Inicio

MY Y SG-4, MALACA, SINGAPUR Y JOHOR B.

DÍA 14 (75)- 13/06/13 EXPLORAMOS LA CIUDAD COLONIAL DE MALACA

Una vez en Tampin (llegamos allí en tren desde Tanah Mera, que es la estación más próxima a las islas Perhentian, pagando 171 MYR=42,13 € por una habitación para dos en 1ª clase al no quedar literas de 2ª) buscamos la manera de ir a Malaca (Melaka en malayo), comentándonos la gente que había un autobús pero no pasaba como mínimo hasta las 7 (de la compañía Panorama Melaka, enlace en inglés) y había que cogerlo frente a una gasolinera a 500 metros de la estación, por lo que al final nos decantamos por el taxi que empezó pidiendo 60 MYR=14,78 € y lo pudimos bajar a 50 MYR=12,32 € dejándonos en la estación de autobuses Melaka Sentral (de Tampin aquí había unos 35 kms), lo que fue un gran error ya que no estaba precisamente céntrica, al taxista le dijimos al centro de la ciudad pero por lo visto hubo un malentendido que para cuando nos dimos cuenta ya era tarde y se había ido, así que nos tocó coger un autobús urbano al centro, el nº 17 por 1,30 MYR=0,32 € cada uno.

Llamativos ciclotaxis de Malaca ("Trishaw"

Llamativos ciclotaxis de Malaca (“Trishaw”)

Al fin estábamos en Malaca después de un largo viaje, dedicando los siguientes minutos a buscar alojamiento por allí y dando (tras varios intentos) con el “Harmony Lodge” en el nº 6 de la calle Tukang Besi, muy cercano a los lugares de interés de la ciudad y dentro del barrio chino. La habitación doble costaba por noche 69 MYR=17,01 € pero como no podríamos aprovechar el desayuno básico que ofrecía (al tener que irnos muy pronto) nos lo bajó a 64 MYR=15,78 €, no era una ganga pero el sitio tampoco estaba mal, contaba con wifi (en la habitación no iba muy bien, pero sí en la zona común), baño propio, toallas y aire acondicionado. La historia de la ciudad y la cantidad de manos por las que pasó le han dejado un importante legado, desde el sultanato de Malaca y su importancia como puerto comercial hasta la independencia del país pasaron por aquí y en este orden los portugueses, holandeses, británicos, japoneses durante la II Guerra Mundial y de nuevo los británicos pero ya con poca influencia. Dicho esto nos hicimos con un plano en la oficina de turismo y comenzamos nuestro recorrido por el centro histórico y colonial en el edificio holandés Stadthuys (que hoy en día alberga varios museos), del que no pudimos apreciar su característico color rojo al estar en obras (pero sí en la torre del reloj y en el edificio de la iglesia de Cristo al que pudimos entrar y que están enfrente), de ahí continuamos pasando por la iglesa de San Francisco Javier (entrada gratuita) y el Palacio del Sultanato, una bonita construcción de madera que imita al verdadero (que no se conservó), hay que pagar una pequeña entrada para verlo por dentro (no lo hicimos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestra siguiente parada fue en la “Porta do Santiago”, que se puede ver gratis y es el vestigio europeo más antiguo del sudeste asiático, concretamente era una de las puertas de la fortaleza que los portugueses construyeron al conquistar la ciudad. Ya era hora de comer y lo hicimos en un restaurante muy cercano al bonito edificio rojo del museo de Arquitectura de Malasia (23 MYR=5,67 € por un fish & chips y una pizza),

Romántico "trishaw" nocturno

Romántico “trishaw” nocturno

subiendo para bajar la comida a la Bukit St. Paul (o colina de San Pablo), donde quedan en pie los restos de una iglesia católica de origen portugués con una serie de lápidas en su interior que además brinda unas interesantes vistas de la ciudad, subir hasta aquí es un esfuerzo abordable y con buena recompensa. Visitamos toda la zona colonial en algo más de 3 horas, pues se llega muy bien andando a todos estos sitios describiendo un círculo (más o menos) desde el Stadthuys en sentido de las agujas del reloj (más el ascenso a la colina que estaría en el centro del círculo) que no llegará ni a los 2 kms, en cualquier caso hay todo un enjambre de ciclo-taxis conocidos allí como “trishaw” muy decorados y llamativos para quien no quiera cansarse o simplemente darse el gusto de recorrer la zona colonial de esta original forma. Empezamos tras esto una pequeña vuelta por el barrio chino, que empieza al otro lado del río enfrente de la torre del reloj y es donde estaba nuestro alojamiento, pasando por alguno de los muchos templos como el de Cheng Hoon Teng (chino), el de Guanyin (budista) o el hindú Sri Poyyatha Vinayagar Moorthi, cada uno de ellos con sus características propias y a poca distancia.

El río de noche

El río de noche

Este barrio es de casas bajas y además de templos se ven infinidad de tiendas y restaurantes que hacen más agradable el paseo. Nos tomamos un descanso en nuestra guesthouse y salimos a cenar unas típicas bolas de arroz acompañadas con carne de pollo en un local que era conocido por ello dentro de la zona china (todo costó 15 MYR=3,70 €), dando otra breve vuelta junto al río antes de marcharnos a descansar de un día intenso y muy bien aprovechado (pese a dejarnos algunas cosas más en el tintero) en el que exploramos la ciudad con más historia del país.

DÍA 15 (76)- 14/06/13 EN TREN A SINGAPUR

Tuvimos que levantarnos temprano para ir con tiempo de sobra hasta la estación de Pulau Sebang/Tampin deshaciendo el camino de la ida, dejo en el siguiente cuadro las opciones que hay para llegar, nosotros nos despedimos del alojamiento a las 7.30, cogimos el autobús nº 17 junto a la torre del reloj y el Stadthuys (2 MYR=0,49 € por cabeza) que tardó unos 30 ó 35 minutos en llegar a la estación de Melaka Sentral, desde donde apenas sin espera salió el bus de la empresa “Panorama Melaka” a Tampin (unos 35 kms de distancia) por 5 MYR=1,23 € cada uno empleando un poco más de 1 hora en dejarnos en la parada más cercana a la estación de tren, una gasolinera al final de la calle principal que pude reconocer, en cualquier caso lo mejor es preguntar si hay dudas, pues como he dicho no para en la propia estación (está a unos 500 metros).

Alternativas para ir a Singapur

Alternativas para ir a Singapur (“click” para agrandar)

El tren salía a las 11.14 y eran las 10.15 cuando ya nos encontrábamos en el andén con los billetes imprimidos y charlando animadamente con un empleado que en cuanto le dijimos que éramos españoles empezó a preguntarnos por el Madrid y el Barça. Recuerdo que los billetes los compramos por internet varios días antes en asientos normales (económicos) a 27 MYR=6,65 € cada uno y hago constar que el autobús directo desde Malaca a Singapur costaba lo mismo (evitando el traslado a Tampin) y también te dejaba más céntrico en Singapur como luego explicaré, por lo que posiblemente hubiera sido mejor opción, si bien es cierto que en comodidad siempre gana el tren. Durante el trayecto pudimos ir leyendo, escribiendo, disfrutando del paisaje y comiendo (a bordo por 13 MYR=3,20 € los dos) tardando casi 6 horas (llegó con una de retraso) en entrar en la estación de Woodlands, ya en Singapur. Como curiosidad la empresa de trenes malaya (KTM) cobra los precios de los viajes desde Singapur (tanto en taquilla como en internet) con la misma cantidad pero en dólares en vez de MYR, por lo que sale muchísimo más caro, así que no se os ocurra comprar un billete de tren aquí ya que es tan sencillo como cruzar la frontera a Johor Barhu (justo al lado, ya en Malasia) y hacerlo allí en MYR.

Información del paso fronterizo de Woodlands en tren (entre Malasia y Singapur)

Es muy sencillo, justo al salir del tren fuimos a una sala donde estaba el control de pasaportes y un empleado nos puso la fecha de salida en el sello de Malasia con un rotulador, a continuación rellenamos una ficha con algunos datos, la entregamos en el control (te dan una parte que hay que guardar para la salida) y nos pusieron el sello de entrada en Singapur, pues con el pasaporte es suficiente para una estancia de 90 días al igual que en Malasia. No nos registraron el equipaje, por lo que todo fue más rápido.

Sello de Singapur

Sello de Singapur

Salimos justo al lado de una parada de autobuses donde según el panel paraban varios y algunos iban al centro, aunque no nos venían bien (el alojamiento ya estaba reservado), así que cogimos otro para ir a la estación de Metro de Woodlands (aunque tiene el mismo nombre está a 2 kms de distancia de la frontera y es el único fallo que a mi parecer tiene la excelente red de metro de la ciudad), como íbamos con el equipaje era lo suyo pero luego nos dimos cuenta que a un poco más de 1 km estaba la estación de metro de Marsiling y por lo tanto era la más cercana. Saqué dinero de un cajero sin comisión aparte de los 2 € de mi banco por ser otro país, recordando que la moneda es el dólar de Singapur (SGD) y en ese momento el cambio estaba a 1 €=1,66 SGD aunque aquí quedará reflejado el cambio actual (febrero 2015 de la web xe.com) de 1 €=1,54 SGD. Después subimos al bus nº 913 (1,30 SGD=0,84 € cada uno) que nos llevó a la mencionada estación de metro en pocos minutos. El metro de Singapur (MRT) es ideal para moverse por la ciudad y llega a todos los lugares de interés con sus 4 líneas, la norte-sur (NS), este-oeste (EW), noreste (NE) y la circular (CC), todas las estaciones tienen nombre y un código según su línea de manera que en la que estábamos, Woodlands, era la NS-9 (estación 9 de la línea norte-sur). En cuanto a las tarifas hay que echar cuentas según los días que se esté pues hay pases de 1,2 ó 3 días con viajes ilimitados (por ejemplo este último costaba 20 SGD=12,99 €) o la opción de la EZ-link, una tarjeta que nos costó 12 SGD=7,79 € a cada uno (7 SGD=4,54 € de crédito y 5 SGD=3,25 € de depósito no reembolsable) y que va descontando algo al acumular viajes, eligiendo ésta última al intuir que no llegaríamos a desembolsar más de 20 SGD en 3 días. En las propias máquinas expendedoras de la estación nos hicimos con ella y también aquí se pueden ir recargando cuando no quede crédito, así pues gastaríamos lo necesario compensando los 5 SGD del depósito con los descuentos.

"Vicente" nos ayudó en todo momento

“Vicente” nos ayudó en todo momento

Dejo aquí un enlace con el mapa del metro donde además se pueden calcular las tarifas (página oficial en inglés). Desde Woodlands (NS-9) cogimos el metro dirección Marina Bay (NS-27) bajándonos en City Hall (NS-25 y EW-13) para ir hasta Lavender (EW-11), zona donde estaba el alojamiento. Como veis el primer trayecto fue largo, cambiando de línea en City Hall y avanzando dos estaciones más. Las primeras impresiones del país fueron que todo estaba muy limpio e impecable, con modernos sistemas de transporte y un nivel más alto de calidad de vida en general (así que todo más caro claro), mayoría de población de origen chino (por lo tanto budista) y sensación de tranquilidad y seguridad (recuerdo aquí las recomendaciones de viaje del ministerio para Singapur). En el nº 5 de Hamilton Road , casi enfrente del estadio de fútbol de Jalan Besar (a unos 500 metros de la salida B de la estación de Lavender) estaba el “Pillow Talk Backpacker”, el albergue en el que ya habíamos reservado días antes (en hostelbookers) 2 camas (por 3 noches) en una habitación compartida de 12 costando 11,86 € la cama por noche (habíamos pagado una reserva en € y el resto lo hicimos al llegar en SGD, como podéis ver estos ya no eran los precios de Malasia), el local estaba limpio y tenía baño común, wifi, desayuno incluido y para nuestra sorpresa uno de los trabajadores (se hacía llamara Vicente pero no era su verdadero nombre) hablaba castellano ya que estuvo viviendo un año en Valencia y le encantaba España, fue muy amable y nos ayudó en todo lo que preguntamos. Cansados de todo este ajetreo apenas salimos a cenar en un chino que había junto al estadio por 5,80 SGD=3,76 € los dos (si se busca la comida podía salir barata) y de vuelta a descansar y planificar las visitas del día siguiente.

DÍA 16 (77)- 15/06/13 DISTRITO COLONIAL, “MARINA BAY” Y “LITTLE INDIA”

El día amaneció soleado, desayunamos unas tostadas en el albergue y fuimos en metro desde Lavender (EW-11) hasta City Hall (EW-13 y NS-25) por 1,10 SGD=0,71 € cada uno. Salimos del metro en el parque conmemorativo de la guerra en pleno distrito colonial, que como su nombre indica es donde quedan más cosas relacionadas con la época de dominación británica, como la catedral de San Andrés o el hotel “Raffles”, todo ello muy cuidado.

Parque conmemorativo de la Guerra

Parque conmemorativo de la Guerra

Cruzamos un paso subterráneo que llevaba al “Esplanade-Theatres on the Bay”, uno de los iconos del Singapur moderno con una estructura muy peculiar, dentro (es gratis) hay diferentes exposiciones y actividades culturales, a nosotros nos invitaron a pasar a una de pintura que no estuvo mal. Después nos acercamos al muelle de “Marina Bay”, justo al lado, donde es obligatorio pararse a disfrutar de las magníficas vistas de los rascacielos del distrito financiero (CBD) y el famoso “Marina Bay Sands”, un espectacular edificio (que alberga un casino y un hotel entre otros) cuya planta puede recordar a una tabla de surf. También desde allí se ve otro de los símbolos de la ciudad, una estatua del “Merlión”, un curioso animal mitad pez y mitad león. Cruzamos el río por el puente más cercano y lo vimos de cerca, entrando en el CBD y la zona de los “quays”, todo un paseo lleno de restaurantes (algo caros, sobre todo los de marisco) y con los edificios más altos de esta ciudad-estado de 5,5 millones de habitantes de fondo. Llegamos hasta “Clarke Quay” (antes cruzamos el río otra vez y pasamos por el museo de las Civilizaciones Asiáticas, aunque no entramos) donde comimos algo rápido por 10 SGD=6,49 € los dos entre una gran atmósfera con gente de diferentes culturas, como es habitual en esta zona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Decidimos recorrer la zona comercial de Orchard Road, una calle repleta de centros comerciales de todo tipo que es el epicentro del espíritu consumista de la ciudad, para ello cogimos el metro en Clarke Quay (NE-5), trasbordo en Dhoby Ghaut (NE-6, CC-1 y NS-24) y nos bajamos en Orchard (NS-22) costando 1,20 SGD=0,78 € por cabeza con algún descuento ya. Nada más salir comprobamos el animado ambiente de la calle con el mismo nombre, estaba a tope con gente entrando y saliendo de todos esos comercios, paseamos, entramos y salimos, curioseamos y nos mezclamos con ellos sin llamar realmente la atención, pues la diversidad étnica y cultural era muy amplia y en esta calle quedaba patente, había chinos, indios, europeos…de todo. Anduvimos sin prisas hasta llegar a la siguiente parada de metro, Somerset (NS-23) para ir a Little India (NE-7) previo trasbordo en Dhoby Ghaut de nuevo (costó 1,20 SGD=0,78 € a cada uno).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al igual que en las ciudades malayas aquí también había un “Chinatown” y un “Little india”, esa tarde nos centramos en el segundo donde dominaban las casas bajas con un sinfín de tiendas indias de comida, electrónica, recuerdos, no es mal sitio para comprar algo ya que los precios eran mejores. Lógicamente los hindúes eran mayoría en este barrio, pero una vez más se palpaban las diferentes culturas encontrando casi en la misma calle (Serangoon Road) dos templos hinduistas, el Sri Veeramakaliamman y el Sri Srinivasa Perumal y en la paralela (Race Course Road) uno budista, conocido como el templo de las mil luces y otro taoísta (Leong San See), todos ellos gratuitos aunque alguno lo encontramos cerrado. Llegamos hasta la calle Lavender, bajando por ella hasta que nos cruzamos con Hamilton Road, la de nuestro albergue, viendo por el camino la parada de autobús de Lavender donde teóricamente dejaba el de Malaca (dándole un punto extra sobre el tren).

Durante el día escuchamos que había un espectáculo de música y luces por la noche en Marina Bay y Vicente nos puso al día de todo, al parecer dicho espectáculo lo hacían todos los fines de semana a las 23 horas, lo mejor es preguntar en caso de duda y si se coincide no perdérselo. Así pues salimos con tiempo de cenar en el mismo sitio del día anterior (noodles con pato por 9,40 SGD=6,11 € los dos) e ir en metro a City Hall de nuevo (1,10 SGD=0,71 € cada uno) para coger un buen sitio. El espectáculo no nos defraudó, empezó puntual a las 23 horas y duró unos 20 minutos, la zona estaba llena de gente y la panorámica por sí sola ya merecía la pena con todos los edificios iluminados. Regresamos en metro (mismo trayecto pero más barato por los descuentos) descansando un rato en la agradable zona común del albergue, acabando de organizar nuestro próximo “salto” a Borneo en internet y con el sentimiento de haber aprovechado el día.

DÍA 17 (78)- 16/06/13 “CHINATOWN”, MONTE FABER E ISLA SENTOSA

Hoy tocaba el barrio de “Chinatown” en primer lugar, por lo que tras desayunar fuimos a la estación de metro del mismo nombre (NE-4) desde Lavender (EW-11) con dos cambios de línea en City Hall y Dhoby Ghaut por 1,40 SGD=0,91 € cada uno.

Pagoda Street, Chinatown

Pagoda Street, Chinatown

El día era también bueno y el barrio estaba muy animado, paseando por Pagoda Street con sus múltiples tiendas de recuerdos o ropa y visitando el templo hindú (gratis) de Sri Mariamman donde además se estaba celebrando algún tipo de ceremonia antes de ir al interesantísimo “Food complex market” (mercado de comida) en la calle Smith, con más de 100 puestos de todo tipo y es que la mezcla cultural influye decididamente en la comida y aporta una gran variedad. Pedimos en primer lugar la típica “laksa” (como una sopa con muchos condimentos) pero resultó estar tan picante que no pudimos soportarlo (yo hice todo lo posible, pues no me gusta dejar comida pero tampoco se trataba de reventarse el estómago) y acabamos comprando un pastel de zanahoria y unos zumos muy buenos por 9 SGD=5,84 € los dos.

Templo hindú en Chinatown

Templo hindú en Chinatown

Subiendo al Monte Faber

Subiendo al Monte Faber

Volvimos a la parada de Chinatown (NE-4) para ir Harbour Front (NE-1 y CC-29, costó 1,50 SGD=0,97 € cada billete) que es donde se puede coger el monorraíl (cuesta 4 SGD=2,60 €) o el teleférico para ir a la isla Sentosa (también hay barcos y autobuses desde otros puntos). Optamos por el segundo pese a ser bastante más caro (26 SGD=16,89 € por persona) ya que permitía ir al Monte Faber (se puede llegar andando siendo complicado al parecer) además de Sentosa y era ida y vuelta, pero sobre todo por la experiencia y vistas que este transporte proporcionaba.

Vista del centro desde el Monte Faber

Vista del centro desde el Monte Faber

Primero subimos al Monte Faber para disfrutar de la panorámica general del CBD por un lado y de la isla de Sentosa con el estrecho de Singapur (lleno de barcos que lo cruzaban) y la isla de Sumatra (Indonesia) al fondo, paseando también por la zona observando la frondosa vegetación y existiendo la posibilidad de tomarse algo en un bar que hay. De nuevo en el teleférico bajamos a Sentosa (previa parada en Harbour Front) pasando por encima de un enorme crucero y haciéndonos una idea de la isla a vista de pájaro. Este lugar está preparado para el turismo por completo y es una atracción en sí con parques temáticos como el de los estudios “Universal”, un acuario u otra estatua del Merlión entre otros, la verdad es que todo resulta bastante caro y está en impecable estado, paseamos con un helado en la mano entre los numerosos turistas viendo algunas de las atracciones como las que ya he citado o el parque de mariposas (ya habíamos visitado uno en Penang) sin llegar a entrar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También es posible ir a alguna de las playas que hay al sur de la isla o jugar al golf. Al atardecer regresamos al alojamiento cogiendo el teleférico de vuelta a Harbour Front y desde allí el metro a Lavender (EW-11) por 1,60 SGD=2,03 € cada uno con trasbordo en Outram Park (NE-3 y EW-16), comprando comida para llevar en la tienda “Ananás café” de la estación de Lavender por 6,70 SGD=4,35 € los dos. Cenamos tranquilamente en la zona común mientras charlábamos con nuestro amigo Vicente, cuya ayuda fue importante para sacar el máximo provecho del fin de semana que habíamos estado en su ciudad y llevarnos una mejor impresión si cabe de Singapur y sus heterogéneos habitantes.

Atardecer desde el teleférico de vuelta

Atardecer desde el teleférico a Harbour Front

DÍA 18 (79)- 17/06/13 DE VUELTA A MALASIA: JOHOR BARHU (JB)

Salimos sin prisa siguiendo el consejo de Vicente de ir en metro a Woodlands (NS-9) y en bus a la frontera y la estación de Johor Barhu (ya en Malasia), así que nos dirigimos a Lavender (EW-11) tardando en llegar casi una hora a Woodlands con un trasbordo en City Hall (cada billete costó 2,20 SGD=1,43 €), allí comimos pronto en otro “Ananás Café” por 6 SGD=3,85 € los dos. En esta estación hay un intercambiador de autobuses y tras ver los paneles informativos nos subimos en el nº 950 en la plataforma 14 que iba a Johor Barhu cruzando la frontera (1,30 SGD=0,84 € cada uno), ya no habíamos recargado la tarjeta EZ-link y hay que llevar la cantidad justa pues no daba cambio, pero en cuanto se dieron cuenta de la situación varios locales se ofrecieron amablemente a darnos cambio, todo un detalle.

Información del paso fronterizo de Woodlands en bus (entre Singapur y Malasia)

Ya a bordo del bus nº 950 llegamos al puesto de Singapur, bajándonos del bus y tramitando la salida con su sello correspondiente y la parte de la ficha que entregamos al entrar. Los autobuses van a su ritmo y hay que guardar el billete, pues una vez pasada la frontera es posible que ya se haya ido (como nos pasó) y tuvimos que esperar al siguiente (unos pocos minutos). En el siguiente atravesamos el puente que cruza el estrecho de Johor que une los dos países y llegamos al lado malayo, un nuevo y moderno edificio anexo a la estación de JB Sentral (tren y autobús), pasando el control sin problemas (90 días con el pasaporte en vigor como ya sabíamos) y sin que nos registraran. Cambiamos allí los SGD sobrantes a 1 SGD=2,30 MYR.

Johor Barhu de noche

Johor Barhu de noche

JB es la segunda ciudad del país en tamaño, capital del estado de Johore y una importante área industrial y turística, pues aunque no tenga muchos puntos de interés es un chollo para los singapurenses que vienen aquí a comprar en MYR. El centro de la ciudad está justo al oeste de la estación y puesto fronterizo, poniéndome a buscar alojamiento para pasar una noche antes de volar a Borneo, eligiendo al final el “Gateway Hotel” en el nº 61 de Jalan Meldrum, muy bien situado junto a JB Sentral y el centro comercial JB City Square, la noche costó 70 MYR=17,25 € (dejando 30 MYR=7,39 € como fianza por la llave reembolsable) en una habitación doble con baño propio, toallas,

Mercado nocturno de JB

Mercado nocturno de JB

aire acondicionado y TV, en general estaba bien pero tuvimos la desagradable visita de una chinche que gracias al anillo que creamos alrededor de la cama con repelente de mosquito no molestó por la noche, puede que fuera algo puntual pues la habitación no tenía mal aspecto. Descansamos un rato realizando gestiones en internet y encontrando un vuelo económico a Taiwán desde Borneo para la última semana del viaje, pero de eso ya hablaré a su debido tiempo. Al anochecer decidimos cenar temprano en las callejuelas cercanas al hotel y llenas de puestos de comida, pidiendo unos pinchos de pollo a la barbacoa por 15 MYR=3,70 € los dos, tras lo que dimos un paseo por la zona observando el imponente y bonito edificio iluminado del Bangunan Sultan Ibrahim que hace las funciones de secretaría de estado y un templo hindú, dando con un animado mercado nocturno donde se podía regatear y obtener buenos precios sobre todo en ropa antes de irnos definitivamente a descansar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: