamos un poco en unas hamacas que había e intentamos recorrer a pie el sendero que hay para ir desde esta playa a “Turtle point” (1 hora según la guía), en el lado oeste de la isla por un doble motivo, atravesar el bosque y coge el taxi allí ya que costaría la mitad, pero el camino no era adecuado ni mucho menos para ir en chanclas y bañador, por lo que desistimos volviendo en taxi a “Long Beach” (que desde aquí costaba 25 MYR=6,16 € cada uno, cuando el mismo trayecto a la inversa eran 5 MYR menos).

Ambiente de Long Beach por la tarde

Long Beach por la tarde

Llegamos con tiempo de pegarnos un relajante baño en la playa pese a que estuvo otra vez nublado, luego ducha en el alojamiento y a cenar al “Daneila” por 20 MYR=4,93 € los dos. Acabamos el día paseando por la playa (nos encontramos con nuestro amigo Anthony) mientras se iba despejando y con la boca llena de buenas palabras hacia estas islas y las experiencias que nos estaban dando…¡y lo mejor estaba por ver!.

DÍA 12 (73)- 11/06/13 TURNO PARA TURTLE POINT

Nuestra idea para este día era ir a la playa del PIR (“Perhentian Island Resort”) que es donde se encontraba “Turtle point”, un lugar en el que al parecer se podían ver tortugas marinas y que no hay que confundir con “Turtle Beach” que era otra playa diferente (la siguiente al norte desde el PIR) y que supongo también se podrán ver tortugas.

Amanecer desde el bungalow

Amanecer desde el bungalow

El taxi desde “Long Beach” al PIR nos costó 10 MYR=2,46 € por persona y trayecto, quedando con el mismo taxista en que nos recogiera a las 13 horas (serían las 9.30 cuando fuimos) y pagándole todo a la vuelta (en total 40 MYR=9,85 €). Como de costumbre ya buceamos un rato largo entre los corales y peces que había por ahí, hasta que vimos una tortuga de un metro más o menos que subía a respirar, pudiendo nadar un rato junto a ella, conseguimos muy buenas fotos y fue toda una experiencia para recordar, siendo sin duda el punto fuerte del día y posiblemente de nuestra visita a las islas (al menos en lo que a buceo se refiere). Después me fui yo solo por el otro extremo de la playa, donde había una pequeña isla con un faro, pudiendo ver otro tiburón de arrecife de puntas negras durante más tiempo que el del día anterior, hasta pude hacerle una foto aunque muy bien no se ve.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más contento no podía estar cuando regresamos a “Long beach” junto a otros dos pasajeros con los que había quedado el taxista, habíamos tenido la enorme fortuna de ver los dos animales marinos más representativos de estas islas y eso es algo que no sucedía todos los días. Comimos en el “Daneila” un puré con huevo muy bueno por 26 MYR=6, 40 € los dos, tras lo cual copiamos los pasos del día anterior, es decir, baño en la playa y ducha en nuestra bonita cabaña, relajándonos a continuación sentados en el porche mirando las preciosas vistas, escribiendo notas para el blog (que mejor lugar para inspirarse) y leyendo.

Paseo nocturno en Long Beach

Paseo nocturno en Long Beach

Bajamos a la playa para dar un agradable paseo al atardecer con la marea baja, cenando en el mismo sitio por 22 MYR=5,42 € los dos justo en el momento que empezó a diluviar como si no hubiera un mañana (más que suficiente para calarnos hasta los huesos mientras regresábamos al bungalow). Era nuestra última noche en este maravilloso lugar, por lo que tocaba reflexionar sobre lo vivido y sentirnos afortunados por ello, de verdad os digo que no me importaría volver algún día, ya lo creo que no, es un lugar que recomiendo al 100 % a todo el que decida venir a Malasia se bucee o no.

DÍA 13 (74)- 12/06/13 SALIMOS DE PERHENTIAN Y PONEMOS RUMBO A MALACA

Sin duda este sería un día de traslados en el que cogeríamos un montón de transportes diferentes, empezando por el taxi acuático (2 MYR=0,49 € por persona) al barco de la agencia “Perhentian Trans Holiday” (que ya pagamos) y que como nos habían dicho salía de “Long Beach” a mediodía dejándonos en el muelle de Kuala Besut un rato más tarde mientras las islas Perhentian iban quedando atrás y se perdían en el horizonte entre nuestras miradas melancólicas (íbamos con un grupo de 6 irlandeses que previamente habíamos recogido en “Coral Bay”).

Como he repetido muchas veces el tren me parecía más cómodo y lo prefería al bus, pero el problema para ir a Perhentian o a Malaca es que las estaciones más cercanas están a 50 kms (es el caso de Tanah Mera, donde cogeríamos el tren, desde Kuala Besut) o a 35 kms como pasaba desde Malaca a Tampin (que es donde nos bajaríamos), lo que significaba depender de otros transportes, la cosa no salió mal como iré explicando pero lo hacía un poco más difícil. Para ir desde Kuala Besut a Tanah Mera se nos presentaron dos opciones, ir en bus que habría que hacer un trasbordo al no existir uno directo o en taxi que nos pedía 65 MYR=16,02 €, teníamos tiempo de sobra hasta la salida del tren pero nos decidimos por el taxi gracias a que los irlandeses también iban allí, por lo que nos organizamos enseguida pidiendo dos taxis (que encima nos lo dejaron a 50 MYR=12,32 € cada uno de ellos) por lo que nosotros pagamos 25 MYR=6,16 €, toda una ganga.

Tren a su paso por Tanah Mera

Tren a su paso por Tanah Mera

Tardamos un rato (1 hora aproximadamente) en llegar a la estación (50 kms como ya he dicho) que se pasaron muy rápido gracias a la animada conversación que mantuvimos entre todos, taxista incluido. Una vez allí comimos en un KFC por 17 MYR=4,19 € los dos, paseamos por alguna tienda cercana y nos juntamos con los irlandeses para jugar a las cartas en la estación mientras esperábamos a que saliera el tren a las 20 horas. Como dije en su momento el billete lo compramos por internet (nos lo imprimieron en taquilla al llegar) en KL y sólo pudimos coger la habitación con dos literas de 1ª clase, pues las literas de 2ª estaban completas. El tren llegó y salió puntual comprobando enseguida que no merece la pena la diferencia de precio (al menos desde mi punto de vista) pues aunque tienes tu habitación y más intimidad sólo había unas galletitas, unas botellas de agua y un pequeño lavabo como diferencias con la 2ª clase,

Literas en 1ª clase

Literas en 1ª clase

los irlandeses vinieron a verla y estuvieron de acuerdo con nosotros (en un principio pensaba en que tendríamos hasta ducha propia), costando las literas de 2ª que ya conocimos de Butterworth a KL 40 MYR=9,85 € la litera de arriba y 46 MYR=11,34 € la de abajo mientras que las de 1ª clase en habitación de dos ascendían a 81 MYR=19,95 € la del nivel superior y 90 MYR=22,18 € la del inferior, así que habíamos pagado 171 MYR=42,13 € en total. Como en todos los trenes se puede comprar comida a bordo (cenamos unos noodles por 10 MYR=2,46 € los dos), nos despedimos de los irlandeses puesto que ellos iban a KL y nos metimos en la cama pronto para descansar (lo cierto es que era cómoda, pero lo mismo se puede decir de la de 2ª clase) llegando a la estación de Pulau Sebang/Tampin a las 6 de la mañana del día siguiente. La única pena de ir de noche fue que atravesamos el parque nacional de Taman Negara (zona de jungla) sin ver nada y durmiendo claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: