Inicio

LAO-2, VANG VIENG Y VIENTIANE

DÍA 6 (18)- 17/04/13 PRÓXIMA PARADA: VANG VIENG

La verdad es que los precios de las agencias suelen estar bastante ajustados, lo que sí que hay que hacer es comparar entre las muchas agencias que se encontrarán pues puede variar de 1 a 3 € al cambio (que bien mirado se pueden invertir en la comida del día), valga como ejemplo los 120.000 LAK=10,94 € que pagamos por la mini-van (furgonetas de entre 9 y 12 plazas de marcas japonesas o coreanas) a Vang Vieng que en otras agencias costaba 10.000 ó 20.000 LAK (0,91 ó 1,82 €) más y directamente en la estación de autobuses y furgonetas 105.000 LAK=9,57 €, pero la diferencia está en que en la agencia ya te incluye el tuk-tuk a la estación y de la otra manera te lo tienes que buscar gastándote la diferencia igual, pues es fácil que nos hubieran pedido entre 10.000 ó 20.000 LAK ya que la terminal sur estaba a 2 ó 3 kms del centro.

Paisaje por las montañas cercanas a L.Prabang

Paisaje por las montañas cercanas a L.Prabang

Así que desayunamos (comprado el día anterior) y un tuk-tuk pasó a recogernos al albergue, ya venía más gente y todavía paró para buscar a un par de mochileros más llegando a la estación en unos minutos, tardando un rato mientras colocábamos los equipajes en el techo de la mini-van (cubiertos con un plástico y una red), había muchas furgonetas que iban a diferentes puntos del país y hay que decir que estas mini-van tienen buena pinta quizás lo único que aprietan los asientos (tenía 12 plazas, uno de ellos el canadiense con el que coincidimos en la barcaza) y el espacio es justito. Por delante había unos 230 kms por la carretera 13 laosiana hasta Vang Vieng, incluyendo todo un primer tramo de montañas y curvas que ofrecía muy buenas vistas pero del que se acaba cansado, pues hablamos de un trayecto de unas 7 horas en total (salimos a las 9 de la mañana llegando casi a las 16 h, recordad llevar algo para taparse pues el a/a iba a tope como de costumbre).

Furgoneta en la que fuimos, muy común allí

Furgoneta en la que fuimos, muy común allí

La carretera no es muy ancha (sobre todo en la zona de montaña) pero va mejorando después, hicimos una primera parada a media mañana en una zona con servicios y comida y otra de unos 40`hacia las 14 horas en un pequeño restaurante donde comimos arroz con tortilla y bebida (agua) por 35.000 LAK=3,19 €. La nueva estación de autobuses de Vang Vieng está a 2 ó 3 kms del centro hacia el norte, por lo que si se va cargado será recomendable coger un tuk-tuk, que nos costó 10.000 LAK=0,91 € a cada pasajero dejándonos en la zona donde hay más alojamientos. Esta población cuenta con unos 25.000 habitantes y por lo que la guía decía se había hecho muy famosa entre jóvenes turistas por lo fácil que era conseguir drogas, la fiesta y actividades como el “tubing” que consiste en bajar el río montado en un flotador redondo (que suele ser la cámara de aire de un neumático de tractor) y donde en todos los restaurantes había TVs con capítulos de la serie “Friends” o similares, si bien es cierto que desde el 2012, por lo que nos dijeron, el gobierno había tomado varias decisiones para cambiar esto y cuando estuvimos nos pareció un pueblo tranquilo (puede que no fuera su temporada alta).

Puesta de sol frente al río

Puesta de sol frente al río

Pero hay que decir a su favor que el entorno es precioso y se caracteriza por un paisaje kárstico con cuevas, ríos y pequeñas aldeas difícil de igualar, motivo por el que decidimos hacer escala aquí con la idea de alquilarnos una moto para explorar los alrededores. Después de un rato viendo guesthouses nos decidimos por la Vang Vieng Orchid (situada frente al río y junto al puente peatonal que lo cruza), que aparece en la guía y es una muy buena opción, con una habitación doble bastante limpia, baño propio (bien también), wifi, toallas incluidas y lo mejor de todo una pequeña terraza con vistas al río y a las montañas por sólo 60.000 LAK=5,46 € la noche (en principio reservamos dos).

Un buen pancake

Un buen pancake

Dejamos las cosas y dimos un paseo por el pequeño centro del pueblo, bajando al río (es el Nam Song) y disfrutando del atardecer con un pancake de plátano (10.000 LAK=0,91 €), mientras también íbamos comparando precios de motos de alquiler y billetes a Vientiane (sería la siguiente parada) en las agencias. El ambiente era muy relajado y no había mucha gente, pero desde luego la mayoría de locales de la calle principal tenían tele y los famosos capítulos de “Friends” entre otras series. Para cenar encontramos un sitio que también aparece en la guía y sin tele, el Nokeo (muy próximo a la oficina de correos) donde cenamos unos pinchos con patatas y bebida por 45.000 LAK=4,10 €, tras lo cual otra vuelta, otro pancake de postre y a la guesthouse a descansar.

DÍA 7 (19)- 18/04/13 EN MOTO POR LOS ALREDEDORES DE VANG VIENG

Salgo temprano para cambiar baths tailandeses (y es que antes de dejar Tailandia saqué dinero en previsión de que en Laos fuera más difícil) en el banco BCEL de la localidad cuyo cambio era de 1 THB=264,97 LAK (en las casa de cambio estaba a 1 THB=250 LAK) y comprar los billetes de autobús a Vientiane en la agencia con mejor precio (40.000 LAK=3,64 € cada uno y tuk-tuk a la estación incluido).

Pasando con mucho cuidado

Pasando con mucho cuidado

Después de las gestiones compramos algo para desayunar y alquilamos la moto en Mr.Teep por 40.000 LAK=3,64 € hasta las 20 h, lo que según los sitios que habíamos visto era un buen precio, tanto este local como la agencia donde compramos los billetes (justo al lado) y el banco estaban en la calle perpendicular a la principal que enlaza con la puente peatonal (y para motos) sobre el río. Para alquilar la moto tuvimos que dejar un pasaporte (práctica habitual en Tailandia y Laos, nunca tuvimos problemas aunque algo he leído sobre estafas al respecto diciendo que la moto tiene algún daño y exigiendo dinero para devolverte el pasaporte, sobre todo en algunas zonas muy turísticas de Tailandia, así que es conveniente revisar bien la moto siempre) y nos dieron dos cascos, un litro de agua y una fotocopia con un mapa de los alrededores, siendo una moto con 4 marchas y cambio semiautomático.

Paisaje de los alrededores de V.Vieng

Paisaje de los alrededores de V.Vieng

El del alquiler nos dijo que el puente asfaltado para coches costaba 10.000 LAK=0,91 € y el peatonal era gratis y podían pasar motos, repostando primero en una gasolinera de la carretera 13 (que atraviesa el pueblo) a un precio de 11.000 LAK=1 € y es que te suelen dejar el depósito pelado y hay que calcular bien lo que se va a gastar, pues si sobra es para ellos (llenamos el depósito por 33.000 LAK=3,01 € y no gastamos mucho, la verdad). Ya con todo listo pasamos por el estrecho puente de madera con mucho cuidado (llevaba muchos años sin coger una moto), pues todos los lugares interesantes quedan al oeste del pueblo (cruzando el río) y cogimos el camino que sale por la Meylyn guesthouse ayudados por el mapa de los alrededores de la Lonely y la fotocopia que nos habían dado.

Cruzando una aldea

Cruzando una aldea

Equipo que reparó la rueda

Equipo que reparó la rueda

Cruzamos las villas de Ban Na Thong y Ban Na Som, saludando en laosiano (pronunciado como “sabaai-dii”) a todos los críos que volvían del colegio y con un bonito paisaje de montañas calizas como telón de fondo, llegando hasta la villa de Ban Phon Sai como punto más alejado (como mucho 10 kms pero de camino lleno de piedras por lo que hay que ir despacio). En el camino de vuelta pinchamos pese a ir despacio y cuando ya me temía lo peor con los del alquiler encontramos en una de las aldeas un puestecillo que arreglaba ruedas (los pinchazos en este camino deben ser comunes) y en el que, para nuestra sorpresa, un crío de unos 10 años desmontó la rueda en un periquete, puso una cámara nueva y la montó ya con ayuda de otros chavales mayores cobrándonos 50.000 LAK=4,55 €, que seguro era más de lo que cobraban a los locales pero igualmente quedamos encantados, pues podíamos seguir la excursión con la moto en condiciones.

Blue Lagoon

Blue Lagoon

Cambiamos de idea sobre la marcha (la idea original era visitar la cueva de Tham Jang muy cercana al pueblo) y nos desviamos a la cueva Tham Phu Kham donde es posible bañarse en una poza de un arroyo conocida como Blue Lagoon que es bonita con columpios y cuerda para saltar al agua. La entrada al recinto (con una zona para aparcar) fue de 10.000 LAK=0,91 €, comiendo allí en un pequeño restaurante que hay junto a la laguna por 45.000 LAK=4,10 € (arroz con pollo). Antes y después de comer pasamos un buen rato de baño saltando al agua y demás, no es muy grande pero se puede nadar y tiene profundidad, subiendo a continuación a la cueva (alquilamos una linterna antes de entrar por 10.000 LAK=0,91 €) y dando una vuelta por ella.

Puesta de sol de las que no se olvidan

Puesta de sol de las que no se olvidan

Como nota negativa la zona estaba un poco sucia con muchos plásticos y restos de la fiesta de celebración del Año Nuevo Laosiano que se había celebrado dos días antes. Ya en Vang Vieng dimos una vuelta por el pueblo, compramos un pancake y salimos a la carretera 13 a darle un poco de gas a la moto y bajar el depósito que estaba lleno todavía (y teníamos tiempo), consiguiendo unas fotos preciosas del atardecer con las montañas calizas de fondo en la salida sur de la población a la altura de un arco o puerta que da la bienvenida (o desea buen viaje) a los vehículos. Devolvimos la moto sin mayores problemas y tras asearnos en la guesthouse salimos a cenar varios pancakes salados en los puestos callejeros por 43.000 LAK=3,92 € mientras dábamos un paseo por el centro, dando por terminado un día bien aprovechado y con la opinión de que si se decide visitar Vang Vieng es casi imprescindible una excursión por los alrededores, pues es lo mejor de esta zona, pero como se suele decir “para gustos, colores”.

Puesto de pancakes

Puesto de pancakes

DÍA 8 (20)- 19/04/13 LLEGAMOS A LA TRANQUILA CAPITAL DE LAOS, VIENTIANE

Ya preparados (desayunamos otro pancake perdiendo la cuenta de los que llevábamos en los últimos días, pero es que estaban de vicio) nos recoge un tuk-tuk y junto a más mochileros de otros alojamientos nos lleva a la estación vieja de autobuses (como mucho a unos 2 kms al sur del centro), acomodándonos en un mini-bus bastante más amplio y cómodo que las mini-van (los equipajes también iban en el techo bien protegidos) con el que salimos hacia Vientiane (situada unos 160 kms al sur por la carretera 13).

de Laos

de Laos

El trayecto no es tan montañoso (pero igualmente atractivo) y la carretera está en mejores condiciones que en Luang Prabang, tardando unas tres horas (de 9 a 12 h) con una breve parada de descanso. El mini-bus nos dejó en la calle por la que se accede al estadio nacional y enfrente del Museo nacional de Laos, cerca del centro por lo tanto, di una vuelta buscando alojamientos y finalmente optamos por el primero que vimos, justo donde el bus nos había dejado, en la guesthouse Santisouk (la planta de abajo es un restaurante y para ir a la guesthouse hay que subir unas escaleras que hay al lado), reservando un par de noches a 60.000 LAK=5,46 € la habitación doble la noche, pero nada que ver con la habitación de Vang Vieng aunque aceptable, con ventilador y a/a un poco destartalado (estaba haciendo mucho calor esos días), limpieza suficiente, baño compartido pequeño y con muchos mosquitos y sin wifi.

Menudo lío de cables

Menudo lío de cables

Detalle en un templo

Detalle en un templo

Como había hambre buscamos un lugar para comer por la zona, encontrando en una de las calles céntricas (Setthathirat) uno donde comimos unas hamburguesas con refrescos por 56.000 LAK=5,10 € (descansando un poco del arroz), dejando antes la ropa sucia en una lavandería cercana por 10.000 LAK=0,91 € el kilo de ropa. El centro de Vientiane es muy pequeño y en una caminata se recorre rápido (si bien alguno de los monumentos más importantes no están en el centro), con una serie de calles paralelas al río Mekong y otras tantas perpendiculares, así que pese al calor dimos una vuelta después de comer por los templos budistas de la calle Setthathirat (hacia el oeste), visitando el Wat Mixai, el Wat Ong Teu Mahawihan (con un Buda de bronce de casi 6 metros de alto), el Wat Hai Sok y el Wat In Paeng, todos ellos gratuitos y casi contiguos entre si.

Merece la pena pasear con calma por los templos

Merece la pena pasear con calma por los templos

Tras ello bajamos hasta la ribera del Mekong, al que teníamos otra vez enfrente (el otro lado del río es ya territorio tailandés) y subimos por la calle Nokeo Khumman (una de las que más ambiente tiene), llena de restaurantes, tiendas y agencias donde íbamos ya comparando los precios para viajar al sur del país en dos días en un “sleeping bus”, o lo que es lo mismo, un autobús con camas que viaja de noche. Finalmente encontramos uno de los mejores precios (de Vientiane a Pakse) en una agencia llamada Soutchai Travel por 160.000 LAK=14,57 € cada uno, regresando ya al alojamiento para refugiarnos del calor que apretaba bastante (superaba en alguno los 40º) pasando junto al Lao National Culture Hall y el Lao National Museum (Museo Nacional), ambos muy próximos a la guesthouse Santisouk. Volvimos a salir ya de noche para cenar con mejor temperatura, yendo a la zona del mercado que montan en la ribera del Mekong y que es sobre todo de ropa aunque hay algo de comida (no nos convenció), dando con el bar Bor Pen Nyang, justo enfrente del mercado, al que se llega subiendo un par de pisos por escaleras y que cuenta con fantásticas vistas del río y el lado tailandés (comimos una pizza para los dos por 55.000 LAK=5,01 €), tras lo cual ya sólo nos quedaba volver al alojamiento a descansar y preparar el recorrido por los principales puntos de interés de la ciudad para el día siguiente.

Mercado nocturno junto al Mekong

Mercado nocturno junto al Mekong

DÍA 9 (21)- 20/04/13 LO MEJOR DE VIENTIANE

Un día es más que suficiente para ver la mayoría de puntos de interés de esta ciudad que es la más grande del país (unos 240.000 habitantes sin contar los barrios exteriores) y su capital desde la época colonial francesa (en 1899), nuestra primera idea era ir a visitar el monumento nacional, la estupa Pha That Luang que está a unos 4 kms del centro hacia el nordeste.

Estupa de

Estupa de

Primero andamos por la calle Samsenthai al este y pasamos junto a la estupa That Dam que está en el centro de una rotonda y es negra, dejamos a un lado la embajada de EE.UU y llegamos al mercado de Talat Sao, donde desayunamos (es de aspecto más moderno con su aire acondicionado a tope).

mo

mo

Gong por la paz mundial

Gong por la paz mundial

De allí negociamos con un tuk-tuk para ir al Pha That Luang, consiguiendo un precio de 20.000 LAK=1,82 € por los dos, visitando el recinto que cuesta 5.000 LAK=0,45 € cada uno y sus alrededores, con amplias explanadas y otros monumentos. La estupa es muy bonita, con una base de 68 por 69 metros y otros niveles superiores, pues la forma es la de una pirámide escalonada, acompañada de estatuas de Buda por todas partes, el único inconveniente era la temperatura y el calor que ya pegaban fuerte.

El Patuxai

El Patuxai

De allí fuimos andando buscando la sombra hasta el Patuxai (a medio camino desde el Pha That Luang al centro), un monumento que consiste en un arco que puede recordar al del Triunfo en París, aunque bastante más feo, construido enteramente de hormigón y al que se puede subir por 3.000 LAK=0,27 €, son dos plantas (las intermedias están llenas de puestos con souvenirs) y el mirador de la parte superior, desde el que hay una magnífica vista de la pequeña y tranquila capital laosiana. A continuación andamos hacia el centro por la calle Lan Xang, grande y principal, por los conocidos como “campos Eliseos asiáticos” (en mi opinión la comparación es más que excesiva), aprovechando que pasábamos de nuevo por el mercado del Talat Sao para meternos al aire acondicionado y refrescarnos, antes de llegar al Palacio presidencial (se puede ver desde fuera) y al templo Wat Si Saket (frente al Palacio) que cerraba de 12 a 13 h, pero que como justo eran ya las 13 h podíamos entrar (costaba 5.000 LAK=0,45 €), se trata del templo más antiguo de la ciudad y es especialmente bonito, aunque una reforma y unos arreglos no le vendrían nada mal.

Vista de Vientiane desde el Patuxai

Vista de Vientiane desde el Patuxai

Palacio presidencial

Palacio presidencial

De allí cruzamos la calle para visitar el Haw Pha Kaeo (junto al Palacio, cuesta 5.000 LAK=0,45 €), un enorme santuario con multitud de esculturas de Buda entre otras muchas y un pequeño jardín que se visita rápido. Era ya hora de buscar algo para comer, yendo finalmente al mismo sitio del día anterior (después de intentar encontrar uno que venía en la guía y ya no existía), pidiendo pasta al pesto muy buena y refrescos (58.000 LAK=5,29 € los dos) y al alojamiento a descansar y ducharnos después de una buena caminata con un calor importante.

Esculturas de Buda

Esculturas de Buda

En poco más de medio día nos dio tiempo a ver lo más destacado de Vientiane, sumando también los templos, zona centro y ribera del Mekong que recorrimos el día anterior. Para cenar y ya sin sol, rodeamos el estadio nacional saliendo a la calle Khun Bulom donde había un enorme mercado callejero de comida (sobre todo) llamado Ban Anou que estaba muy animado, probando un pato que no estaba nada mal y que nos prepararon para llevar (40.000 LAK=3,64 €) a nuestra guesthouse. De allí caminamos hasta el bar Bor Pen Nyang, el mismo del día anterior en la ribera del Mekong, donde tomamos unas limonadas (15.000 LAK=1,36 € cada una) en medio de una impresionante tormenta eléctrica que llegó casi sin darnos cuenta, por lo que nos tocó mojarnos de regreso al albergue.

Templo

Templo

DÍA 10 (22)- 21/04/13 EXCURSIÓN AL PARQUE DE BUDA Y “SLEEPING BUS” A PAKSE

Nos levantamos sin prisa dejando el equipaje en la guesthouse para visitar el curioso e interesante parque de Buda (Xieng Khuan) que cuenta con esculturas de cemento budistas e hinduistas poco convencionales y que está junto al río Mekong a unos 25 kms de Vientiane.

Vista general del parque de Buda

Vista general del parque de Buda

Para llegar al parque andamos hasta la estación de autobuses que hay al lado del mercado del Talat Sao (donde desayunamos) para coger el bus nº14 (como ponía en la guía, siendo un bus nuevo con aire acondicionado de color verde y donado por Japón) que costaba 6.000 LAK=0,55 € pero que para nuestra sorpresa no llegaba hasta el parque del Buda, dejándonos en el Puente de la Amistad que cruza el Mekong y une en esta zona Laos con Tailandia. Desde allí había varios kilómetros de pista sin asfaltar al parque, recorriéndolos en tuk-tuk a 10.000 LAK=0,91 € por cabeza (a la vuelta vimos que unos autobuses azules pequeños y mucho más viejos llegaban hasta la puerta del parque y también tenían el número 14), sumando cerca de una hora de trayecto entre bus y tuk-tuk. La entrada al parque son 5.000 LAK=0,45 € cada uno más 3.000 LAK=0,27 € por la cámara de fotos, lo cual me resultó extraño pero es lo que había.

La escultura más grande del parque

La escultura más grande del parque

Allí paseamos entre enormes esculturas de cemento con diversas formas (Los Budas son los más repetidos pero no los únicos), pudiendo subir a una de ellas que tiene un mirador con vistas generales del parque, en el que coincidimos con Sue, la inglesa con la que hicimos la excursión a la cascada Tat Kuang Si en Luang Prabang, poniéndonos al día de nuestras respectivas aventuras en Laos. Comimos en el propio restaurante del parque el típico arroz con tortilla y huevo por 38.000 LAK=3,46 € los dos con el río Mekong no muy lejos de donde estábamos, saliendo a continuación a la puerta para ver como regresábamos a Vientiane (allí nos encontramos con la mujer francesa que conocimos en la barcaza de los primeros días).

Detalles del parque

Detalles del parque

Otra vista

Otra vista

Un tuk-tuk se ofreció rápido y nos bajó el precio hasta los 60.000 LAK=5,46 € cada uno, aunque como tiempo nos sobraba le dijimos que nos quedaríamos esperando el bus, que al final apareció, uno pequeño con el nº14 azul y sin aire acondicionado, subiendo ya junto a la francesa (10.000 LAK=0,91 € cada uno) y tardando casi hora y media en llegar por lo que hubo tiempo de hablar un poco de todo (se puede ahorrar tiempo esperando que el bus llegue al final de línea, próximo al parque, para cogerlo después, pues nosotros subimos al principio y acabamos el trayecto esperando un rato antes de ponerse en marcha de nuevo). Ya en Vientiane fuimos al alojamiento y nos dejaron ducharnos en el baño común, hasta que llegó la hora acordada para que el tuk-tuk nos recogiera y llevara a la estación sur de autobuses para coger el “sleeping bus” a Pakse (incluido en el precio de 160.000 LAK=14,57 € que compramos dos días antes en la agencia Soutchai Travel), comprando unos bocadillos en la propia estación para cenar por 10.000 LAK=0,91 € la unidad (además en el bus nos dieron agua) y preparándonos para una larga noche a bordo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: