Inicio

CB-1, SIEM REAP (ANGKOR WAT)

DÍA 1 (26)- 25/04/13 LARGÍSIMO TRASLADO HASTA SIEM REAP, LLEGAMOS A CAMBOYA

Compramos el billete a Siem Reap desde la isla de Don Det (zona de las 4.000 islas, al sur de Laos) en una agencia por 35 $=25,73 € (con el barco a Ban Nakasang y un cambio de autobús ya en Camboya incluidos), cogiendo en esta última población el autobús que nos llevaría a la frontera por la carretera 13 laosiana situada a sólo 20 kms. Antes en la oficina de la agencia ya pagamos la visa on-arrival (en frontera) para Camboya que detallo a continuación.

Puesto fronterizo de Dom Kralor

Frontera en Dom Kralor

Información del paso fronterizo de Dom Kralor (sur de Laos-norte de Camboya) y del visado on-arrival para Camboya:

Esta frontera es de lo más simple que se pueda imaginar (físicamente), de hecho recuerda a las de Europa de los años 30 que he visto en algún documental, pasamos ambas barreras y el autobús se detuvo en el lado camboyano. Allí un encargado había reunido previamente los pasaportes y el dinero ya en la oficina de la agencia en Ban Nakasang (Laos).

Visado para Camboya

Visado para Camboya

La información que yo barajaba era de 25 $=18,38 € por la visa, pero la agencia nos pidió 30 $=22,05 € divididos de la siguiente forma según explicaron, 25 $ por la visa, 2 $ por el sello de salida de Laos, 2 $ por el sello de entrada a Camboya y 1 $ por las gestiones para la agencia, sinceramente no se dónde irían a parar los 2 $ de cada sello (aunque es fácil imaginarlo) pero por apenas 3 € no iba a discutir y es lo más cómodo (nadie en el autobús puso pega alguna). Se supone que de pasarlo por libre sólo te ahorrarías el dólar de gastos de gestión y habrá que “negociar” por los sellos de salida. Tocó esperar un rato en un “oportuno” mercadillo con fruta y algunos recuerdos en el lado camboyano hasta que el encargado trajo todos los pasaportes y continuamos la marcha. No hubo registro alguno de equipajes, sólo nos pasaron un termómetro portátil para ver si alguien tenía fiebre o algo. Hacer constar que se puede cruzar de Laos a Camboya en barco por el río Mekong en el puesto fronterizo de Voen Kham (apenas a 5 kms de este puesto) e imagino que todo lo demás será igual. En este puesto no expedían visado en frontera si se cruza al revés, es decir para entrar en Laos (información que concuerda con la página web del Ministerio de Exteriores a fecha del año 2013), por lo que en caso de cruzarlo en dicho sentido habrá de asegurarse si sigue siendo así y obtenerlo con anterioridad en caso afirmativo.

Ya en Camboya y tras cruzar la frontera teníamos por delante más de 500 kms (pues la vuelta que hay que dar para llegar es tremenda como se puede ver en el mapa) por las precarias carreteras camboyanas, primero por la número 7 y después cambio de autobús y carretera 6.

Autobús Laos-Camboya

Autobús Laos-Camboya

Los primeros tramos hasta la población de Stung Treng y más al sur están bastante mal con baches e incluso algún tramo sin asfalto, por lo que se tarda bastante (en total fueron unas 14 horas de traslado con 40 minutos de espera al cambiar de bus). El paisaje era totalmente rural, muy llano todo con multitud de campos de arroz y zonas con vegetación y unas palmeras particularmente altas y llamativas, pasamos varias poblaciones después de Stung Treng como Kratie y ya luego Kompung Cham que es donde se cruza el río Mekong (antes paramos a comer en un local en mitad de la nada, pidiendo unos noodles por 2 $=1,47 € cada uno). Hacer constar una vez más lo fuerte que estaba el aire acondicionado en el bus, que contaba con un pequeño baño (incómodo pero suficiente) y TV con karaoke que tanto gusta a los asiáticos en general, aunque a bordo íbamos tantos extranjeros como locales. En el cruce de la carretera 7 (que sigue a Phnom Penh) con la 6 (que es la que va a Siem reap) es donde nos bajamos los que teníamos billete hasta la segunda, esperando unos 45 minutos hasta la llegada de otro autobús (bastante decente, sin baño pero aire a tope y karaoke como el anterior) al que subimos con el resguardo que nos habían dado. Mientras llegaba el otro bus apenas había un puesto de carretera (también una tienda pero ya cerrada pues había anochecido) para comprar algo de fruta y unas patatas que fue lo único que cenamos, lo que quiere decir que quien haga este trayecto no haría mal en llevar algo de comida. Llegamos a la terminal de autobuses de Siem Reap casi a las doce de la noche, gestionando dos tuk-tuk para 6 personas (los que quedamos allí después de que se fuera la primera remesa) y reduciendo el precio hasta 5 $=3,67 € por tuk-tuk (a pagar entre 3 personas) para ir a los diferentes alojamientos que ya todos llevábamos reservados por lo que nos dividimos según cercanía de los albergues.

Yellow Guesthouse

Yellow Guesthouse

Nuestra guesthouse era la Yellow, que reservamos desde Don Det (Laos) en booking.com por 28 $=20,58 € para 4 noches (por lo tanto pagamos por cada noche 7 $=5,14 € en una habitación doble), estando limpia tanto la habitación como el recinto común, tenía ventilador, baño dentro, una TV (no es algo que sea precisamente necesario en un viaje así), wifi y la posibilidad de alquilar bicicletas por 1 $=0,73 € al día, así que un sitio recomendable en general. Ya sólo quedaba asearse y descansar de una travesía larguísima para tener fuerzas al día siguiente en los templos de Angkor.

DÍA 2 (27)- 26/04/13 DESCUBRIENDO UNA DE LAS MARAVILLAS DEL MUNDO

Nos levantamos como nuevos y motivados por saber lo que íbamos a ver, alquilamos unas bicicletas (nos dieron un mapa fotocopiado simple pero más que suficiente tanto de la ciudad de Siem Reap como de la zona de los templos) y nos dirigimos hacia allí, la verdad es que fuimos valientes pues desde el albergue hasta las taquillas de los templos hay unos 3,5 kms (y otro tanto de allí al templo de Angkor Wat) sumando luego lo que se pedalea por la zona de ruinas que es muy amplia.

Mapa de los circuitos y templos en Angkor

Mapa de los circuitos y templos en Angkor, “click” para agrandar

Así que todo esto (teniendo en cuenta el calor y la humedad) quiere decir que hay que tener un mínimo de forma física, ir comprando agua o llevar de sobra y la siempre importante gorra para la cabeza. Hacer constar que el propio albergue te gestiona un tuk-tuk para todo el día que te va llevando por todos los sitios y lógicamente hace la visita más descansada y sudando mucho menos (el último día lo alquilamos y hablaré de ello, pero el precio que conseguimos con un poco de negociación fue de 14 $=10,29 € que no está nada mal), sin embargo nos apetecía hacer deporte e ir paseando con las bicis. Por el camino desayunamos unos bocadillos directamente en un puesto callejero a 1 $=0,73 € la unidad (nos olvidamos la mochila junto al puesto y cuando nos dimos cuenta y regresamos allí seguía con todo dentro, sencillamente magnífico) llegando a las taquillas donde nos decidimos por el pase de 3 días que cuesta 40 $=29,40 €, no es la entrada más barata pero bien lo merece.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las otras modalidades de entrada son la de 1 día (20 $=14,70 €) o la de una semana (60 $=44,10 €), aunque personalmente creo que la de tres días es suficiente y perfecta para visitar todo el recinto. Allí mismo te hacen una foto y te dan el pase que hay que llevar en todo momento, pues lo piden al acceder al recinto general y otra vez en los templos principales, además tengo que comentar que tanto en las taquillas como en la mayoría de sitios turísticos se defenderán en inglés (como mínimo). Ya dentro del recinto empezamos por el templo más conocido de este complejo que la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad en 1992, Angkor Wat.

Con la bici, al fondo la puerta sur de Angkor Thom

Con la bici, al fondo la puerta sur de Angkor Thom

Para acceder al templo se pasa el puente que cruza el lago que lo rodea y tras enseñar el pase se entra ya al recinto disfrutando de las preciosas vistas del templo principal desde todos sus ángulos, es espectacular y se conserva bastante bien, además la verdad es que andando dejan entrar a casi todos sitios y te puedes perder dentro del templo como si estuvieras en una película de aventuras. La decoración que tiene con multitud de bajorrelieves mostrando diferentes motivos no pasa inadvertida y se puede subir a la parte más alta siempre y cuando se lleven los hombros tapados (¡OJO a este detalle!, parece una tontería pero te puede dejar sin subir), así que hay que llevar algún pañuelo o chaquetilla en la mochila, no en vano Angkor es la mejor representación de la arquitectura Jemer y fue la capital directa del imperio del mismo nombre desde su construcción en el siglo XII hasta que se trasladó al cercano templo de Bayón.

Monos antes de llegar al Bayón

Monos antes de llegar al Bayón

Dentro del recinto hay puestos con bebidas (un poco más caras) y recuerdos y obras de arte interesantes, aunque para comer, como hicimos, hay que salir fuera justo enfrente del acceso a Angkor Wat donde hay un parking y varios restaurantes sencillos (comimos en uno de ellos pollo al curry por 6 $=4,41 € los dos, no daba mucha confianza al principio pero estaba bueno y es que a medida que aumentaban los días de viaje disminuía el temor a estos restaurantes de calle). Tuvimos que esperar un buen rato mientras pasaba una tormenta que en una hora lo dejó todo encharcado aunque también refrescó el ambiente, antes de continuar hacia el recinto de Angkor Thom (a unos 1,5 kms de Angkor Wat), pasar la imponente puerta de este gran recinto (mucho más grande que Angkor Wat y también rodeado por un canal de agua) y recorrer otros 1,5 kms hasta el templo más importante del recinto, el de Bayón. Durante el trayecto del primer recinto al segundo hay un pequeño templo llamado Phnom Bakheng al que no subimos ese día pero donde se puede montar en elefante por 20 $=14,70 € (nosotros ya lo habíamos probado en Tailandia) y de la puerta principal de Angkor Thom al templo de Bayon hay monos con los que hay que tener cuidado, pues pueden resultar agresivos en cuanto se saca algo de comida, de hecho empezamos a repartir unos plátanos entre los más jóvenes cuando el “malote” del grupo (que no era pequeño) aprovechó que estaba de espaldas para quitarme la bolsa entera de fruta, después me acerqué para intentar recuperarla pero en cuanto me enseñó los dientes le dije que no se preocupara,que ya si eso me compraba otros, que no era cuestión de discutir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras el incidente fuimos a visitar el preciosos templo de Bayón (al que trasladaron la capital al venirse aquí el rey jemer) que se caracteriza por la multitud de torres y caras esculpidas que tiene y que no decepciona, además lo visitamos ya a última hora (el complejo general abre a las 5 de la mañana y cierra a las 6 de la tarde), con el sol bajando y muy poca gente por lo que fue más especial si cabe. Después de un muy agradable paseo por este templo emprendimos el camino de regreso ya con poca luz (unos 10 kms hasta el albergue, en total ese día haríamos unos 20 kms) yendo con cuidado y tranquilidad por el tráfico pero sin problemas.

Vista al atardecer desde el puente de la puerta sur

Vista al atardecer desde el puente de la puerta sur

Ya en el alojamiento como no nos apetecía salir aprovechamos que tiene cocina y carta para cenar unos sencillos platos de arroz por 5,75 $=4,23 € los dos, o lo que es lo mismo, 5 $ y 3.000 KHR (rieles) pues recordad que un dólar lo equiparan a 4.000 KHR. Lo que nos quedaba ya para completar la jornada era una buena ducha, volver a sentirnos valientes y reservar las bicis de nuevo para el día siguiente y ser conscientes de la importancia y belleza del impresionante lugar que habíamos tenido la oportunidad de visitar.

DÍA 3 (28)- 27/04/13 RECORREMOS EL “SMALL TOUR CIRCUIT”

Recuperados del día anterior y tras desayunar en el propio alojamiento en esta ocasión volvemos a coger las bicis y ponemos rumbo a Angkor. Con la experiencia del día 2 salimos más temprano para evitar algo de calor durante el trayecto de ida y por lo pronto que abre el recinto (a las 5 de la mañana), nuestra idea era recorrer el conocido como “Small tour circuit” que empezando en Angkor Wat recorre el Angkor Thom, siguiendo hacia el este por otros templos más pequeños y el famoso Ta Prohm antes de volver al punto de inicio, en total este circuito serán unos 16 kms a los que había que sumar la ida y la vuelta desde la guesthouse a las ruinas, es decir otros 14 kms más para llegar a los 30 kms, por lo que vuelvo a insistir en tener un mínimo de forma para afrontarlos aunque se vaya de paseo (cosa obligada por otra parte).

Elefantes en la zona de P.Bakheng

Elefantes en la zona de Phnom Bakheng

Ya en el complejo arqueológico dejamos Angkor Wat a un lado, pues ya estuvimos el día anterior, siguiendo hasta el Angkor Thom, donde de nuevo paramos en el Bayón y pasamos otro rato con la multitud de monos que había por ahí. La siguiente estación, dentro del recinto del Angkor Thom, fue la subida al bien conservado templo de Baphuon (con buenas vistas generales), después a pie la conocida como Terraza de los elefantes (por las esculturas de estos animales) y los templos ya más deteriorados de Phimeanakas y Preah Palilay. En el recorrido andando por estos últimos templos al menos había sombra debido a los árboles haciéndolo más llevadero.

El Bayón desde otro ángulo

El Bayón desde otro ángulo

En la explanada que hay en el centro de Angkor Thom (por donde pasan los caminos principales) hay restaurantes y puestos con recuerdos, aprovechamos para comer allí arroz y noodles por 5 $=3,67 € los dos y eso que en la carta decía 4,50 $=3,30 € cada plato pero en cuanto comentamos lo caro que era (comparado con el sitio del primer día en Angkor por ejemplo) nos ajustaron el precio. Desde allí hay un camino que sigue al norte y cruza por completo Angkor Thom (es el “Big tour circuit”) y otro que sale al este por la puerta Victoria y que es el que cogimos (“Small tour circuit”) viendo antes los restos del North y el South Kleang (están ya deteriorados pero siguen ahí a modo de torres, unas al norte del camino y otras al sur como su propio nombre en inglés indica).

Monos paseando por el Bayón

Monos paseando por el Bayón

Tocaba ya dirigirse al punto fuerte del día (el Ta Prohm) realizando antes breves paradas en los templos de Chau Say Thevoda, Thommanom y Ta Keo, y es que aunque todos estos templos más pequeños se parezcan siempre se encontraran detalles diferentes o nos fijaremos en cosas de alguno que en otro ya no se conservan.

Templo de Baphuon

Templo de Baphuon

Puerta de Victoria

Puerta de Victoria

El templo de Ta Prohm sale en alguna película (me viene a la cabeza Tomb Raider) y series de televisión y es famoso por como las raíces de árboles enormes se incrustan y se entremezclan con las ruinas, todo un espectáculo. Ciertamente había bastante gente (al igual que en los sitios más importantes de Angkor) e incluso hubo que esperar para poder hacerse alguna foto solo, pero desde luego que uno se podía sentir en una película de aventuras y más aún cuando una tormenta llegó de repente y empezó el diluvio con rayos y truenos, así que a estas alturas sabíamos que nos íbamos a empapar en el camino de vuelta. Sinceramente tengo que decir que tras esta inolvidable visita y pese a como nos pusimos me encantó ir en bici por estos caminos de esta manera, parecía que el mundo se iba a acabar y sin chubasquero que íbamos os podéis imaginar, eso sí las tormentas en todo el sudeste asiático (y en temporada seca) se van tan rápido como han venido y tras pasar entre el templo de Banteay Kdei y el Sras Srang (que es un estanque artificial de la época) salió el sol y todo, incluido nosotros, empezó a echar humo por la evaporación del agua llegando de nuevo a Angkor Wat por su lado este (la entrada principal y única está al oeste) entre nubes (exagerando un poquito) de todo tipo de insectos voladores como mosquitos, moscas o mariposas que surgen inmediatamente después de la lluvia.

En el templo de "Tom Raider"

En el templo de “Tomb Raider”

Acabamos así el “Small tour circuit” regresando a Siem Reap a ritmo tranquilo, parando en un puesto para probar el pancake camboyano por 3.000 KHR=0,54 € y ver que no tenía nada que envidiar al de Laos o Tailandia. Tras asearnos decidimos ir al centro de la ciudad que estaba a unos 15 ó 20 minutos andando desde la Yellow Guesthouse, recorriendo varios de los mercadillos fijos que tiene (se puede encontrar ropa y todo tipo de recuerdos y arte) o la famosa Pub street, que es donde se concentran más restaurantes y bares a modo de una pequeña Khao San road de Bangkok (por lo que probablemente no será un buen sitio para alojarse por el ruido). Cenamos allí en una pizzería una vegetariana con unas limonadas por 7,95 $=5,83 € los dos seguido de otro pancake en un puesto callejero, además Charo se dio un masaje en la espalda por 3 $=2,20 € de unos 15 minutos de duración creo recordar. La zona centro de Siem Reap suele estar animada, pues siempre hay gente visitando Angkor y se recorre fácilmente encontrando, como ya he dicho, todo tipo de puestos y opciones para cenar, algunos de los mercadillos más grandes y con más cosas son el Old Martket, el Siem Reap art center market (al otro lado del río) o el Angkor night market (al oeste de Pub street), en cualquier alojamiento os darán algún mapa como fue nuestro caso. Además y como sucede en estos países el rato que me quedé solo mientras ella se daba el masaje empezaron a ofrecerme de todo y me refiero a cosas ilegales, claro, pero bueno a estas alturas no me asusto con facilidad. Tocaba ya descansar después de un día intenso y otra “etapa ciclista” de unos 30 kms, pues al día siguiente recorreríamos el “Big tour circuit” pero esta vez en tuk-tuk.

Espectacular imagen en el Ta Prohm

Espectacular imagen en el Ta Prohm

DÍA 4 (29)- 28/04/13 TERCER DÍA EN ANGKOR, HACEMOS EL “BIG TOUR CIRCUIT”

Desayunamos primero en el alojamiento y salimos dispuestos a visitar los templos del “Big tour circuit” que saliendo desde Angkor Wat cruza de sur a norte el Angkor Thom dando una vuelta mayor por el templo de Preah Khan para volver de nuevo al punto de inicio completando un circuito de unos 25 kms, a lo que había que sumar otra vez los 14 kms de ida y vuelta de la guesthouse a las ruinas (en total casi 40 kms) pero que esta vez haríamos cómodamente en un tuk-tuk.

Vista desde el Phnom Bakheng

Vista desde el Phnom Bakheng

El día anterior ya sondeamos a varios conductores de tuk-tuk y ninguno bajó de 15 $=11 € por pasar el día con nosotros, así que contratamos al de nuestro propio alojamiento por 14 $=10,26 € (después de negociar), lo que sin duda es un buen precio por llevarte a todos sitios e ir esperándote mientras visitas tantos templos como quieras. Montados ya en el tuk-tuk llegamos al complejo arqueológico e iniciamos nuestro tercer y último día de visita en el templo que estaba entre Angkor Wat y Angkor Thom, el de Phnom Bakheng, subiendo la colina hasta la parte alta del templo con buenas vistas de las ruinas entre todo el frondoso bosque que las rodea (os recuerdo que a la altura de este templo en el camino principal existe la posibilidad de montar en elefante por 20 $=14,70 €).

Puerta norte de Angkor Thom

Puerta norte de Angkor Thom

A continuación y con nuestro joven conductor de tuk-tuk cruzamos el recinto de Angkor Thom saliendo por su puerta norte hasta llegar al templo de Preah Khan, que se conserva bien y tiene una planta muy alargada (de hecho nuestro conductor nos dejo en la entrada oeste y nos recogió en la salida este), allí también había varios niños vendiendo recuerdos que aunque eran majos acabaron siendo un poco pesados (y eso que les compramos unos imanes y todo). Nuestra siguiente parada fue el templo de Neak Pean, que está rodeado de agua y toda una zona pantanosa, llegando hasta las proximidades del templo por una pasarela de madera, en general se podría decir que aunque los templos al este del Big circuit no sean los más importantes merecen también una visita siempre y cuando se disponga de tiempo suficiente, como es el caso de la entrada de tres días.

Templo Ta Som

Templo Ta Som

Mientras visitamos este templo nuestro chófer comió en uno de los restaurantes que hay enfrente, así que cuando llegamos nos sentamos también a comer ahí arroz con carne y verduras agridulces por 6 $=4,40 € los dos. El día era más caluroso aunque alguna nube se dejaba ver al fondo amenazando con alguna nueva tormenta, pero los tuk-tuk van preparados y suelen llevar unos plásticos laterales enrollables por si acaso. Después de comer paramos en el templo de Ta Som, ya más deteriorado, avanzando hasta el East Mebon, un bonito y bien conservado templo dedicado al dios hindú Shiva en el que también se pueden ver algunas esculturas y detalles, siendo además el punto más al este del recorrido. Alguna gota empezó a caer pero ni mucho menos el diluvio del día anterior, así que desplegamos los plásticos del tuk-tuk y sin bajarnos pasamos por el templo de Pre Rup, peor conservado que el East Mebon, girando después a la derecha y enlazando con el “Small tour circuit” a la altura del estanque de Sras Srang que es donde se coge un nuevo desvío hasta Angkor Wat acabando así el circuito.

Otro detalle en Ta Som

Otro detalle en Ta Som

Le pedimos ir hasta una atracción que habíamos visto anunciada, el Angkor Balloon, que está 1 km hacia el oeste por la carretera de Angkor Wat al aeropuerto de Siem Reap (que está más cerca de las ruinas que de la ciudad) y que consiste en un globo sujeto con un cable para subirlo y sobre todo bajarlo en el mismo sitio y que sin duda nos aportaría una preciosa vista general para acabar con la visita, pero debido a que las corrientes de aire arriba eran fuertes estaba cerrado, valorando la posibilidad de volver a la mañana siguiente que todavía tendríamos tiempo (y así lo hicimos como explico en el día 5). Como eran las 5 de la tarde y quedaba una hora hasta el cierre que mejor que entrar de nuevo en el majestuoso Angkor Wat para volver a pasear y admirar esta maravilla, pues al fin y al cabo no se si volveré alguna otra ocasión.

Escultura en el East Mebon

Escultura en el East Mebon

Ya de vuelta agradecimos a nuestro conductor lo bien que estuvo, sinceramente si hubiéramos hablado antes de que se fuera a comer le hubiera invitado y eso que aunque los precios sean baratos comparados con Europa estoy seguro de que él pagó todavía menos. En la guesthouse compramos los billetes de autobús a Phnom Penh, la capital camboyana, para el día siguiente a las 12:45 de la mañana (y tener tiempo de ir al Angkor Balloon) por 7 $=5,13 € cada uno (desplazamiento a la estación incluido), un precio igual o menor a los de otras agencias que ya ojeamos por el centro, reservando también alojamiento (pues la llegada estimada era hacia las 7 de la tarde) en la Spring Guesthouse a través de la web de Hostelbookers. Para acabar el día salimos a cenar al centro de nuevo pagando 10 $=7,33 € los dos en un restaurante de Pub street y recorrimos el mercado nocturno en busca de algún regalillo para nuestras familias.

DÍA 5 (30)- 29/04/13 ANGKOR A VISTA DE PÁJARO Y A PHNOM PENH

Madrugamos y tras desayunar volvemos a irnos a Angkor con el tuk-tuk del alojamiento para montar en el globo (previa llamada telefónica del recepcionista para saber que estaba operativo), pagando 5 $=3,67 € por el trayecto ida y vuelta. En no más de una hora y media es posible hacer la excursión y dado que el bus salía a las 12:45 teníamos tiempo de sobra.

Angkor Balloon

Angkor Balloon

Ya en el Angkor Balloon compramos la entrada que cuesta 15 $=11 € cada uno, no es de lo más barato pero era la forma perfecta de acabar nuestra visita a estas impresionantes ruinas, nos tocó esperar unos minutos y una vez a bordo empezamos a ascender hasta llegar al punto máximo desde donde disfrutamos de unas vistas generales de todo el bosque y de los diferentes templos que sobresalían entre los árboles con la inconfundible silueta de Angkor Wat a la cabeza, también la ciudad era visible a uno de nuestros lados y eso que había un poco de bruma. Entre subir, la parada arriba y bajar se tardará unos 25 minutos aproximadamente, regresando después tranquilamente con nuestro conductor al albergue. Hago constar que para acceder al recinto de las ruinas no nos pusieron pega alguna al decir que íbamos al globo, pues los tres días de entrada ya los habíamos consumido y que esta atracción abre muy temprano siendo posible subir al amanecer. Recogimos nuestras cosas y después de despedirnos de nuestros simpáticos anfitriones llegó puntual un tuk-tuk para llevarnos a la estación de autobuses (incluido en los 7 $=5,13 € del billete a la capital), saliendo también a la hora prevista en un bus un poco antiguo pero decente de la compañía “Angkor Paramount Express” con mayoría de gente local y con el aire acondicionado a tope como de costumbre.

Silueta de Angkor Wat desde las alturas

Silueta de Angkor Wat desde las alturas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: