Inicio

MY-7, KOTA KINABALU E ISLA MABUL

DÍA 25 (86)- 24/06/13 SALIMOS DEL PAÍS EN FERRY VÍA LABUAN

El mar estaba muy bien aunque había una bruma que no nos dejó ver gran cosa tardando hora y media en llegar al territorio federal malayo de Labuan, que como enseguida quedó claro por las tiendas que anunciaban tabaco y otros productos a mejor precio de lo normal tenía un régimen económico especial.

Terminal marítima de Labuan

Terminal marítima de Labuan

Cruzamos el puesto fronterizo en poco tiempo sin que nos registraran el equipaje y poniéndonos el sello que nos autorizaba a estar otros 90 días (para la Malasia peninsular y Sabah, como ya he comentado otras muchas veces). Lo primero una vez dentro fue cambiar los BND sobrantes a 1 BND=2,43 MYR y comprar el billete para el ferry a KK de las 13 horas por 34 MYR=8,37 € cada uno en clase económica, dejamos el equipaje en consignas (10 MYR=2,46 €) y pasamos el tiempo hasta la salida paseando entre los “duty free” de la ciudad y comiendo unos excelentes “murtabak” (que es una especie de pastel relleno de carne picada y vegetales de origen indio-musulmán) a 20 MYR=4,93 € en total.

Ferry a Kota Kinabalu (KK)

Ferry a Kota Kinabalu (KK)

El ferry salió puntual y las condiciones del día no habían variado, tardamos unas 3 horas en llegar al puerto de la capital del estado malayo de Sabah, Kota Kinabalu, buscando el alojamiento que ya habíamos reservado en internet a través de hostelbookers (fuimos a pie recorriendo 1 km más o menos), el Stay-in Lodge en la calle Jalan Gaya nº 121 que llegaba al aprobado pero justo teniendo ventilador, toallas, wifi, baño compartido (limpieza algo mejorable), desayuno básico incluido y un salón común costando la habitación doble 45 MYR=11,08 € por noche (habíamos pagado una pequeña parte en euros por internet y el resto lo hicimos en MYR al llegar). Como no teníamos claros nuestros siguientes pasos reservamos sólo una noche y empezamos a organizarnos, pues queríamos ir un día a la montaña y el resto hasta el vuelo a Taiwán en algún sitio de mar donde se pudiera bucear, lo miramos todo (coches de alquiler, motos, transporte público, agencias por los alrededores y cosas por internet) con las siguientes decisiones:

Interior del ferry

Interior del ferry

para el día siguiente contratamos una excursión por agencia (la del hotel 63 en Jalan Gaya nº 63) al Parque Nacional del Monte Kinabalu y Poring a 165 MYR=40,67 € por cabeza (pese a ser algo caro es el mejor precio por agencia que encontramos, con el transporte público no lo vimos claro, los coches de alquiler no salían bien y para la moto pensamos que era demasiada distancia) y para los dos siguientes nos decantamos por la isla Mabul, junto a la famosa Sipadan, en el Parque Marino de Tun Sakaran al sureste del estado (compramos los vuelos a Tawau que luego explicaré), fue más complicado y caro que habernos decantado por el Parque Nacional Tunku Abdul Rhaman (un grupo de islas enfrente de KK), pero la otra tenía más peso y no nos defraudó (como casi seguro tampoco lo hubiera hecho el parque más cercano), lo iré explicando en sus respectivos días. Con todo listo cenamos en un restaurante chino cercano por 24 MYR=5,92 € los dos (sopa y carne de cerdo) y al alojamiento a relajarnos tras un paseo por algún punto de interés de la ciudad como la torre del reloj de Atkinson (visible desde la parte trasera del propio albergue).

DÍA 26 (87)- 25/06/13 EXCURSIÓN A LA MONTAÑA VIENDO LA FLOR MÁS GRANDE DEL MUNDO

Nos juntamos en la puerta del Hotel 63 con la familia china con la que compartiríamos esta excursión en una furgoneta pequeña (minivan), saliendo de KK tras un breve atasco por la carretera 1 y luego a la derecha por la 22 hacia el interior hasta un mirador desde el que pudimos ver con muchos problemas (ya que el día estaba nublado) la cima del Monte Kinabalu, también había varios puestos de recuerdos y comida y la atracción turística de la casa invertida, que era exactamente lo que estáis pensando, una casa al revés cuya entrada costaba 18 MYR=4,44 € por persona sin que nos llamara la atención a ninguno de nosotros.

Mirador al monte Kinabalu (estaba nublado)

Mirador al monte Kinabalu (estaba nublado)

Continuamos el recorrido pasando por la entrada de la oficina central del parque (pararíamos a la vuelta, siendo 90 kms hasta aquí y unas 2 horas con el atasco incluido) para seguir hasta las fuentes termales de Poring, que también están dentro del parque a unos 25 kms al este de la oficina central, parando justo en el desvío a dichas termas para comer en un restaurante (incluido en la excursión) tras lo que nuestro guía nos presentó a un hombre de allí que sabía dónde había florecido la última rafflesia. Esta flor es la más grande del mundo (puede medir más de un metro) y no tiene ni hojas ni tallo por lo que está en el suelo, además su floración tarda unos pocos días aprovechándolo al máximo cada vez que descubren una, pues nos tocó pagar 20 MYR=4,93 € a cada uno de los que queríamos ir a verla (normalmente eran 30 MYR=7,39 € pero nos lo bajó por estar en los últimos días de floración), así que ya que teníamos la ocasión no nos quedó otra que pagar andando varios minutos entre unos cultivos de piña y papaya hasta llegar a ella, estaba un poco pocha ya pero desde luego era grande y olía un poco mal (con lo que consigue atraer insectos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De allí fuimos a las termas (que son artificiales y herencia del período de ocupación japonés) sin que hiciera falta pagar la entrada (incluida, eran 5 MYR=1,23 € por persona) pasando por varias piscinas pero yendo directamente a un circuito que hay entre las copas de los árboles a través de pasarelas elevadas (otros 5 MYR=1,23 € por persona y cámara, teniendo que pagar los segundos 5 al estar incluida la entrada nuestra), es una magnífica forma de apreciar la frondosa selva tropical que domina esta zona pero eso sí, imprescindible no tener miedo a las alturas aunque sí paciencia ya que había bastante gente y las pasarelas tenían un tope determinado y tocaba esperar.

KK desde el mirador de Signal Hill

KK desde el mirador de Signal Hill

Ya de vuelta me dio tiempo a un rápido baño en una de las piscinas y a la hora estipulada estábamos en el parking junto a la minivan para volver hasta la oficina central del parque (entrada incluida de 10 MYR=2,46 € cada uno), sin embargo no hubo suerte y no pudimos deambular por la selva o hacer algún pequeño trayecto de los senderos señalizados debido al empeoramiento del tiempo con lluvia y una neblina que no nos dejaba ver nada. Es un lugar muy popular, pudiendo ascender a la cima por encima de los 4.000 metros de altura en 1 ó 2 días según la forma física de cada uno, nosotros al menos nos consolamos viendo una interesante exposición y charlando con el grupo. Emprendimos el camino de regreso (otras 2 horas) y paramos en el mirador de “Signal Hill” a la entrada de KK disfrutando de una buena panorámica de la ciudad (con una gran mejoría del clima respecto a la montaña) y llegando finalmente a las 7 de la tarde más o menos con una valoración positiva de la excursión. Pagamos otra noche en el “Stay-in Lodge” como ya les avisamos por la mañana y cenamos en una pizzería del centro por 32 MYR=7,88 € en total vagando un rato a continuación por el bien ambientado centro para finiquitar el día.

DÍA 27 (88)- 26/06/13 LARGO TRASLADO HASTA MABUL

El vuelo a Tawau salía pronto optando por el taxi (lo contratamos la noche anterior en el alojamiento) a precio cerrado de 30 MYR=7,39 €, por lo visto existen furgonetas y algún autobús que deja en la carretera a la altura del aeropuerto pero ni lo miramos. El aeropuerto de Kota Kinabalu (enlace en inglés) está a 8 kms del centro hacia el sur y la compañía Malaysia Airlines, con la que habíamos comprado el vuelo en internet, opera en la terminal 1.

Oficina del "Mabul Backpackers" (entre otros) en Semporna

Oficina del “Mabul Backpackers” (entre otros) en Semporna

La ida y vuelta a Tawau, la población del sureste de Sabah que más cerca dejaba (en avión) del parque marino de Tun Sakaran, nos costó 230 MYR=56,67 € a cada uno y fuimos sólo con equipaje de mano (nos hicieron el favor de guardar el resto en el “Stay-in Lodge” de KK y lo recogeríamos a la vuelta). Despegamos a las 7.30 de la mañana y en menos de una hora aterrizamos en la pequeña pista de Tawau, que está a unos 25 kms de dicha ciudad y a 75 kms de Semporna (hacia el este) que era nuestro destino provisional al ser el puerto de embarque para el parque marino y estar allí la oficina del alojamiento contratado. Al parecer los autobuses no abundaban y los taxis a Semporna costaban la tarifa fija de 95 MYR=23,41 €, sin embargo merece la pena darse una vuelta por las numerosas furgonetas de resorts que esperan por allí a sus clientes ya que si no van llenas aceptan pasajeros, así es como dimos con una con 2 plazas libres que nos vendió a 30 MYR=7,39 € cada una (por lo que pagamos 60 MYR=14,78 € en total). El recorrido hasta Semporna duró casi una hora en la que todo el paisaje estuvo dominado por cultivos de lo que parecía algún tipo de palmera. Habíamos leído que el estado de Sabah era el más pobre de Malasia y el que menos infraestructuras tenía, lo que quedó patente al llegar a la mencionada población. El taxi nos dejó cerca de la zona donde se encontraban, en casas sobre el agua, las oficinas de todos los resorts, clubes de buceo y demás, localizando en poco tiempo la que llevaba el Mabul Backpackers (llamada “Noble Inworld Resort & Tours” en Jalan Custom nº 1) que reservamos en la web hostelworld siendo prácticamente el único alojamiento económico de la zona.

Niñas en una canoa pasando enfrente del alojamiento

Niñas en una canoa pasando enfrente del alojamiento

Llegar hasta la isla de Mabul fue una auténtica odisea, pues el barco de ida sale todas las mañanas a las 8 y la vuelta desde allí a las 16 horas (están ya incluidos en el precio) y fuera de ese horario (los 2 trayectos nos venían mal dado que regresaríamos por la mañana dos días después) había un sobrecoste de 50 MYR=12,32 € por persona para cada trayecto, así que nos subió un pico. Paseamos por allí ya que hasta las 12 no podríamos salir según nos dijeron, viendo la claridad de las aguas que prometían sin duda y comprando algo de comer en el pueblo hasta que a la hora indicada salimos en un coche con 2 trabajadores y el maletero a tope de provisiones, tardando media hora en llegar a un embarcadero en mitad de la nada desde el que saldríamos para Mabul una vez que las provisiones estuvieron cargadas en el bote (a lo que ayudamos para agilizar el proceso). Fueron unos 40 minutos de navegación bastante agitada a causa del estado de la mar hasta que al fin desembarcamos en el propio alojamiento y nos enseñaron nuestras camas en una habitación de 6 personas, con el baño exterior compartido y ducha sin agua corriente (con un cazo), buffet para desayunar, comer y cenar incluido, wifi en las horas que había electricidad (no eran todas) y una maravillosa terraza y zona común que daba al mar y desde la que te podías tirar al agua (sobre todo en marea alta) o bajar por las escaleras, más que suficiente si tenemos en cuenta que estábamos en una pequeña isla a 15 kms de costa y que no llega a los 1.000 metros de longitud, el precio por noche y cama fue de 75 MYR=18,48 €.

Ambiente en las "calles" de Mabul

Ambiente en las “calles” de Mabul

Nos situamos, comimos algo del buffet y salimos a pasear por la villa de la isla observando la vida local con críos jugando por todos lados, muy auténtico todo, sólo encontré una gran pega que no me entraba en la cabeza, el por qué había tanta basura (sobre todo en la orilla bajo las casas) con lo pequeña que era la isla y viviendo del turismo, totalmente incomprensible. De vuelta nos relajamos en la terraza sobre el mar deleitándonos con las vistas, charlando con otros viajeros (enseguida hicimos un grupo de conversación con representación japonesa, china y otro español con su amiga suiza) y dándonos nuestro primer baño en las aguas cristalinas. Toda la isla está rodeada por arrecifes de coral que hacen que en marea baja se pueda caminar hacia dentro (con zapatillas de agua) y en alta nadar tranquilamente en la misma zona, dejando un canal marcado como único acceso para las embarcaciones.

Otra vista de la vida diaria en Mabul

Otra vista de la vida diaria en Mabul

Lo normal es venir a bucear con botella (el club que gestionaba las inmersiones era el Mabuldivers.com, en inglés) pero hacerlo con tubo (snorkel) como nosotros es igualmente satisfactorio, pues la cantidad de especies que se puede ver así es muy amplia como pudimos comprobar. Cenamos en compañía y entre charlas en la terraza, ya de noche y con un foco iluminando el agua, comenzó un sorprendente desfile de fauna marina (ayudado por la profundidad que daba la marea alta) en el que participaron varias tortugas enormes (o la misma que dio varias pasadas), una raya de buen tamaño, una serpiente marina (más bien pequeña), calamares y peces trompeta entre otros, simplemente espectacular y una garantía de que esta es una de las 5 mejores zonas para bucear del mundo (como está catalogada). Tendríamos que esperar al día siguiente para bucear, reservando plaza en el bote que iría por la mañana a la vecina isla de Kapalai por 50 MYR=12,32 € cada uno y nos fuimos a descansar de tanto viaje en taxi, avión y barco pero con ganas de ver ya lo que escondían los fondos de estas islas.

DÍA 28 (89)- 27/06/13 BUCEAMOS EN KAPALAI Y MABUL

Desayunamos del buffet y nos unimos a la excursión a la isla de Kapalai, a apenas 5 kms de Mabul y visible desde el alojamiento (al igual que Sipadan, que está a 13 kms), el funcionamiento es simple anunciando en una pizarra los puntos donde se harán las inmersiones de la mañana y de la tarde, pudiendo unirte a cualquiera pagando la tarifa correspondiente (para hacer “snorkel”), pues la mayoría de buceadores con botella ya traían sus paquetes contratados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sipadan va aparte pues es más cara, de hecho no se suele ir para bucear con tubo (aunque creo que era posible) reservándolo principalmente para inmersiones. Esa mañana tocaba Kapalai (como ya dije 50 MYR=12,32 € por persona), el mar estaba en absoluta calma y el día soleado, así que disfrutamos de un buen rato de buceo (nosotros llevábamos nuestras gafas) mientras los demás realizaban la inmersión, sólo el japonés se unió al “snorkel”. Estuvimos justo donde el arrecife empieza a ganar profundidad y cerca de un precioso resort con cabañas sobre el agua, pudiendo ver peces trompeta, globo o loro entre otros muchos, tras lo que regresamos al albergue comentando lo que cada uno había visto y comiendo temprano al ver el buffet ya preparado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La tarde fue de relajación absoluta entre charlas animadas, baños ocasionales con las gafas de buceo (si se prestaba atención se podía ver una gran cantidad de animales marinos como morenas, sepias o pequeñas rayas justo debajo de la terraza común) y descansar sin más deleitándonos con lo que teníamos delante. Un poco más tarde fuimos andando a la playa de “Paradise II” en la cara norte de la isla (nuestro alojamiento estaba en la sur) buceando otro rato debajo de un embarcadero en el que se refugiaban una gran cantidad de peces de todas formas y colores de la fuerte corriente que había (y que hacía que nosotros mismos nos tuviéramos que agarrar a las vigas de madera),

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

sin duda esta actividad aquí se aprovecha y disfruta por completo, como siempre una imagen vale más que mil palabras y tanto las de peces como la de la puesta de sol de la que fuimos testigos a la vuelta desde la terraza de nuestro alojamiento son para enmarcar, pocos ocasos habré visto así…y llevo unos cuantos.

Atardecer desde la terraza del alojamiento

Atardecer desde la terraza del alojamiento

Cenamos y nos quedamos más tiempo intercambiando impresiones con la gente y expectantes antes los animales que podían aparecer como la noche anterior (alguna tortuga se dejó ver de nuevo), recordando a la dirección del albergue que nos marcharíamos a la mañana del día siguiente (pagando otra vez el trayecto extra a 50 MYR=12,32 € cada uno) junto a un americano que también tenía que irse pronto. Sin prisas y cuando el buen ambiente de la terraza empezó a decaer nos retiramos a la habitación felices por la elección tomada de venir aquí aunque supusiera un esfuerzo importante, es seguro que a quien le guste el buceo esta zona no le decepcionará, si bien es cierto que pese a nuestra maravillosa experiencia nos enteramos a posteriori de que no es una zona del todo segura, pues existen algunas incursiones esporádicas de piratas procedentes del sur de Filipinas y al parecer unos meses antes de estar hubo manifestaciones y algunos disturbios (motivo por el cual la zona estaba también más vigilada), como de costumbre me remito a las recomendaciones de viaje del Ministerio para Malasia y que cada cual valore la situación del momento.

Detalle de la preciosa puesta de sol en Mabul

Detalle de la preciosa puesta de sol en Mabul

DÍA 29 (90)- 28/06/13 REGRESAMOS A KK Y A TAIWÁN

A las 9 de la mañana como dijimos estaba el barco esperándonos y emprendimos el camino de regreso junto a Jone, un americano que tenía que coger un vuelo en Tawau también. El mar estaba mejor que cuando fuimos llegando al mismo embarcadero que a la ida en unos 40 minutos y desde allí a la oficina de Semporna en coche.

Arrecife de Mabul desde la terraza común

Arrecife de Mabul desde la terraza común

Como ya sabíamos lo mejor para llegar al aeropuerto de Tawau era el taxi, que desde aquí costaba menos que a la inversa (80 MYR=19,71 €), poniéndonos de acuerdo con el americano rápidamente, por lo que cada persona salía a 26,50 MYR=6,52 € ya que éramos 3 y desechamos la opción de ir en bus. El recorrido de más de una hora en el taxi fue muy ameno hablando entre todos (el taxista se unió bien a la conversación) de diversos temas, uno de ellos fue el conflicto social que había derivado en algunos disturbios en la región unos meses atrás y que yo desconocía (y suelo estar atento a esos detalles). Jone se marchó primero a KL y nosotros aprovechamos para comer en el aeropuerto (noodles para los dos por 10 MYR=2,46 €) antes de salir puntuales con Malaysia Airlines a Kota Kinabalu (recuerdo que el vuelo costó 230 MYR=56,67 € a cada uno ida y vuelta).

Esperando a salir

Esperando a salir

Embarcadero cerca de Semporna

Embarcadero cerca de Semporna

Llegamos a la terminal 1 (donde opera Malaysia Airlines) y saldríamos para Taiwán desde la 2, que es donde trabaja Air Asia, la compañía con la que habíamos comprado el vuelo a 58,15 € por cabeza (pagamos en €) y con una maleta facturada. Como teníamos tiempo, estaba lloviendo y nos sobraban algunos MYR fuimos al “Stay-in lodge” (el alojamiento donde nos quedamos en KK) en taxi a precio cerrado de 30 MYR=7,39 €, recogimos el resto del equipaje que amablemente nos habían guardado allí sin coste (estuvimos 2 noches), cenamos unas costillas con arroz muy buenas en un chino (por 20 MYR=4,93 € los dos) y de nuevo en taxi (otros 30 MYR=7,39 €) hasta la terminal 2 del aeropuerto. Pasamos allí la noche hasta las 6.15 de la mañana del día siguiente que despegó nuestro vuelo a Taipei, capital de Taiwán (donde con el pasaporte en vigor se puede estar 90 días al igual que en Malasia), que sería nuestra última pequeña aventura de este maravilloso viaje de 101 días por el sudeste asiático y cuyo enlace tenéis a continuación por si os apetece descubrirlo, en aquel momento todavía teníamos a Malasia, Singapur y Brunéi con sus gentes, costumbres, cultura, comida y paisajes en la cabeza condensando las mejores experiencias vividas (que fueron muchas) y con la seguridad de que es una región en la que vale la pena detenerse, sin duda no creo que decepcione a nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: